viernes, 20 de agosto de 2010

miércoles, 11 de agosto de 2010

ACLARACIONES POR ALUSIONES




Resulta curioso que algunos compañeros veterinarios salgan ahora del armario para reconocer que el toro sufre en los espectáculos populares como los "Bous al Carrer" o los "Correbous".
El silencio administrativo en mi profesión sobre este tema, viene de muy antiguo, pero ha bastado con que las corridas de toros hayan sido abolidas en Cataluña para que el Presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, y el de la Asociación de Veterinarios Especializados en Espectáculos Taurinos se hayan pronunciado al respecto.

Bienvenidos al club...

Afortunadamente, los que estamos bajo sospecha, los que según dicen hemos sido utilizados para oscuros intereses nacionalistas y separatistas, ya habíamos hablado del sufrimiento de estos animales mucho antes de que se pusiera en marcha la ILP.

Badiola: "Los toros tienen miedo y sufren fuerte estrés"

AVAT: "El sufrimiento de los toros bravos en los correbous"

Ponencia presentada en el Parlamento Europeo en el año 2008, dos años antes de la aprobación de la ILP en Cataluña. (José Enrique Zaldívar Laguia) (Presidente de AVAT):

Informe técnico veterinario sobre el sufrimiento del toro en algunos festejos populares.

Curiosamente, en aquella tribuna, la de Bruselas, me acompañaban Jordi Portabella (ERC), y Raúl Romeva (ICV), políticos de dos partidos han votado en favor de la ILP porque, según los taurinos, se trata de un símbolo de la identidad nacional española.

Uno de mis compañeros de viaje, al que "he llevado las maletas" en su reivindicación nacionalista antitaurina, se pronunciaba claramente sobre los "Correbous" hace muy pocos días.

El tiempo dará o quitará razones, pero desde nuestra asociación no vamos a cejar en el empeño que nos ha traído hasta aquí: la abolición de todos y cada uno de los espectáculos en los que estos animales son utilizados, provocándoles un sufrimiento inútil.

domingo, 8 de agosto de 2010

PROHIBIR LA CRUELDAD

TRIBUNA: JAVIER DE LUCAS

Prohibir la crueldad

JAVIER DE LUCAS 08/08/2010

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Prohibir/crueldad/elpepuespval/20100808elpval_9/Tes

No hace falta ser Cicerón ni Kant para saber que la libertad necesita de leyes. Y, por tanto, de prohibiciones y sanciones. Cierto es que el principio básico, en un Estado democrático de Derecho, es la presunción general a favor de la libertad. Lo que significa que quien pretende limitarla debe probar las buenas razones que justifican esa decisión en concreto. Pero nadie se extraña ni juzga que sea liberticida la existencia del Código Penal, aun en su sentido mínimo acorde con el espíritu garantista, por el que se limita la "libertad" del maltratador, del contaminador, de quien discrimina indebidamente, de quien tortura o abusa, causando daños que no tienen justificación.

La ley aprobada por el Parlament de Catalunya es una decisión tomada a favor de la libertad

Eso viene a cuento para decir que la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) aprobada en el pleno del Parlament de Catalunya por mayoría absoluta el miércoles 28 de julio, por la que, dicho de forma sencilla, se prohíbe la celebración de corridas de toros en Catalunya a partir de 2012, no es un proyecto liberticida. Se trata de una decisión a favor de la libertad, como cualquier ley aprobada democráticamente. Y los que hemos colaborado en esta ILP y asistimos con emoción contenida a la votación lo entendemos así. Es una medida que, a entender de quienes la hemos promovido, contribuirá a una sociedad un poco menos cruel y violenta y, por tanto, más decente, más civilizada, más libre. Algo que precisamente hemos tenido ocasión de discutir en las Jornadas organizadas por el Instituto de derechos humanos de la Universitat de València, en un debate que tuvo amplio eco en los medios de comunicación.

