jueves, 24 de enero de 2013

¿Es la puntilla un método certero de dar muerte a un animal y que no provoca dolor ni sufrimiento?



¿Es la puntilla un método certero de dar muerte a un animal y que no provoca dolor ni sufrimiento?

"Las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bóvidos después de ser apuntillados". Existen respuestas cognitivas después de la aplicación de la puntilla.

“A review of humaneness of puntilla as a slaughter method”. G. Limon, J Guitian and NG Gregory. Animal Welfare 2012, 21 (S2): 3-8. Universities Federation for Animal Welfare.

El uso de la puntilla para dar muerte a los bóvidos en los mataderos fue prohibido por la Organización Mundial de la Salud Animal en el año 2006 por considerarse cruel e inhumano. Aún así, en las corridas de toros, todos los animales son apuntillados. En algunos casos, y de forma previa a la utilización de la puntilla por el puntillero, algunos toros son descabellados por el torero. Mientras que la acción de descabellar se realiza con una espada que lleva un tope a 10 cm de su punta, la puntilla se aplica con un cuchillo de 10 cm de largo. Mientras que el descabello lo que persigue es hacer que el toro quede tetrapléjico (“descordar”) y que caiga si estaba de pie, o que si estaba tumbado no pueda levantarse, efecto que se consigue seccionando la médula espinal a nivel de primera y segunda vértebra cervical o a nivel del orificio occipito atlantoideo, la puntilla persigue rematar al toro, es decir provocar su muerte.

Descabellar no es lo mismo que apuntillar, como hemos mantenido siempre y se certifica en el artículo traducido. Mientras que el descabello, como hemos dicho, secciona la médula y sólo a veces, parte del tronco encefálico, también llamado bulbo raquídeo, el cuchillo del puntillero persigue destruir este centro nervioso que pone en comunicación la médula espinal con el encéfalo. Todos los toros lidiados son apuntillados, pero no todos son descabellados.

Deberíamos suponer que la lesión de este importante centro nervioso, el bulbo (que se ocupa entre otras funciones de regular el latido cardiaco y la respiración), supondría la muerte prácticamente instantánea del animal, pero siempre hemos tenido dudas, que se acrecentaron cuando un mulillero de la plaza de toros de Las Ventas (Madrid), dijo: “menos mal que algunos toros de los que conducimos al desolladero no se pueden levantar”. Venía a decirnos que muchos de esos toros llegan vivos a la instalación de la plaza en la que son desangrados, vivos y conscientes. Debemos suponer que aquellos toros a los que se cortaron las orejas para entregarlas como trofeo al torero, podrían haber estado conscientes durante esta práctica y por lo tanto haber padecido dolor durante la misma.
El estudio que presentamos a continuación y que hemos traducido del original en inglés parece demostrar que es más que posible que nuestras sospechas sean fundadas.

Recomendamos su lectura y su difusión.

Las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bóvidos después de ser apuntillados.

La puntilla es un método de matanza tradicional, que consiste en introducir un cuchillo en la parte posterior del cuello para seccionar la médula espinal. El objetivo es provocar el desplome inmediato del animal. La puntilla no está permitida como método de aturdimiento por la Organización Mundial de la Salud Animal desde el año 2006 por considerarse inhumano. La razón de dicha prohibición fue la preocupación de que los animales podrían estar conscientes durante y después de la aplicación de la puntilla. No obstante todavía se utiliza en algunos países.
El estudio se realizó para evaluar la eficacia y la ética de la puntilla seguida del desangrado en dos mataderos de Bolivia. Este estudio se realizó sobre llamas y sobre bóvidos, pero en el presente resumen vamos a centrarnos en los resultados obtenidos sobre estos últimos ya que pertenecen a la misma especie que los toros de lidia.

Se registró el número de apuntillamientos y luego se evaluaron las funciones del cerebro y la médula espinal (respiración rítmica, reflejo de los párpados (palpebral) y la rotación del globo ocular). Además, también se evaluó la presencia de respuestas cognitivas específicas (tales como respuesta a un estímulo de amenaza y ruido, así como a los sabores y olores en los animales).

En el 24% de los animales fue necesaria la repetición de la puntilla. Este hecho es muy frecuente verlo en las plazas de toros.
Las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bóvidos. Cuando trataban de ponerse en pie, después de ser apuntillados, tuvieron más probabilidades de presentar respiración rítmica, respuesta palpebral positiva y capacidad de respuesta a la amenaza, al ruido y al estímulo breve de aire aplicado sobre su cara.

Estos hallazgos indican que es difícil en la práctica penetrar en la médula espinal con una sola puntilla. Algunas vías nerviosas son a menudo funcionales después de la escisión en el cuello y por tanto es muy probable que los animales permanezcan conscientes, al menos en algunas modalidades en la siguiente fase del proceso de matanza.

En el ser humano, 4 de cada 17 pacientes con heridas transcraneales por arma blanca que afectaban al mesencéfalo o tronco cerebral, sobrevivieron a las lesiones, aunque se observó hemiplegía persistente en 1 de 4 sujetos. Este estudio mostró que la resección incompleta del cerebro inferior no siempre induce inconsciencia irreversible. Además, el dolor a los estímulos normalmente no dolorosos (es decir, el comportamiento alodínico), puede ser inducido cuando algunas fibras ascendentes se dejan intactas.

