miércoles, 23 de mayo de 2007

ACTUALIZACIONES VETERINARIAS EN MEDICINA FELINA


ESTAMOS AL DÍA

Los laboratorios Pfizer han lanzado un nuevo antibiótico. Se llama Convenia, y se presenta en forma de inyectable. Se trata de una cefalosporina llamada cefovecina. Tiene una gran ventaja y es que una sola aplicación cubre 14 días de tratamiento. De momento se está utilizando con gran éxito en infecciones de piel, genitourinarias y del aparato respiratorio. No se debe aplicar en animales de menos de 2 meses y debe ser aplicado con precaución en animales que estén recibiendo tratamientos con AINES (antiinflamatorios no esteroideos). En una encuesta realizada entre propietarios de mascotas europeos, los españoles somos los que más dificultades tenemos para dar medicaciones orales.

-Todos los que tenéis un gato, habréis oído hablar del FLUTD (Enfermedad de las Vías Urinarias Inferiores Felina). Hoy se sabe que el 60-70% de estos casos, en que los gatos presentan alteraciones de la micción, como, periuria, disuria, polaquiuria e inflamación vesical con o sin hematuria, son debidas al estrés. En la mayoría de las ocasiones el diagnóstico al que se llega es al de CIF (Cistitis Idopática Felina). Se deduce de una seré de estudios, que el estrés podría ser el desencadenante de la enfermedad, pero sobre todo se trataría de un factor que impediría la normalización del proceso. Es un proceso similar al que en humanos se conoce con el nombre de “Cistitis Intersticial”. Se trataría por tanto de añadir a los tratamientos clásicos, con antibióticos, ansiolíticos y dietas especiales, el tratamiento del estrés al que puede estar sometido el gato. Para ello se está utilizando lo que se conoce como feromonas felinas (facción 3 de la feromona facial felina), que es comercializada por los laboratorios Vétoquinol bajo el nombre de Feliway. Se presenta en forma de liquido o de difusor ambiental similar al que se utiliza para matar a los mosquitos en el interior de las viviendas.

-Los laboratorios Esteve han sacado al mercado el primer producto para el tratamiento específico del hipertiroidismo felino. Se trata de una molécula conocida como Tiamazol también denominado Metimazol, que inhibe la acción de la “peroxidasa” tiroidea, y que de esta forma reduce las altas concentraciones de hormona tiroidea circulante. Su nombre comercial es Felimazole. Dada la dificultad que existe muchas veces para dar una medicación oral al gato, la otra alternativa al hipertiroidismo es la aplicación transdérmica de un gel a base de carbimazol en el pabellón auricular tres veces al día.

-Los experimentos que se están llevando a cabo para la comercialización de una vacuna contra la Inmunodeficiencia Felina, de momento, son desalentadores, aunque en USA, Canadá y Australia está legalizada la vacuna inactivada. Estas experiencias no se han hecho en caso de infección natural, por lo que cabría la duda de si la vacuna podría ser más efectiva en estos casos, que en infecciones experimentales. Además se ha comprobado la posibilidad de aumentar la infección tras la administración de la vacuna.

-Es muy posible que en un plazo no demasiado largo contemos con una insulina específicamente felina para el tratamiento de esta enfermedad en los gatos. De momento nos tenemos que arreglar con insulinas de uso humano y una de uso canino. Esto se debe a que se ha conseguido clonar la proinsulina felina, que de momento va a permitir el diagnóstico precoz de esta enfermedad en el gato, que será de gran utilidad, ya que normalmente cuando vuestros llegan a nuestras clínicas el proceso ya está muy instaurado y las lesiones en las células beta del páncreas ya están muy desarrolladas.
-Recientemente ha aparecido en el sector veterinario una golosina bajo el nombre comercial de Easypill para suministrar las pastillas con mayor facilidad. La medicación se introduce en el interior de la golosina y se añade a la comida. La manera de que el gato se habitúe a ella es mezclarla primero con la comida pero sin introducir en su interior el medicamento que posteriormente vamos a administrar.