Me gustaría recordar dos aspectos que quizá no se han destacado suficientemente en estas últimas horas, al calor del debate. El primero es que se trata de una ley que nace de un procedimiento difícilmente reprochable en términos de legitimidad democrática, ciudadana. Ante todo, porque es el fruto de la iniciativa de más de 180.000 ciudadanos de Catalunya, movilizados por el trabajo de los miembros de la Plataforma Prou, que concitó la respuesta de unos centenares de voluntarios que realizaron la labor de concienciación, de persuasión para obtener el apoyo popular. No es una imposición de una élite arbitraria apoyada por camarillas políticas ajenas al sentir popular. No obedece a un modelo identitario, particularista. Se trata de una propuesta de miles de ciudadanos de a pie, que tratan de conseguir una lógica y legítima aspiración: que el Derecho recoja lo que consideran valioso, con buenas razones que se someten a debate y ponderación frente a otras. Eso es sencillamente el juego democrático. Y lo han conseguido no mediante un lobby poderoso y oculto, sino después de un íter parlamentario difícilmente reprochable en lo que se refiere sobre todo a los trabajos de la Comisión, al debate abierto, con tiempo, en el que han tenido cabida los argumentos científicos, éticos, jurídicos, económicos y políticos de las posiciones en juego. Creo que todos los ciudadanos pueden estar satisfechos de este ejercicio de seny, que no ha excluido la confrontación, incluso la radicalidad, pero que ha guardado casi siempre el respeto a las reglas de juego y a las argumentaciones del otro.

El segundo, que su propósito forma parte de un proyecto que está muy lejos del fundamentalismo liberticida, del afán prohibicionista, de la moralina. Lo que mueve a la Plataforma Prou y a quienes apoyamos esta iniciativa es en primer lugar consecuencia del mejor conocimiento de la realidad que nos proporciona la ciencia: la biología evolutiva, la etología, la ecología, pero también la psicología, que demuestran la crueldad y el daño inseparables de esta fiesta que puede ser bella e incluso socialmente arraigada en amplios sectores de la población, pero a un precio -la crueldad, el maltrato, la muerte en aras de la diversión y el goce estético- inaceptable. Nos mueve también la conciencia de que el desarrollo sostenible, la viabilidad de un proyecto de supervivencia global exige otro tipo de contrato con el resto de la naturaleza de la que formamos parte los seres humanos y de la que nosotros, precisamente los humanos, somos particularmente responsables. Algo que no se obtendrá mediante la prédica ni la imposición, sino a través de la argumentación, del libre debate.

No niego que esa iniciativa no haya podido ser objeto del juego partidista en el Parlament, sujeto a las coyunturas electorales y muy recientemente trufado por las consecuencias de la Sentencia del Estatut. Pero eso no es lo que importa a la hora de valorar este paso adelante. Como aseguraba el manifiesto de la Plataforma Prou, leído en la conferencia de prensa al acabar la votación, estamos convencidos de la justicia y oportunidad de esta causa y satisfechos del trabajo bien hecho y de este resultado. Y sin embargo, no es más que un paso. Queda mucho por hacer. Hay que saber explicar mejor los argumentos de la causa que aboga por los derechos de los animales no humanos, por el respeto a sus necesidades básicas, por el imperativo de no causar un daño carente de justificación. Esta es una tarea de persuasión, incluso, de educación ciudadana. Un ejercicio de la ciudadanía activa. Un episodio de democracia que no debiera ser tan raro.

Javier de Lucas es catedrático de Filosofía del Derecho de la Universitat de València

sábado, 7 de agosto de 2010

EL TORO MARICÓN

Los taurinos, Disney, y el antropomorfismo.
En el argumentario taurino se abusa al achacar al movimiento abolicionista cierta tendencia a ver a los animales como nos los enseñaba Disney y luego su factoría en sus películas, como si no fuésemos capaces de distinguir entre un "dibujo animado" y un ser vivo. También es frecuente oírles decir que tenemos cierta tendencia a atribuir rasgos y cualidades humanas a las cosas, si es que los toros, por poner un ejemplo, pueden ser consideradas como tales. Lo llaman antropomorfismo.

Pues bien, una de mis lecturas de verano es un libro firmado por Álvaro Domecq y Díez que lleva por título. "El toro bravo". Se trata de un extenso estudio de todo lo relacionado con este animal, desde su nacimiento hasta su muerte, sea ésta natural o en el coso taurino.