La medición de los parámetros a los que hace referencia este estudio se realizó después de aplicar la puntilla y que el animal fuera expulsado de la manga de sacrificio. Se trataba de ver si estos animales mostraban o no función cerebral y espinal después de la puntilla. Además se registró si presentaban o no respuestas cognitivas. También se valoró la condición corporal, la edad y el sexo. Se puntuó como 1 a los animales muy delgados y como 5 a los que presentaban obesidad.

FUNCIÓN CEREBRAL Y ESPINAL DESPUÉS DE LA PUNTILLA

Los parámetros registrados y por tanto medidos fueron: presencia de respiración rítmica, reflejo palpebral, rotación del globo ocular, nistagmo (parpadeo involuntario rápido del globo ocular), y reflejo pupilar. Cuando la rotación del globo ocular estuvo presente, no se chequeó el reflejo pupilar.

Se determinó que existía función cerebral y espinal si uno o más de los criterios anteriores estaban presentes inmediatamente después de la puntilla y también en aquellos animales que intentaban ponerse en pie tras su aplicación.

Con el fin de evaluar si hubo respuesta cráneo espinal, se evaluó la aceleración cardiaca por auscultación aproximadamente 30 segundos después de que los animales habían sido expulsados de la manga de sacrificio, en respuesta a la introducción de hasta de 5 ml de agua fría en una oreja. La aceleración cardiaca fue reconocida si el ritmo del corazón se incrementó a un nivel mayor de 120 pulsaciones por minuto.

RESPUESTAS COGNITIVAS DESPUÉS DE LA PUNTILLA

Con el fin de evaluar si las respuestas de los nervios craneales eran todavía patentes y qué zonas de la médula espinal estaban todavía intactas, las siguientes respuestas se evaluaron inmediatamente después de que los animales fueran apuntillados y expulsados de la manga de sacrificio.

-Respuesta al estímulo de amenaza: se llevó a cabo acercando una mano hacía los ojos y observando si el animal reaccionó cerrándolos. Algunos de ellos también echaron la cabeza hacia atrás.

-Respuesta a un estímulo de ruido repentino: se hizo aplaudiendo con las manos a 5 cm de la oreja del animal y observando el movimiento de las mismas y la respuesta de alerta.

-Respuesta de soplar aire en la nariz: fue positiva cuando hubo movimiento de la cabeza hacia atrás.

-Respuesta a diferentes olores y sabores: incluida la melaza, zumo de limón, vinagre y sal, aplicados por separado. Para la respuesta a los olores se utilizó un palillo impregnado con olor a 5 cm de la parte frontal de la nariz, y para la respuesta a cada sabor, se introdujo en la boca un palillo impregnado con la sustancia ensayada. Se consideró una reacción positiva al olor cuando las fosas nasales del animal se dilataron; se reconoció una respuesta positiva al sabor cuando se produjo movimiento de la lengua.

-Respuesta a un estímulo de una aguja en la piel sobre el hueso frontal, utilizando una aguja de 10 cm (19G) y observando la respuesta localizada sobre la piel.

-Respuesta al introducir un palillo en el orificio nasal.

RESULTADOS

Las observaciones se realizaron en 309 bóvidos, de los cuales el 35% eran hembras (media de peso 345 kilos) y el 65% eran machos (media de peso 408 kilos). Casi el 63% de los animales más pesados recibieron más de una puntilla.

284 de los 309 animales, es decir, el 92%, presentaron uno o más de los parámetros que indicaban función cerebral y espinal tras la puntilla (respiración rítmica, reflejo en sus párpados, rotación del globo ocular, nistagmo y reflejo pupilar). Más del 70% presentó reflejo pupilar, más del 80% presentó respiración rítmica y casi el 40% respondió al olor a la melaza.

Los animales que trataron de ponerse en pie fueron más propensos a tener respiración rítmica, a tener reflejo palpebral positivo, a responder al estímulo de amenaza, a responder a los estímulos de ruido y a responder a los estímulos de aire.

DISCUSIÓN:

Estos resultados demuestran que, en la práctica, la puntilla es difícil de realizar con soltura. Es difícil penetrar el espacio occipito atlantoideo y se corre el riesgo de no cortar completamente la médula espinal con una sola puñalada, infligiendo dolor al animal al repetir el procedimiento.

La prevalencia de la función cerebral y espinal en el ganado bovino (91,1%) fue considerablemente mayor que la prevalencia (8,7%) encontrada en los animales al recibir una bala cautiva. El 80% de los bóvidos mostraban movimientos rítmicos de respiración en la región del flanco después de la puntilla, lo que indica que las columnas cortico espinal, ventral y lateral de la médula espinal no se seccionaron completamente. El 70% de los bóvidos presentaban reflejo palpebral lo que indica que la V y VII vías nerviosas craneales hacia y desde el tronco encefálico estaban funcionales.
Además, el 40% de los animales tuvo una respuesta positiva por lo menos a un olor, lo que significa que la vía del primer nervio craneal era todavía patente. Cerca de un tercio de los animales
respondieron por lo menos a un aroma, presentando movimientos de la lengua cuando un palillo se puso en su boca, por lo que se demuestra que las neuronas del nervio hipogloso de la vía nerviosa XII eran patentes, así como las vías nerviosas IX y X. Esta circunstancia podría deberse, en algunos casos, a la estimulación física en lugar del sabor; en este caso, el nervio craneal involucrado sería el V.
Por último el 21% de los animales respondieron a un estímulo sonoro, lo que indica que el núcleo coclear en la médula (vía nervio VIII) estaba todavía funcional.

