sábado, 17 de febrero de 2007

GOLPE DE CALOR EN EL PERRO


Era 1 de agosto. Iniciábamos las vacaciones de verano. Nuestro destino, Canet de Berenguer,
un bonito y caluroso pueblo de la costa valenciana próximo a Sagunto. Nos acompañaba,
como siempre, «Funky», un Boxer de 5 años. La temperatura en el exterior del coche rondaba
los 40 ºC. Viajábamos «fresquitos» gracias al climatizador y pese a las fechas el tráfico era
fluido. «Funky» siempre se mostraba inquieto al iniciar el viaje, pero luego se tranquilizaba y
dormitaba casi todo el trayecto. Quedaba poco para llegar, unos 30 kilómetros, cuando algo
empezó a ir mal. Nuestro perro se puso en pie y comenzó a jadear. Una espesa baba colgaba
de sus belfos, su lengua aumentaba de tamaño por momentos, o eso parecía, y tomaba un
leve pero preocupante tono azulado
Pasé al asiento posterior. «Funky»
me miraba, yo le hablaba con la
intención de tranquilizarle, pero él
no me veía, no atendía, no escuchaba.
Estaba ardiendo, con sus mucosas congestionadas
y sus ritmos cardíaco y respiratorio
acelerados. Al poco rato se desplomó.
Parar en mitad de la nada no tenía
sentido, pero afortunadamente una
señalización indicaba que a tres kilómetros
entraríamos en una población. Necesitábamos
agua con urgencia y a ser
posible fresca. Paramos en el pueblo
—olvidé su nombre—. Eran las tres de la
tarde. ¿Se lo imaginan? Corrí a un bar e
hice acopio de botellas de agua. Mientras,
mi mujer había sacado al perro del
coche y buscado una sombra en una
acera que ardía. Durante 40 minutos enfriamos
su cuerpo con agua, usamos alcohol
del botiquín del coche para enfriar
sus axilas e ingles y le abanicamos con
un periódico al mismo tiempo que masajeábamos
sus extremidades para activar
la circulación. Pasado ese tiempo, que se
nos hizo eterno, su respiración todavía
acelerada, se fue ralentizando, como su
ritmo cardíaco. Sus ojos, antes perdidos,
comenzaban a vernos. «Funky» intentaba
incorporarse. Sus constantes vitales
empezaban a normalizarse y pensé:
«Saldrá adelante».
Nuestro Boxer había sufrido un golpe
de calor, aunque en ningún momento estuvo
expuesto a una temperatura superior
a la del interior del coche, 22 ºC marcaba
el climatizador. ¿Por qué? Ninguna
de las patologías que luego nombraré y
que predisponen a sufrir este proceso estaban
presentes en nuestro perro y tan
sólo dos factores podrían haber desencadenado
el golpe de calor. El primero, su
braquicefalia, característica racial, y el
segundo, la angustia, estrés o ansiedad
que en un momento determinado le pudo
provocar el viaje.
¿QUÉ PUEDE PRODUCIR EL GOLPE
DE CALOR?
El golpe de calor se produce en perros
expuestos a una temperatura ambiental
alta y que se mantienen en estrés (confinamiento
en un espacio cerrado). Es una
urgencia médica definida como una elevación
de la temperatura corporal que
supera la capacidad de los mecanismos
compensatorios del animal para disipar
el calor.
En la supertermia pirogénica o fiebre
están presentes los mecanismos termorreguladores
plenamente funcionales. Los
pirógenos (causantes de la fiebre: virus,
bacterias, tóxicos...) actúan sobre el hipotálamo
elevando el punto de ajuste térmico
hasta un nivel más alto. En la hipertermia
no pirogénica (golpe de calor,
convulsiones, ejercicio excesivo), los mecanismos
normales disipadores del calor
no pueden compensar la producción excesiva
de éste y la temperatura se eleva
por encima del punto de ajuste hipotalámico.
La temperatura crítica para la insuficiencia
orgánica es de 42,3 ºC.
Existen numerosos factores de riesgo o
predisponentes al golpe de calor: edad
extrema, escasa aclimatación al calor, hipertiroidismo,
diabetes mellitus, síndrome
de Addison, epilepsia, mala condición
corporal, administración de medicamentos
que afecten a la capacidad de disipar
calor (depresores respiratorios), enfermedades