-Determinados antibióticos como la doxiciclina, tetraciclina y clindamicina se han asociado a la aparición de problemas esofágicos en gatos, debido a su ingestión inapropiada que provoca una retención esofágica prolongada que es el desencadenante de estos procesos. Los gatos afectados manifiestan disfagia, regurgitación, vómitos, nauseas y atragantamiento. Se da el caso que todos los gatos que presentaron este problema habían recibido dosis más altas de las indicadas y que la medicación había sido administrada sin agua y sin alimentos.
-La investigación y tratamiento del dolor sigue avanzando. Se están estudiando alternativas al uso de AINES (antiinflamatorios no esteroideos) en el gato, cuyo uso a largo plazo puede provocar efectos indeseables. Las alternativas son los esteroides, que producen analgesia debido a su efecto antiinflamatorio. El tramadol es un analgésico opiaceo con un doble mecanismo de acción. En algunos animales puede producir excesiva sedación.
Los llamados nutracéuticos, o lo que conocemos habitualmente condroprotectores también pueden ser útiles, existiendo ya en el mercado productos específicos para su uso en gatos.

-Las infecciones víricas felinas causadas por Parvovirus, Herpesivirus, y Calicivirus pueden inducir una alta mrobilidad y mortalidad a pesar del uso de vacunas, las cuales normalmente no protegen hasta los 7 a 20 días después de su administración. Determinados gatos, especialmente los que habitan en hogares con más de un animal y en lugares de mayos estrés como criaderos y tiendas estarán más expuestos a este tipo de infecciones. Se ha descubierto que el uso del interferón omega en estos gatos, durante el periodo en que las vacunas harán su efecto inmunizador es de gran utilidad.
-El efecto ambiental influye enormemente en la frecuencia cardiaca de los gatos. Esto significa que la valoración de este parámetro a la hora de valorar la función cardiaca del gato en nuestras consultas no es de gran utilidad.

-Los últimos estudios indican que los gatos diabéticos padecen lesiones pulmonares asociadas aunque no las manifiesten. De momento las únicas pruebas que podemos realizar para asegurar esto son las placas de torax, analíticas y medición de gases sanguíneos. Las lesiones pulmonares más frecuentes encontradas en gatos diabéticos que han fallecido han sido edema y congestión, algunos casos de neumonía, e incremento en la susceptibilidad a infecciones.

-El acné felino es una enfermedad dérmica de carácter desconocido, aunque pudiera estar relacionada con cambios en el ciclo de crecimiento del pelo, malos hábitos de acicalamiento, estrés, predisposición a la seborrea, inmunosupresión o infecciones víricas. En un 50% de los casos hay infecciones por hongos o por bacterías.

-Tras el estudio de 146 gatos con hiperglucemia (glucosa alta en sangre) se sabe que existe una proporción de gatos, que pese a tener el azúcar alto no son diabéticos. Estos gatos tendrían la glucosa de leve a moderadamente elevada. Estos gatos presentaban en un 17% alteraciones cardiorrespiratorias, otras enfermedades endocrinas en un 13% y tumores en un 15%. Un síntoma característico como es beber mucho agua y orinar en gran cantidad sólo estaba presente en un 5% de estos gatos. La polifagia (exceso de consumo de alimento), sólo estaba presente en un 2% de los casos.

-El mejor método para tratar la flatulencia en el gato es el cambio de alimentación. Se deben suministrar alimentos de fácil digestibilidad ofrecidos en pequeñas cantidades varias veces. Esto reduce los residuos de alimentos disponibles para la fermentación bacteriana en el intestino grueso y reduce la producción de gas. En otras ocasiones el problema se resuelve cambiando las fuentes de proteínas y de carbohidratos. Por ejemplo en un gato que come una dieta seca de pollo, maíz y semilla de soja, bastará con cambiarla por otra a base de cordero, arroz y cebada. Son útiles también los carminativos, como subsalicilato de bismuto o el acetato de zinc, así como antibióticos no absorbibles.