Los animales que intentaron ponerse en pie tras la aplicación de la puntilla parecen indicar que sus vías nerviosas craneales eran a menudo funcionales y es muy probable que aún estuvieran conscientes.

AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia)

Artículo original: “A review of humaneness of puntilla as a slaughter method”. G. Limon, J Guitian and NG Gregory. Animal Welfare 2012, 21 (S2): 3-8. Universities Federation for Animal Welfare.

Traducción de Virginia Iniesta, vocal de AVAT en Extremadura.

https://workspaces.acrobat.com/app.html#d=-MhqSprJRJcT2PyW6sTAZg

miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿SON LOS CIRCOS CON ANIMALES UNA TRADICIÓN ESPAÑOLA?




Hoy hemos recibido una gran noticia desde Cataluña. Tres partidos políticos con amplia representación en el  parlamento catalán, (CIU, ICV; ERC) han presentado una iniciativa para la abolición de los circos con animales en esa comunidad autónoma. Entiendo que la pregunta no es muy original, pero me gustaría saber lo que opinan sobre esto todos aquellos que dijeron que las corridas de toros fueron abolidas por ser una tradición española.

¿Son los circos con animales una tradición española y que por tanto deben ser prohibidos?

La noticia en agencias.

Fotos del acto en la sede de Libera (Barcelona)

La iniciativa en Facebook

sábado, 10 de noviembre de 2012

CAMPAÑA DE AVAT: ¿QUÉ OPINA TU VETERINARIO SOBRE LA TAUROMAQUIA?

AVAT pone en marcha una campaña de concienciación entre el colectivo de veterinarios, en la que tú, independientemente de que nos ayudes económicamente o no, tienes el papel de protagonista. Pregunta a tu veterinario qué piensa de la tauromaquia y de los compañeros que la apoyan y fomentan. El dinero que recaudemos será utilizado para crear un debate en todos los estamentos que forman parte de la profesión veterinaria y una beca para el desarrollo de un trabajo sobre este asunto. Sin nosotros, los espectáculos taurinos no serían posibles. Estas son las tres primeras huchas a las que se irán sumando algunas más.

Comunicado del por qué de esta campaña.








martes, 6 de noviembre de 2012

Nuevo libro contra la Tauromaquia


Nuevo libro en contra de la Tauromaquia: "La verdad sobre los toros", de Fernando Álvarez, editado por Hades.

Se presentará en Sevilla el día 22 de noviembre a las 20.00 horas: Casa de la Ciencia. Pabellón del Perú. Avenida de María Luisa s/n.

Se presentará en Barcelona el día 18 de diciembre a las 19.30 horas en el local de Libera. Ecocentre. Calle Mallorca 330 (bajo).

domingo, 4 de noviembre de 2012

LA PRODUCTORA DE BLANCANIEVES ECHA BALONES FUERA



Esta es la foto de un cuestionario que ha sido respondido por la productora de la película Blancanieves del director Pablo Berger.

El texto es el siguiente y en rojo figuran las incógnitas y los matices que consideramos que deberían responder

Como productores de la película "Blancanieves", dirigida por Pablo Berger, nos complace responder a sus preguntas acerca de cómo los toros fueron tratados durante la filmación.

En primer lugar queremos enfatizar que durante el rodaje de la película todas las leyes españolas fueron estrictamente obedecidas, y ninguno de los toros fue tratado con 
crueldad, lesionado o sacrificado. De hecho, al participar en la película, los toros evitaron un destino cruel, una muerte segura en corridas frente a miles de personas.

Durante el rodaje de la película no es lo mismo que como consecuencia de su uso para la película, así que: ¿Es cierto que los nueve novillos fueron sacrificados en los chiqueros de la plaza? En cuanto a cuál hubiera sido el final de los novillos de no haber sido utilizados para el rodaje, la opinión de la productora es muy atrevida. De hecho fueron lidiados en la plaza de toros de Aranjuez, sin público, aunque no pasaron por el tercio de muerte. ¿Miles de personas? Otro atrevimiento porque estos animales podrían haber sido utilizados en otro de tipo de festejo o bien en otra lidia a puerta cerrada. En cuanto a si cumplieron las leyes, ojalá sea un juez el que lo decida.

En cuanto a sus preguntas específicas según carta adjunta:

1) La Comunidad de Madrid concedió la autorización para realizar dos corridas de toros a puerta cerrada en Aranjuez 

Esto es de obligado cumplimiento.

2) La Comunidad de Madrid tenía el conocimiento de la presencia de toros, y que se filmaría durante la corrida.

Esto no es cierto según los informes de los que disponemos.

3) Ningún toro murió durante la filmación de las secuencias de la película. Incluso, la película ni siquiera incluye escenas simulando que los toros son heridos o sacrificados. Estaremos encantados de mostrar la película para que pueda comprobar en primera persona.

Lo sabemos, pero lo volvemos a preguntar: ¿Dónde están los nueve toros? ¿Fueron lidiados una vez filmadas las imágenes que necesitaban para la película?


4) Ningún consejo específico fue proporcionado por la Comunidad de Madrid.

¿Y?

5) Arcadia Motion Pictures es consciente de la ley 1/1990 de la Comunidad de Madrid (Protección de los animales domésticos). Esta es la ley que obliga a pedir un permiso para llevar a cabo una corrida de toros, como lo hicimos.