cardiovasculares, neurológicas o
respiratorias (colapso traqueal, asma...),
braquicefalia (debido a la obstrucción
respiratoria superior asociada a una
conformación anatómica anómala), obesidad
y pelaje espeso.
¿POR QUÉ ES TAN GRAVE?
El golpe de calor se traduce en una disfunción
multiorgánica que constituye una
potencial amenaza para la vida, ya que se
presentará una falta de oxígeno en los tejidos
corporales, el sistema cardiovascular
necesitará más cantidad de este elemento
y como consecuencia la llegada de sangre
a los órganos vitales se verá reducida, habrá
muerte celular en el miocardio, hipertensión
pulmonar y colapso hipovolémico.
Además, el aumento de temperatura corporal
puede provocar edema cerebral con
muerte y hemorragia en células nerviosas.
En el aparato digestivo y como consecuencia
de la rotura de la barrera mucosa se
producirá el paso de bacterias y endotoxinas
a la circulación sanguínea que puede
dar lugar a septicemia. La hemorragia digestiva
y la necrosis de células renales serán
complicaciones frecuentes.
Cuando el golpe de calor es grave se
presentará un síndrome de dificultad respiratoria
aguda, asociado a coagulación
intravascular diseminada (CID: enfermedad
multisistémica con hemorragias en
todos los tejidos y disfunción orgánica relacionada
con la obstrucción de los capilares;
es común en los estadios terminales
de varias patologías fatales). Aparecerán
petequias y otros sangrados anormales.
La lesión térmica directa sobre el interior
de los vasos provocará un aumento de la
permeabilidad capilar, destrucción de
plaquetas y, debido a las lesiones hepáticas,
alteración de sustancias que favorecen
la coagulación.
El perro se deshidratará, al principio
descenderá su nivel de potasio (K) debido
a los vómitos, para luego aumentar
por destrucción de los tejidos y el desarrollo
de insuficiencia renal. Además, la
falta de agua circulante provocará un
aumento de sodio (Na) y cloro (Cl) y un
descenso de fósforo (P) y magnesio (Mg)
por causas desconocidas.
SÍNTOMAS
Lo que veréis en un principio será un
aumento del ritmo respiratorio (taquipnea),
hiperventilación, dificultad respiratoria,
aumento del ritmo cardíaco (taquicardia),
membranas mucosas secas e hiperémicas,
hipersalivación y actividad
mental alterada que pasará por diversos
estadios como estupor, ataxia, depresión,
convulsiones y coma. Además, el perro
sufrirá hipotensión, debilidad, síncope,
vómitos y diarrea, puntos hemorrágicos
en la piel y manchas cutáneas por vasodilatación.
Si no conseguimos controlar el proceso,
las mucosas se tornarán pálidas y grisáceas,
la respiración se hará superficial
evolucionando hacia la apnea, con vómitos
y diarrea hemorrágicos.
Como signos tardíos debéis tener en
cuenta que a veces, transcurridas unas
horas, se puede presentar un fracaso orgánico
e incluso entre tres y cinco días
después de la recuperación puede aparecer
oliguria, ictericia, arritmias cardíacas,
septicemia, convulsiones, CID y síndrome
de dificultad respiratoria aguda.
Si realizamos un análisis de sangre,
nos encontraremos con anemia, trombocitopenia
(disminución de plaquetas), posible
leucocitosis (aumento de glóbulos
blancos), enzimas renales elevadas (BUN
y creatina), enzimas hepáticas (GOT,
GPT) y musculares (CPK) altas, glucosa y
proteínas bajas, a lo que sumaremos las
alteraciones electrolíticas (Na, K, Cl, P y
Mg) mencionadas anteriormente.
En la orina aparecerán proteínas, sangre,
hemoglobina o mioglobina y ciliados
tubulares renales.
En cuanto a las pruebas de coagulación,
nos mostrarán un aumento del tiempo
de protrombina y del tiempo de coagulación.
TRATAMIENTO
El tratamiento requiere ser rápido e intuitivo.
Su éxito dependerá del tiempo
transcurrido desde el inicio de los síntomas
hasta «vuestra» intervención. Casi
siempre os encontraréis lejos de una clínica
veterinaria, así que los primeros cuidados
