jueves, 6 de diciembre de 2007

PARA ALGUNOS AFICIONADOS A LA FIESTA EL TORO SI SUFRE


Leí este comentario hace tiempo en el blog de un aficionado a la tauromaquia. De hecho dejé allí un comentario al respecto. Hoy, a través de mi blog, otro aficionado, con el que he contactado a través del suyo, me lo ha recordado. Creo que no está de menos copiarlo y dejarlo plasmado aquí. La sinceridad de su autor creo que merece un reconocimiento por mi parte. No está de menos que, aficionados a un espectáculo por cuya abolición muchos luchamos, se expresen con tanta claridad.

Ahora resulta que el toro no sufre
Cuando los taurinos profesionales se ponen a defender la Fiesta es como para echarse a temblar. ¿Cómo que el toro no sufre? Si eso fuese verdad, toda la teoría de que los toros bravos se crecen al castigo se caería por su propio peso.Hablando en román paladino, ¿por qué embiste un toro? Pues nada más que porque se le putea en un recinto cerrado del que no puede salir. Y cuantas más muestras da un toro de que sufre (se duele en banderillas, se repucha o se quiere quitar el palo en varas...) o de que se quiere ir (barbea las tablas, recula, se va a chiqueros...), más manso decimos que es. Ahora resulta que para defender la Fiesta hay que cargarse los fundamentos de la lidia, la teoría básica de la tauromaquia, que consiste en hacer con cada toro lo que su condición requiere. Parece ser que, según las nuevas corrientes de pensamiento, basadas en los sesudos estudios de un veterinario que, por lo visto, se ha metido en el pellejo de algún toro, estos animales ya no son bravos o mansos. Los toros embisten, simplemente, porque no tienen otra cosa mejor que hacer en ese momento. No seamos mojigatos. El toro sufre, sí. ¿Y qué? Otra cosa es que el bravo pueda sobreponerse a su dolor más que el manso, que es lo que me parece que debe colegirse del estudio del veterinario de marras. Pero eso ya se sabe desde los inicios del espectáculo taurino. ¿O no?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

he mandado un email a su correo, espero llegue sin novedad.
gracias

salemo dijo...

Dando por descontado que el toro sufre:si así no fuera:¿tendríamos que apoyar la pena de muerte por inyección letal,ya que nos han explicado muchas veces que el condenado por medio de este "piadoso" proceso,no siente ningún dolor?.Evidentemente estas "personas" se están quedando sin argumentos y ya sus pobres cerebros están agotados.
Salemo

javier dijo...

soy aficionado a los toros. Me fascina ese animal , tanto en el campo como en su lucha y muerte en la plaza. No necesito argumentos para que lo anterior ocurra, es ma´s, ese tipo de argumentos como que el animal no sufre, que inspira a artistas, que si la tradición ....me parecen , en general, absurdos. El ejemplo que pone Salemo en el anterior comentario me parece totalmente desafotunado.
Lo de "pobre cerebros agotados", como entenderán, tampoco puedo compartir