Arcadia Motion Pictures es también consciente de la Ley 32/2007 del Reino de España.

Estaría bueno que no lo estuvieran.

6) Sí, representantes de la autoridad competente estuvieron presentes durante todo el rodaje donde se contó con la presencia de toros.

Es de obligado cumplimiento ya que se trataba de una lidia.

7) Sí, un veterinario estuvo presente en el rodaje durante las escenas que incluyen a toros. Ésta acción, una demanda por parte de la Comunidad de Madrid para poder conceder permiso y llevar a cabo las corridas de toros

Es de obligado cumplimiento ya que se trataba de una lidia.

8) El veterinario estuvo presente en el rodaje y documentó los procedimientos de grabación del día, y tuvo el poder para detener la filmación si se violaba la ley contra el maltrato a los animales. 

Absoluto desconocimiento de lo que es y para lo que están los veterinarios en los espectáculos taurinos. A los animales se les maltrata en ellos y el veterinario no tiene potestad para impedirlo. Es un festejo taurino con todo lo que esto significa. Los veterinarios no están allí para atender a los toros torturados. Si lo que se insinúa es el que veterinario estuvo para que no se les maltratara, habrá que ver su informe y ver si también estuvo presente en lo que suponemos se hizo con los animales cuando se dejó de filmar.

9) El veterinario puede informar a la Comunidad de Madrid, y emitió un informe de la filmación. De ser solicitado, te enviaremos una copia del reporte con su debida traducción oficial a inglés.

De obligado cumplimiento y al colegio de veterinarios de la ciudad en la que se celebra el espectáculo.

10) Nueve toros participaron en la grabación de las escenas de corridas.

Lo sabemos. Y una vaquilla en Pedraza.

11) Se contó con la participación de toros en las escenas taurinas, pero ninguna de ellas requirió el contacto entre los toros y las personas.

¿Entre qué personas? ¿Entre los actores? Lo sabemos, pero: ¿y entre los toros y el novillero y su cuadrilla? Los vídeos que obran en nuestro poder no dicen lo que ustedes afirman. Vemos al banderillero con una cámara y en la misma situación al novillero.

12) Ningún toro murió ni se torturó durante el rodaje. 

Durante el rodaje... ¿Después del rodaje, quizás?

Saludos cordiales,

Ignasi Estapé
Gerente General
Arcadia Motion Pictures

El vídeo que deberían ustedes explicar.




sábado, 3 de noviembre de 2012

BLANCANIEVES VISTA EN EL CINE: SINOPSIS

BLANCANIEVES, LA PELÍCULA: UN POCO MÁS Y MUERE HASTA EL APUNTADOR.
La historia:

Las primeras escenas corresponden a una corrida de toros que se anuncia en una plaza ficticia de Sevilla, aunque el rodaje se hizo en el coso de la ciudad de Aranjuez.

Aparece un cartel que dice: ¿Dónde está el mundo? 
La imagen que se ve a continuac
ión es la de gente dirigiéndose a la plaza de toros.

Las imágenes que siguen son las de lidia de los toros en la plaza y la cogida del torero cuando entra a matar.

A continuación se suceden las escenas en que el toreo es atendido en el hospital, que se alternan con la de su mujer que se pone de parto debido al sufrimiento que le provoca ver a su marido corneado.

El matador queda tetrapléjico y ella muere al dar a luz a Blancanieves. La primera que pasa a formar del clan de los difuntos.

Blancanieves aparece con su abuela, con la que vive, mientras la prueba el traje de la primera comunión. En esta escena se hace alusión a otro cuento, cuando la abuela se pincha en su dedo con una aguja mientras cose el traje (alusión a La Bella Durmiente). Aquí aparece por primera vez un gallo de nombre Pepe (sin acento) que es otro de los protagonistas.

Las siguientes escenas corresponden a la comunión de Blancanieves, en la que la niña pregunta por su padre, extrañada por su ausencia. Efectivamente su padre no acude, pero la regala un gramófono que le es entregado por el apoderado del torero. La abuela muere durante la celebración de la comunión, presumiblemente por un ataque al corazón, aunque podría tener relación con el pinchazo en el dedo con la aguja. La segunda que pasa a formar parte del clam de los difuntos.

Entre escena y escena el torero se casa con la que será la madrastra de Blancanieves. En mi opinión, Maribel Verdú sobre actúa en su papel de mala malísima.

Blancanieves, una vez muerta su abuela, es conducida al cortijo en el que viven su madrastra y su padre rodeados de un montón de personal de servicio. Un montón de sirvientes.

Allí, la madrasta, nada más llegar, la dice a Blancanieves, que tiene prohibido subir al piso de arriba de la vivienda. Blancanieves se ha llevado en la maleta al gallo Pepe que es enviado al gallinero por la madrastra cuando ésta le descubre.

Blancanieves es explotada al máximo. Se la obliga a cargar el carbón, el agua, a lavar y a tender la ropa, y se la acomoda en un habitáculo oscuro y sucio. ¿Para qué tanto personal de servicio? Blancanieves se transforma en La Cenicienta, una pobre criatura explotada a todas horas.