deberán partir de vosotros. Manos
a la obra: lo primordial es enfriar al perro,
sacarle del ambiente caluroso y
claustrofóbico del coche y mojarle con
agua fresca (¡no helada!); podemos abanicarlo
para favorecer la ventilación.
Aplicaremos hielo o alcohol en sus axilas,
ingles y nuca y masajearemos la parte
inferior de las extremidades para favorecer
la circulación. El enfriamiento debe
mantenerse hasta que la temperatura
corporal alcance los 39-39,5 ºC. ¡No os
empeñéis en hacer beber al perro!, empeoraría
su estado.
Lo más importante es que habréis conseguido
bajar su temperatura y es posible
que esto sea suficiente para salvarle
la vida («Funky» se salvó). No debéis olvidar
que las complicaciones pueden ser
muchas y no inmediatas. Lo indicado es
acudir a un veterinario lo antes posible.
Aquí comienza nuestro trabajo, tomando
el testigo de todo lo bien que lo hayáis
hecho.
Una vez realizamos los análisis oportunos
aplicaremos diversos tratamientos en
función de las conclusiones que hayamos
sacado.
Quizá sea necesario proporcionar un
soporte cardiovascular (cristaloides, dextranos,
dopamina, dobutamina), controlar
las convulsiones si las hubiere (diazepam,
metocarbamo, pentobarbital, atracurio,
pancuronio) y el edema cerebral
(dexametasona, manito, furosemida). Es
posible que sea necesaria la intubación
si se percibe un reflejo laríngeo leve,
aportando un cien por ciento de oxígeno
suplementario y la administración de líquidos
intravenosos para corregir la deshidratación.
Una vez hecho esto —si fuese necesario—
no está de más controlar las posibles
complicaciones que, como habéis leído,
pueden aparecer transcurridos tres-cinco
días. A través de un electrocardiograma
detectaremos posibles arritmias y una placa
de tórax nos servirá para evaluar el estado
de bronquios y pulmones.
Por las pruebas de coagulación «intentaremos
» controlar la máxima complicación,
la temida CID. Además, estaremos muy
pendientes de una posible septicemia.
Los perros que desgraciadamente van
a morir como consecuencia del golpe de
calor casi siempre lo hacen en las primeras
25 horas después de la evaluación
inicial.
Entre los que estáis leyendo, alguno
habrá que recuerde una exposición mundial
celebrada hace muchos años (1982)
en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid.
Creo recordar que murieron 42 perros
por golpe de calor. ■
Consejos
Como habéis leído en la verídica historia de «Funky» que sirve de introducción a este
artículo, no siempre es necesaria la acción intensa del calor sobre un perro para
desencadenar esta grave situación. Los factores predisponentes nombrados, así como
el temperamento y las características del perro deben ser tenidos muy en
consideración.
Nunca debéis parar el coche y dejar al perro dentro. Quizá peséis que abriendo un poco
las ventanillas y buscando una sombrita el problema no se va a presentar.
Hacer paradas cada dos horas no retrasará mucho la hora de llegada. Aprovecharemos
para que el perro estire las patas, beba un poco y se distraiga. Podéis aprovechar estos
momentos para refrescar su cuerpo humedeciéndolo con un pulverizador de agua. Si
lleváis al perro en la parte posterior del coche —como marca la ley—, unas cortinillas
que le aíslen del sol directo no estarán de más. Evitad siempre que podáis los atascos
y las horas punta de calor.
Si por desgracia se os presenta el problema tratado, conservad la calma. Se pasa mal,
pero no olvidéis que él lo pasa peor.
Se me olvidaba, grabad en vuestro móvil el teléfono de vuestra clínica habitual. No os
importe resultar pesados, aunque eso sí, usadlo para consultar cosas realmente
importantes. Os lo agradeceremos profundamente.
José Enrique Zaldívar laguía.
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A.
Madrid-28045
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.