-Los últimos estudios sobre el virus de la calicivirosis felina indican una gran capacidad de mutación de su agente causal, por lo que el uso de las vacunas simples empleadas ve reducida su efectividad. Los últimos casos diagnosticados en Gran Bretaña, han demostrado que los gatos afectados no presentan los síntomas típicos que estábamos acostumbrados a ver, como problemas respiratorios y úlceras en la boca. Se presentan ahora síntomas como fiebre elevada, pérdida de voz, inapetencia e ictericia, con necrosis hepática. Estos casos han afectado gatos vacunados y sin vacunar. La mayoría de los casos se detectaron en gatos adultos a diferencia de los gatos más jóvenes que mostraron un cuadro más benévolo, seguramente como consecuencia de vacunaciones más recientes.

-Estudios muy recientes demuestran que la ciclosporina A será muy útil en el tratamiento de las dermatosis alérgicas de los gatos, como son el granuloma eosinofílico, la placa eosinofílica, la úlcera indolente y el granuloma lineal, así como gatos con picor y estomatitis crónica. La mejor noticia, además de la curación de las lesiones, es que los gatos no presentaron efectos secundarios a la medicación.

-Son conocidos los procesos alérgicos que presentan los gatos y que provocan síntomas que afectan a la piel, al sistema respiratorio y al tracto gastrointestinal. Para su tratamiento los veterinarios recurrimos a los glucocorticoides. Pues bien, dado que estos medicamentos si se utilizan durante mucho tiempo pueden provocar problemas a largo plazo, actualmente se están realizando ensayos con un compuesto llamado ceterizina, que es un antihistamínico de segunda generación utilizado habitualmente en medicina. Se ha comprobado que no produce ningún tipo de efecto secundario en los gatos, aunque queda por establecer la dosis óptima y las aplicaciones para que las que podrá ser usado.
-El azúcar es sumamente útil para el tratamiento de heridas abiertas contaminadas, así como de quemaduras. Se debe aplicar una capa de azúcar de 1cm previa limpieza y eliminación de los tejidos muertos. Tapar con una venda y cambiarla una o dos veces al día. En cada cambio de venda será necesario lavar la herida. Continuar con el tratamiento hasta que la herida quede cerrada y los tejidos estén sanos.

-Las enfermedades cardiacas más comunes en los gatos son las malformaciones de las válvulas tricúspide y mitral y defectos en septo ventricular, aunque la más frecuente es la micardiopatía hipertrófica. Sobre esta última en muchos casos se ha demostrado la etiología hereditaria en gatos mestizos y de pura raza. En el caso de los gatos Maine coon se sabe incluso que el patrón es autosómico dominante.

-La llamada insulina Glardina es una estupenda opción para el tratamiento de gatos diabéticos. Se trata de una insulina recombinante humana genéticamente modificada que tiene la virtud de disminuir la presencia de picos durante su acción. Tiene la gran ventaja de poder administrarse tan sólo una vez al día.
Fuentes de información: revistas veterinarias Argos y Consulta de Difusión Veterinaria.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Gato.

José Enrique Zaldívar Laguia.

5 comentarios:

Violeta dijo...

hola... tengo una duda del tamaño del mundo.... cuales son las dodis dela ivermectina tanto en perros y gatos? que tan recomendable es?y cuales son sus presentaciones?

Naturalmente dijo...

En el ambiente salvaje, los animales buscan por instinto las plantas que ayudan a promover la digestión sana y de tal modo a prevenir los gases digestivos excesivos. Podemos ayudarles proporcionando tónicos digestivos bajo la forma de remedios naturales para mascotas seleccionando ingredientes herbarios y homeopáticos para promover eficazmente la digestión y la absorción eficientes del alimento, mientras que sirve como tónico digestivo maravilloso para su perro o gato - ayudando a mantener la comodidad digestiva y funcionamiento normal.

Efi (la gata naturalista) dijo...

Qué interesante, gracias por toda esta información.
Saluudos de una gata diabética y con IR! y feliz!!

V.Ametza dijo...

¿Dónde se puede conseguir el gel transdérmico de metimazol para el hipertiroidismo felino?

Alessia Salcedo dijo...

Nadie sabe escribir en español y me hablan de estudiar veterinaria, burros!