Un día, Blancanieves va al gallinero a ver a Pepe y cuando se despide de él, le dice que no la siga, pero el gallo no la obedece y entra en la casa subiendo las escaleras al piso prohibido. Blancanieves le persigue hasta una habitación en la que se encuentra con su padre al que hace años que no ve. Nace así una relación en la que la niña le visita a escondidas, juega con el torero que le cuenta el cuento de Caperucita y la inicia en las lides del toreo. La niña aprende con la muleta y el capote. La habitación es tétrica, con el matador en su silla de ruedas, con las paredes llenas de cabezas de toros. En medio de la habitación aparece un enorme toro disecado.

Mientras la madrastra caza conejos con sus cuatro galgos, y nos hemos enterado que se la pega al torero con el chófer en una relación sado masoquista, Blancanieves juega con su padre. De regreso al cortijo, la madrastra se da cuenta de que en la habitación de arriba, la del toreo, hay música y sube con sus perros. Cuando entra se encuentra al gallo Pepe y poco después descubre a Blancanieves que se ha escondido tras las cortinas.

La siguiente escena es una cena en la que están Blancanieves y su madrastra, y ésta la dice: “Te gusta el gallo en PEPEtoria”, y añade: “perdón, en pepitoria”. Lo que se espera sucede. Aparece una señora del servicio con Pepe en pepitoria. La reacción de la niña es la esperada, y no hay que contarla. Otro que pasa a formar parte del clan de los difuntos.

Una vez descubierta la relación padre e hija, la madrastra tira por las escaleras al torero y lo mata. Le visten con el traje de luces y le sientan en su sofá en el que se fotografía todo el mundo que acude al velatorio. La escena es digna del humor de los Hermanos Marx. Otro para el clan de los muertos.

Pasa el tiempo y Blancanieves crece, pero sigue con el trabajo de Cenicienta. Se entretiene, mientras tiende la ropa, usando las sábanas para perfeccionar sus pases de torero y utiliza las pinzas de tender la ropa como banderillas que coloca en la cuerda del tendedero.

En la siguiente escena, el chófer, el amante de la madrastra, que más que amante es un bufón, intenta matar a Blancanieves estrangulándola, y ya de paso aprovecha para intentar violarla. Blancanieves escapa, pero el chófer consigue darla alcance, la ahoga en un río y la deja allí boca arriba creyendo que está muerta.

La siguiente escena es la de alguien que le hace el boca a boca y que consigue revivirla. Se trata de uno de los enanos que serán junto con ella los protagonistas del resto de la película. Este enano se enamora perdidamente de ella. ¿ El enano tímido?

Blancanieves se va con los enanos toreros de pueblo en pueblo presentando su toreo cómico. Las escenas siguientes corresponden a la plaza del pueblo de Pedraza, en la que los garrulos se entretienen con los enanos que vacilan a una vaquilla de verdad. Durante la lidia de la vaquilla, uno de los enanos hace que ha sido corneado y Blancanieves sale a la plaza para evitar males mayores. Le da unos pases a la vaquilla con tanto, tanto arte, que es aplaudida por los enanos y por el público asistente.

Poco a poco se va ganando la fama de buena torera y en vez de los siete enanos toreros y Blancanieves, el espectáculo pasa a llamarse Blancanieves y los siete enanos toreros.

Aparece en escena un espabilado apoderado con cara de malo malísimo, con el que Blancanieves firma un contrato leonino, ya que la pobre no sabe leer, y claro, tampoco sabe escribir. De hecho firma el contrato con una X. Normal dada la pobre educación que la habían dado, a pesar de ser la hija de un torero famoso y con mucha pasta. Parece que los enanos o son tontos o tampoco saben leer porque no ponen ningún impedimento en el momento de la firma. El apoderado la ofrece torear en la misma plaza de Sevilla en la que comienza la película y en la que su padre, ya difunto, fue corneado por un toro, es decir, en Aranjuez.

Y allí asistimos a las siguientes secuencias.

Blancanieves tiene asignada para torear una vaquilla, pero el enano malo malísimo, que debe representar al enano gruñón en el cuento de verdad, cambia las pizarras de asignación y la toca un toro de nombre, ¡oh sorpresa!, Ferdinando, el toro antitoro protagonista de la película de Disney que mereció un Oscar de Hollywood. ¿Berger nos manda un mensaje subliminal? Lo dudo.

Blancanieves torea al animal en la plaza y cuando le va a matar, un espectador levanta el pañuelo del indulto. El resto del público hace lo mismo y el presidente accede. Es en esta secuencia cuando el público tiene conocimiento de que Blancanieves es la hija del famoso torero.

La madrasta, que está en la plaza, con entrada de barrera, consigue que, pese a la oposición de los enanos, Blancanieves muerda la manzana y se desvanezca entrando en un profundo sueño del que no despertará.

Los enanos persiguen a la madrastra por las dependencias de la plaza, y ésta entra en los chiqueros. Suponemos que muere corneada por un toro de los que allí se encuentran ya que se ve la sombra de una cornamenta que se acerca a ella. Otra difunta, la última de la serie. ¿Sería Ferdinando, el indultado, el autor de su muerte u otro de los toros, quizás uno que se llama Satanás?

Blancanieves y su ataúd de cristal, junto a los enanos, es paseada de pueblo en pueblo para que previo pago, la gente que quiera la de un beso en los labios a ver si consigue despertarla. El negocio lo monta el espabilado del apoderado. Nadie lo consigue, aunque a veces lo parezca. Mediante un pedal acoplado al ataúd, de vez en cuando, tras el beso, Blancanieves levanta la cabeza como si se hubiera despertado. Aquí Berger se permite el lujo de dejar que una mujer bese a la durmiente.