14 comentarios:

PukkA dijo...

Hola, muy interesante tu artículo, gracias x la informacion. Yo tengo una situación mi perrita de 3 meses, tiene el golpe de calor, ya estuvo internada 2 veces, y el medico me la entrega y yo no le veo ninguna mejoría. De esto ya tiene 2 dias, el medico me dice que me espere que se va a reponer, pero, no ciere comer ni beber, yo la veo igual, sin ninguna mejoría, y yo siento que la estoy dejando morir, no se kiere ni levantar, nada mas sus ojitos mueve. Espero con urgencia tu respuesta. Gracias

Sade dijo...

Poco te puedo ayudar en esta situación, ya que, como habrás leído, el golpe de calor evoluciona de manera muy diferentes según el compromiso circulatorio que se haya producido. Creo que lo más importante en tu caso es la rehidratación, manejándola con sumo cuidado.

A ver si tienen suerte.

elena dijo...

hola, mi perrita caty murió hace ahora dos semanas, empezó a sangrar x la nariz y la llevamos rapidamente al veterinario, le hicieron analiticas y tan solo me dijeron k tenia las plaketas bajas, despues de dos dias de vitaminas y tratamientos seguia sangrando, no supieron decirme k era, tuvimos k sacrificarla kx estaba perdiendo muxa sangre y no se le cortaba, ahora, despues de leer esto, estoy casi seguro k era un golpe de calor, ellos no supueron decirme nada seguro tan solo k habria k hacerle mas analiticas, pero no le cortaban la hemorragia, tuvimos k sacrificarla. ahora estamos pasandolo muy mal pensando k kizas podriamos haber exo algo mas x ella......

José Enrique dijo...

Tengo dudas de que con el único síntoma de sangrado nasal, tu perra muriera por un golpe de calor. Hay algunas enfermedades que podrían haber provocado esa pérdida de sangre.

LaRchU dijo...

Hola,queria felicitarte por tan buenos consejos.
Tambien comentarte mi situacion y saber si no me estoy excediendo.
Tengo un macho de 14 años y una hembra de 11 años ambos fox terrier.
El macho tuvo un golpe de calor en mayo con temperatura templada,ahora en agosto tenemos temperaturas de 38/24 y yo lo que hago es poner en sus cunas una toalla empapada pero escurrida,hielo en el agua para que se mantenga fresco y una ducha rapida con agua fria cuando mas calor hace por la tarde.

Es eso correcto?

Espero estar haciendolo bien,muchas gracias por el articulo,pasare el enlace a mis amistades.

Saludos

José Enrique dijo...

Si ves que están muy agobiados por el calor, me parece bien, pero creo que con que evites el sol directo a las horas del día en que más calor hace debería ser suficiente.

LaRchU dijo...

Muchas gracias por la respuesta,ahora que ya superamos los dias mas duros de calor no necesito prevenir tanto,seguire tu consejo,gracias de nuevo.

Un saludo

Diana dijo...

Hola, soy de Colombia, y hace unos 15 dias estuve en un pueblo de temperatura caliente por el fin de semana, y llevé a mi perro, durante la estadía mi perro no presentó ningun sintoma que me indicara que sufria de un golpe de calor, estuvo casi todo el tiempo en la casa al lado del ventilador, y varias veces al dia lo mojaba, pues es un golden retriever y tiene bastante pelo. Al llegar a bogotá durante esa semana, empezó a cambiar de comportamiento, estaba muy decaido, pero como tiene problemas de cadera, y le costaba trabajo levantarse, solo lo relaioné con eso, así que el sábado siguiente lo llevé para tomarle una radiografia, donde se descubrió que tenia cauda equina, así que se tomaron examenes prequirurgicos y salieron bien; se programó la cirugía para el martes, pero al llegar el martes para la operación y al empezar a depilarlo nos dimos cuenta que el tarso y una de sus manos estaba muy inflamada, edematizadas, y presentaba como picaduras por todo el cuerpo, nuevamente se le hizo un cuadro hemático y los leucocitos salieron altisimos en 37000, al igual que la temperatura empezó a subir, durante esa semana se tuvo con fluidos y con cefalosporinas pensando que podía estar haciendo un flemon; pero sigue muy mal, ya no quiere comer, ni levantarse y presenta picos de temperatura que han llegado hasta los 40.4°C. Al leer este artículo relacioné muchos de los sintomas con los que presenta; usted cree que puede ser un Golpe de Calor lo que pueda estar presentando? puede durar tanto tiempo?