Escena final muy conmovedora: el enano que está enamorado de ella, supongo que el tímido del cuento de verdad, se acuesta junto al ataúd en el que duerme Blancanieves y antes de tumbarse a descansar la besa en los labios. Blancanieves no abre los ojos, pero de uno de ellos sale una lágrima. Conmovedor.

Cualquier parecido con la realidad del cuento de Blancanives, el que leímos y nos contaron cuando éramos niños, es pura coincidencia.

Próximo capítulo: lo que vi en los novillos que salen en la película y que en número de nueve también pasaron al mundo de los difuntos, pero al real, a diferencia de la madre de Blancanieves, su abuela, su padre, el gallo Pepe y su madrastra que pertenecen a la ficción.

miércoles, 31 de octubre de 2012

LO QUE NO SE VE EN LA PELÍCULA BLANCANIEVES


LO QUE NO SE VE EN LA PELÍCULA BLANCANIEVES DE PABLO BERGER, CANDIDATA A LOS OSCAR DE HOLLYWOOD A LA MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA




Las imágenes que forman este vídeo fueron remitidas a la Plataforma La Tortura No Es Cultura (PLTNES) por una persona anónima que estuvo presente en el rodaje. En la película no se ve lo que se hizo con los novillos que utilizaron para la filmación de las secuencias relacionadas con la lidia de toros. Esta prueba documental certifica la veracidad de los testimonios que se habían  recibido con anterioridad y que tanto el director, como una de las actrices, como la productora han negado: el maltrato e inútil sufrimiento al que fueron sometidos estos novillos. Y lo es más aún, cuando sabemos que también se utilizó un toro hidráulico para determinadas secuencias.

Debajo del vídeo está la explicación de lo que se ve en él, y es recomendable que se oiga con los altavoces para escuchar algunas frases que catalogan por sí mismas al banderillero y a la persona que desde la barrera intenta quitar una banderilla al novillo.

Es especialmente “curioso” que tanto el banderillero como el novillero lleven cámaras incorporadas y que cuando sale uno de los animales a la arena se pueda ver una cámara con sus operadores en el palco de autoridades. El primero, el banderillero, la lleva en su pecho y el segundo, el torero, la lleva en su hombro. ¿Para qué? ¿Con qué intención?

Además, si se observan los tendidos de la plaza, se puede comprobar que la decoración es similar a la que vemos en el cine: numerosas mantillas colgadas de los balcones de la plaza y el palco engalanado, lo que hace evidente que estas secuencias se grabaron como parte de la película.

Queda claro que se les sometió al tercio de banderillas y que los novillos que salen en la película son los mismos que aparecen en este vídeo (número 8 de herrado). Como se puede ver, sólo se les colocaron dos banderillas, número que coincide con las que las que llevan los animales que se ven en las imágenes que se pueden ver en el cine.

Queda claro que pasaron por la suerte de varas, es decir, que recibieron puyazos por parte del picador. Especialmente duro es este tercio de la lidia con el animal que aparece en la última parte del montaje de imágenes, que se ha realizado con los siete fragmentos de vídeos que fueron remitidos a la Plataforma.

Queda claro, como se sabía, que los novillos no fueron muertos a estoque, pero sabiendo que había un camión frigorífico de recogida de carne en la puerta de la plaza en el que fueron introducidos los cadáveres de estos animales, nos preguntábamos: ¿Cómo murieron?

Murieron sacrificados en las dependencias de la plaza tras haber sido utilizados en la filmación. ¿De qué forma? Suponemos que apuntillados ya que es el método que se utiliza en estos animales según los reglamentos taurinos. Murieron porque es inviable y además está prohibida la reutilización de toros que han pasado por una lidia dada su capacidad de aprendizaje. Además basta observar el estado en se encuentra  uno de los novillos que es llamado desde la barrera para que salga del ruedo y entre por la puerta de toriles.

Esperamos que ahora, tanto el director como la productora nos expliquen que es para ellos o qué significado tiene lo que conocemos como “maltrato animal” que han negado en numerosas ocasiones. Colocar la divisa, clavar puyas en su cuerpo y banderillearlos e intentar arrancar uno de los arpones desde la barrera, es maltrato y no hay discusión alguna.

Ver y escuchar, especialmente lo que dice el banderillero cuando huye del animal después de clavar las banderillas: “¿Has visto lo que ha hecho el hijo de puta?” ¿Ver y escuchar lo que se dice desde la barrera cuando se intenta quitar una de las banderillas: “Llévatelo ya…” “… Hijo de puta”.

Hay que recodar que existen leyes que prohíben lo que Berger y su equipo hicieron con estos animales:
Imcumplir la Ley 1/1990 de 1 febrero de Protección de los Animales Domésticos (artículo 24.3.g) que considera INFRACCIÓN MUY GRAVE: “La filmación de escenas con animales para cine o televisión que conllevan crueldad, maltrato o sufrimiento cuando éstos no sean simulados” y la Ley 32/2007 de 7 de noviembre para el cuidado de los animales en sus explotaciones, transporte, experimentación y sacrificio (artículo 14.1.d), que considera INFRACCIÓN MUY GRAVE: “Utilizar animales en producciones cinematográficas, televisivas, artísticas o publicitarias, incluso con permiso de la autoridad competente, cuando se produzca la muerte de los mismos”.

Del mismo modo esperamos que dado lo que esconde la película “Blancanieves”, la Academia de Hollywood opte por no seleccionarla como candidata al Oscar a la mejor película extranjera y que la denuncia admitida por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 31 de Madrid prospere.
Como dijo Pablo Berger, director de la película: “Con las palabras se miente, pero con los ojos no”.

Ésta es una prueba evidente, Señor Berger.

Comunicado de la Plataforma La Tortura No Es Cultura

miércoles, 24 de octubre de 2012

ÉTICA PROFESIONAL EN LA FACULTAD DE VETERINARIA DE MADRID

Han sido muchas las ocasiones en que AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia), ha colocado sus carteles en la facultad de veterinaria de Madrid. El resultado ha sido siempre el mismo: aquellos estudiantes de veterinaria y profesores de esta disciplina que carecen de la mínima ética profesional los han arrancado. Hoy, por fin, nuestros carteles ocupan el lugar que les corresponde. Protegidos por un cristal pueden ser vistos y leídos por todos los que formanparte de nuestro colectivo.


jueves, 18 de octubre de 2012

ESTUDIANTES POR LA ABOLICIÓN DE LA TAUROMAQUIA

Estudiantes por la Abolición de la Tauromaquia es una iniciativa que nace con el objeto de agrupar a todos aquellos que, independientemente del nivel académico y de la disciplina que estén cursando en la actualidad, crean que la Tauromaquia en todas y cada una de sus expresiones es un anacronismo en la sociedad del siglo XXI y que por tanto debe ser abolida. 

Si quieres unirte a nosotros síguenos en este espacio, en el que te iremos informando de los pasos que vamos a dar para alcanzar el objetivo que nos hemos planteado: La creación de una gran Asociación de Estudiantes Abolicionistas de la Tauromaquia de la que tú puedes formar parte.

Son muchos los colectivos que persiguen nuestro mismo fin, pero consideramos indispensable que el movimiento estudiantil se implique de manera directa en su consecución. El maltrato animal, que encuentra su expresión legal en todos y cada uno de los llamados festejos taurinos, no tiene justificación económica, ni artística, ni cultural, y es y debe ser cuestionado por todos los colectivos que forman parte de nuestra sociedad.

Únete a nosotros y da voz a los que no la tienen.

https://www.facebook.com/EstudiantesAbolicionistasdelaTauromaquia

jueves, 4 de octubre de 2012

INTERPRETANDO ALGUNAS IMÁGENES DE LA PELÍCULA BLANCANIEVES

https://plus.google.com/u/0/photos/101307955103978617020/albums/5795388958778175057?authkey=CPStw_KazuO-Xw


Imágenes tomadas de un vídeo editado en youtube de la película "Blancanieves". La secuencia corresponde a la cogida del actor que hace de torero. Es evidente que las fotos demuestran que la estocada es ficción, ya que está realizada con un muñeco, pero también es evidente que los novillos que aparecen en ella son reales. Y decimos novilloS, porque creemos que son varios los utilizados en este trozo del film.

Al principio del álbum podemos ver un primer plano de la cabeza de uno de los animales que muestra síntomas de fatiga y tiene dos banderillas caídas sobre su lado derecho. Se nos ha dicho que éstas, las banderillas, podrían haberse colocado por medios digitales, pero resulta extraño que sean sólo dos cuando en una lidia los reglamentos indican que deben ser seis. Si son ficticias podemos preguntarnos por qué los técnicos no pusieron cuatro más o dos más, simulando que se podrían haber caído algunas. ¿Son de "pega" también las que lleva el novillo que embiste en las primeras fotos? Para serlo cambian mucho de posición durante la secuencia. La película es en blanco y negro así que, no podemos ver si hay sangre en el cuerpo del animal. La única posibilidad, si no han sido clavadas, es que se hayan colocado sobre un velcro u otro tipo de sujeción sobre la zona dorsal del animal. Por ejemplo, en esta foto se ve que el animal lleva sobre su lomo un dispositivo, que pudo servir para sujetar las banderillas o un dispositivo de filmación, es decir, una pequeña cámara. Obviaremos opinar de que manera se colocó sobre el novillo, aunque dado el carácter de estos animales, debió ser inmovilizándolo en un cajón parecido a los que se utilizan para el herraje o las curas. Además, resulta curioso que el muñeco permanezca tan cercano a los cuernos del animal durante toda la cogida, pensando en el poco peso que debía tener y que se trata de un objeto inerte: ¿Servía el dispositivo que lleva el novillo para sujetarlo? ¿Podría haberse utilizado un toro hidráulico, además de los nueve reales que ha reconocido el productor?



Ayer apareció una foto de uno de los enanos que intervienen en la película que se apresta a colocar un par de banderillas en un toro de cartón con ruedas y que está siendo aprovechada para echar balones fuera, haciéndonos creer que es la viva demostración de que no hubo maltrato. Tanta ingenuidad nos conmueve y nos llama la atención que un torero cómico se enfrente a un "animal" tan grande cuando lo suelen hacer a vaquillas (hay escenas en la película rodadas con una) y becerros.



Lo curioso es que, si vamos pasando las imágenes, creemos que se puede observar que la secuencia no se ha grabado con un sólo novillo. En las últimas podemos ver a un animal que no lleva banderillas y en las primeras a otro que sí las lleva. Se podría pensar que dado que las últimas muestran a un novillo cogido por su lado izquierdo y las banderillas aparecen sobre el lado derecho, podrían haber quedado ocultas, pero también es extraño que no asome ni el palo de alguna de las dos con los movimientos tan bruscos que está realizando el animal al embestir al muñeco. Además, el animal que parece no llevar banderillas, puede que lleve una divisa en su morrillo (cuello) en forma de borla (?) de color claro, mientras que el que aparece con ellas aparentemente no la lleva.