José Enrique dijo...

No, no creo que sea un golpe de calor. Por la cifra de leucocitos es probable que sea una infección, que se tendrá que determinar en donde está localizada.

Anónimo dijo...

Buenos días, soy de Venezuela. Podrías decirme que diagnóstico diferencial podría hacerse con el Golpe de calor

Anónimo dijo...

hola estoy casi segura de que mi perra tiene golpe de calor..
aunque mi perra esta mas mal.......tiene mas de 3 semanas.. mi pobre perra es un golden...
desde que la note un poco cansada y no queria comer.. la lleve al veterinario, se tambaleaba de lo debil que estaba.. le empezaron
a inyectar para la infeccion y vitamina... ya que le hicieron una prueba donde te decia seis enfermedades y una de ellas era la de la garrapata pero salio negativo en todas.
asi que no pudieron dedujir que seria, mi perra llora, se tambalea, su respiracion es muy rapidA, su panza bombea mucho,
la verdad eh llorado mucho
pues a veces pienso que no
mejora y no se si la voi a volver a ver el dia siguiente, ya hasta
la operaron aver que tenia en el estomago pero nada,,..
en si no supieron decirme
que tenia,.. ella come ahora
y defeca normal.. pero su dolor
y tambaleoooo lo trae, asi se le cae su cabecita y no camina del todo bien,, su panza bombea, aparte de respirar rapido ,y llora todo
el dia.. ojala supiera que leduele..
ahora solo le doy para dolor paracetamol, y suero.. porque ya no encuentro
que darle. me tiene muy triste
no sabeeer su enfermedad

david657 dijo...