Sabíamos que el día en que se filmaron las escenas de la lidia, los actores y los figurantes no estaban en la plaza, y así es: si observamos al público que aparece en los tendidos, vemos que, pese a cambiar la secuencia de las imágenes de la cornada, ellos permanecen en la misma posición y sus rostros reflejan la misma expresión en toda la secuencia. Este hecho se puede ver mejor observando al fotógrafo y a una persona (¿muñeco?) que hay a su derecha detrás de la barrera de la plaza. Pero hay más datos que podamos observar: la secuencia de la cogida no se desarrolla siempre en el mismo sitio de la arena. Basta observar la posición en que se encuentran dos señoras vestidas de blanco tocadas con sombrero. Y no es que se hayan utilizado cámaras distintas, sino que la escena ocurre en lugares diferentes. Estas señoras aparecen en ocasiones detrás del novillo y el muñeco y en otras muy alejadas, a la derecha de la misma. Seguramente la escena de la estocada se grabó en dos emplazamientos distintos porque en las primeras parece que el que está delante del animal es el actor, y en las otras es el muñeco.

Podemos pensar por tanto que, pese a tratarse de dos lidias a puerta cerrada autorizadas, como mínimo a un animal se le pusieron dos banderillas y a otro una divisa. Sabemos que esto es legal en una lidia de este tipo, pero: ¿lo es para filmar una película aunque en las imágenes no se vean estas circunstancias? Los que la han visto defienden al director diciendo que no hay escenas en las que se vea sufrir a los animales. Nosotros de cine no sabemos demasiado, pero ellos de sufrimiento animal me temo que tampoco. Se nos ha dicho que no hubo maltrato, y que los veterinarios presentes estaban precisamente para verificar que así fue. Esto no tiene sentido porque el maltrato animal es intrínseco a la lidia y los veterinarios de espectáculos taurinos están para lo que están, No le demos más vueltas.

Interpretar que el maltrato y el sufrimiento de un novillo de lidia en una plaza se produce solo si les causan heridas con objetos punzantes y cortantes, es saber muy poco de esto. Son muchos los estudios que demuestran que para que estos animales padezcan las circunstancias apuntadas basta con sacarlos de su ganadería y su miedo, y estrés se acrecienta cuando los meten en un coso taurino y que un ejercicio intenso produce en su fisiología respuestas compatibles con el sufrimiento. De cualquier forma y por lo visto en esta secuencia podemos sospechar que estos animales fueron heridos de una u otra manera. Hay incluso quién me nos ha comentado que en alguna escena aparecen un picador y su caballo. Nosotros no lo he visto, así que, no diremos nada al respecto, pero tenemos un testimonio de que así fue, es decir, que algún animal pasó por el tercio de varas. Sería interesante que los que hablan de ausencia de sufrimiento leyeran los estudios que hay sobre el mismo cuando un toro de lidia es inmovilizado. ¿Se las inmovilizó cuando se les colocó el "artilugio" que parecen llevar en su lomo?

Ha quedado claro que ningún novillo murió como consecuencia de una estocada y que tampoco se le clavó a ninguno este instrumento. En una de las fotos se ve claramente que cuando el torero entra a matar es un muñeco el que lo hace.

Tras este análisis, nos queda saber que ha sido de esos animales. No murieron en el ruedo, pero: ¿murieron? ¿Salieron por sus propias patas de la plaza y fueron cargados en un camión de transporte de animales vivos? ¿Fueron sacrificados, es decir, apuntillados en los chiqueros y fueron introducidos en un camión de carne de ganado de lidia? Si se dio esta última circunstancia, es de obligado cumplimiento que hubiera un veterinario presente para certificar su muerte y la trazabilidad de su carne. Y si no murieron en el ruedo ni en los chiqueros: ¿dónde fueron? ¿Al matadero? ¿A su ganadería? De nuevo aparece la figura del veterinario que estuvo presente en la plaza y que será el que, a través de los documentos que firmó, nos sacará de dudas. Para el que no esté muy puesto en temas taurinos le diremos que estos animales, los que han pasado por una lidia, no pueden ser reutilizados y deben ser sacrificados. Lo dicen los reglamentos taurinos de obligado cumplimiento.

Tenemos testimonios, en plural, que nos dicen que no salieron vivos, como es lógico después de una lidia, pero: ¿lo es si el fín de la misma era la filmación de una película?

Son muchas las preguntas que quedan sin respuesta ya que las declaraciones del director, del productor y de una de las actrices de la película, no son lo suficientemente esclarecedoras, así que, sólo nos queda esperar el expediente que el juzgado de lo contencioso administrativo de Madrid debe tener ya en su poder, si es la Comunidad de Madrid se lo ha enviado.

En muchas de las opiniones que se están vertiendo a favor de la película, se está cuestionando a nuestras fuentes de información. Pues bien, nosotros no sabíamos que se había utilizado una vaquilla en la película, y el técnico anónimo que llamó nos lo hizo saber. Aquí está la prueba de que hubo vaquilla en las escenas de toreo cómico con los enanos toreros.