Saludos Jose Enrique, me llamo David, esta noche leí el artículo que publicaste sobre el golpe de calor que sufrió tu perro Funky y me interesaría que me dieras tu opinión sobre el caso de mi perra Vania (Boxer atigrada de 15 años de edad).Creo que hicieron lo que pudieron.Símplemente observo que Vania estaba en coma cuando le dió el golpe de calor y al día siguiente en urgencias me la encontré semi-incorporada y claro, consciente. No sé muy bien que pretendo sacar con ésto lo que ocurre es que cuando leo el informe médico, por ignorancia de los términos no me parece que pudiera estar tan grave. Estaba muy deteriorada por la edad y tenía un tumor en la mama que no la iba a dejar vivir mas que unos cuantos meses. Me siento culpable por haberla dejado en mi jardín más de la cuenta. Tenía agua y sombra pero el día debió de ser más caluroso de lo normal y yo pequé de un exceso de confianza que no me voy a poder perdonar.Te escribo el informe a continuación.EL PACIENTE LLEGA ESTUPOROSO, NO AMBULANTE. TEMPERATURA DE 36,1 C. MUCOSAS CONGESTIVAS. NO PETEQUIAS. <1"DE TRC. PULSO DÉBIL. AUSCULTACIÓN CARDIACA Y PULMONAR CON REFUERZO INSPIRATORIO ALTO. ABDOMEN SIN DOLOR. NO HAY REFLEJO OCULOENCEFÁLICO. PUPILAS NO REACTIVAS. TEMBLOR INTENCIONAL DE CABEZA Y LEVES FASCICULACIONES MUSCULARES EN PATAS. DESHIDRATACIÓN 5%. HIPOTENSIÓN. TIENE VÓMITO Y DIARREA SANGUINOLENTA. SE CANALIZA CEFÁLICA DERECHA Y SE REALIZA ANÁLISIS: GLUC:96 CREA:2.44 K:3.14 PT:6.4. TRATAMIENTO: HEPARINA SC CADA 8 HORAS(PRIMERA DOSIS IV). ZANTAC IV CADA 12 HORAS. URBASON IV. SEGURIL IV CADA 8 HORAS. DESPUÉS DEL TRATAMIENTO ORINA CON NORMALIDAD, RECUPERA PULSO QUE ES FRISS. DISNEA LEVE AL FINAL DE LA NOCHE CON ROCES EN AMBOS HEMITORAX. SE AÑADE AL TRATAMIENTO EUFILINA IV CADA 8 HORAS. A PRIMERA HORA DE LA MAÑANA EL ANIMAL PERMANECE NO AMBULANTE, INTENTA INCORPORARSE PERO NO PUEDE. SE ENCUENTRA HIDRATADO. LAS MUCOSAS SON ROSAS, LIGERAMENTE CONGESTIVAS. NO SE OBSERVAN PETEQUIAS. AUSCULTACIÓN PULMONAR CON REFUERZO INS-ESPIRATORIO SEVERO, ABUNDANTES CREPITACIONES Y TAQUIPNEA. AUSCULTACIÓN ENMASCARADA POR LOS SONIDOS RESPIRATORIOS. ABDOMEN ALGO DISTENDIDO CON DOLOR MODERADO-SEVERO A LA PALPACIÓN. PULSO FEMORAL LIGÉRAMENTE DÉBIL. T.37.6C. PRESENTA DIARREA MUCOSA CON SANGRE. ELIMINA LÍQUIDO SEROSANGUINOLENTO POR OLLARES Y BOCA EN PEQUEÑA CANTIDAD. NO TIENE VÓMITOS. SE MANTIENE EN AYUNAS. ECG:RITMO SINUSAL DE BASE REGULAR, CON EXTRASÍSTOLES AISLADAS, TANTO VENTRICULARES COMO SUPRAVENTRICULARES. FC 120 LPM. SE CONTINUA CON FLUIDOTERAPIA Y MEDICACIÓN COLOCANDO OXIGENOTERAPIA. SE COMENTA CON EL PROPIETARIO EL MAL PRONÓSTICO, PERO DE MOMENTO NO QUIERE EUTANASIARLE. SE RECOMIENDA LA CONTINUIDAD DEL TRATAMIENTO DEL ANIMAL CON SEDACIÓN AL CUAL EL PROPIETARIO ACCEDE. POCO DESPUÉS, EL ANIMAL ENTRA EN PARADA CARDIORESPIRATORIA Y , A PESAR DE LAS MANIOBRAS DE REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR EL ANIMAL FALLECE. Bueno, tengo que señalar que a mi perra ya antes del golpe de calor le costaba mucho incorporarse debido a una artrosis galopante que yo le remediaba con condoprotectores, me pregunto si ellos lo pudieron confundir con el golpe de calor. Poco antes de sedarla la perra estaba en posición de esfinge, la mirada un poco mareada y cada cuanto, trataba de tumbarse de costado recuperando la posición de esfinge de nuevo. La respiración si era sonora. Bueno, supongo que lo único que busco es saber si realmente a mi perra ya se le acabaron las opciones o si se podía haber hecho algo más por ella. Pienso que a lo mejor la opción de sedarla e intubarla(que es cuando le dió la parada cardiorrespiratoria) no fue la mas acertada y que a lo mejor se la podía haber tratado sin sedación. No se si lo que estoy diciendo en realidad es inhumano para un perro. Yo a mi perra la observaba inquieta, molesta, soñolienta, no con dolor pero cualquiera sabe con un perro, son tan duros. Bueno, con agradecimiento hacia tu artículo sobre la crisis de Funky y los consejos sobre como actuar con los golpes de calor (ojalá lo hubiera leído antes) me despido.

ADBIA dijo...

Hola, me parecio muy bueno tu articulo. Te hago una consulta en cuanto al tratamiento,en otras fuentes se cita el uso de agua helada o incluso hielo en las axilas e ingle pero tengo entendido que esto puede ser contraproducente por la rapida vasoconstriccion que produce, es asi? ademas encontre discrepancias en cuanto al uso de toallas mojadas ya que algunos dicen que se debe cubrir al animal en toallas mojadas mientras que otron alegan que al cubrir al animal se impide que el calor disipe. Desde ya muchas gracias por tu respuesta

Osvaldo dijo...

Soy de interesarme por las cuestiones vinculadas a los animales y de esta manera me interesa poder conocer las cuestiones vinculadas a las mascotas y de que forma poder ayudarlos. Cuando logre obtener con Lan Argentina la chance de viajar a otro país me gustaría poder saber acerca de cómo ayudar a animales con mejor informacion