Esta mañana, en un capítulo que se denomina "la sensualidad del toro", me he encontrado con una serie de referencias a la naturaleza de este animal, en las que se alude a ciertas "cualidades" del mismo, que dejan bien claro quienes son los que atribuyen a dicha "cosa" rasgos y cualidades humanas:

Según una tesis defendida por Piit Rivers en 1983, y haciendo alusión a la virilidad que representaba el toro en algunas culturas, y en otras a la fecundidad, se dice:

El toreo, sacrificio de un toro, supondría un intercambio, una representación simbólica de un intercambio de sexo entre el matador, tomando éste al principio un papel femenino, y el toro. La inmolación de éste lega su poder generativo al vencedor y a través de él al público. De ese modo, a la corrida de toros se la ha definido "como un rito de fertilidad".

Pero lo mejor viene a continuación:

"Cuando a los becerros les faltan las hembras, suelen montar unos sobre otros, en especial al moverlos y reunirlos, y allí empieza el problema. A veces aprovechan al de menos fuerza y lo someten hasta que se acostumbra a que lo monten y aún lo cubren; conviene alejarlo de esta furia, puesto que con tantos saltos cabe el riesgo de lastimarle los riñones e incluso las paredes de su interior anal (sic), daños a veces difíciles de curar. De todas formas esa tendencia nefanda a cubrirse existe hasta la edad madura de cuatro años, cuando ya el toro no se deja, ordinariamente saltar, pese a que alguno se deje, lo que obligue a retirarlo de inmediato.

Jean Gerimont, en 1924, se refiere a estos ejemplares como "el toro maricón": es un fracasado, vencido en todas las peleas, después de haber recibido las cornadas de todos sus compañeros. Tal ser degenerado es irritable y peligroso al peatón, al jinete, al carruaje o automóvil.

En las ganaderías bravas hay una frase que delata: "A este toro lo han hecho maricón", y es cierto, porque otros con más fuerza lo montan y acaban haciéndolo.

Los toros además de dos años, e inclusive antes, llegan a masturbarse. Es una práctica común en todos, pero no llegan a enviciarse hasta el punto de debilitarse físicamente.

Nota mía: menos mal que tampoco se quedan tontos, como nos decían a nosotros en nuestra infancia (cosas del franquismo).

No quiero terminar sin añadir dos cosas de interés muy comprobado, continua el autor. El toro que resulta maricón en la pradera, no condiciona por ello su bravura, los he lidiado mansos y extraordinarios, la fiereza y la bravura han quedado intactas.

Pues menos mal, Don Álvaro, ya me quedo más tranquilo.

martes, 3 de agosto de 2010

ESTO TAMBIÉN ES TAUROMAQUIA

Cuando todavía hay muchos cínicos que identifican la prohibición de las corridas en toros en Cataluña con una pretendida reivindicación nacionalista, en un pueblo próximo a Madrid, El Escorial, sus habitantes, veraneantes y políticos, todavía son capaces de consentir esto:

Vídeo de la becerrada 1

Vídeo de la becerrada 2

Vídeo de la becerrada 3

Fotos

Y lo más repugnante de este espectáculo es que, un político madrileño, tiene la desfachatez de hacer una clara declaración de intenciones: "aprueba esta brutalidad porque es tradicional practicarla".

Madrid se opone a prohibir las becerradas porque la fiesta del toro está "enraizada en la cultura de todos los españoles"

Francisco Granados, ha arremetido contra la "obsesión" de Zapatero de "prohibir absolutamente todo y de inculcar hábitos saludables"

Madrid. (EUROPA PRESS).- El consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno regional, Francisco Granados, se ha mostrado en contra de prohibir las becerradas en la región, tal y como le ha solicitado la Federación de Asociaciones de Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, y ha justificado su decisión en el hecho de que la fiesta del toro "está enraizada en la cultura y las costumbres de todos los españoles".

Tras la colocación de la primera piedra de la nueva sede de la Policía Local y la Casa de la Juventud en Collado Mediano, Granados se mostró "muy en contra" de prohibir. En este punto arremetió contra la "obsesión" del presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y del Partido Socialista de "prohibir absolutamente todo y de inculcar hábitos saludables".

La Federación de Protectoras animales solicitó este lunes a Granados que prohíba y suspenda de forma inmediata las becerradas anunciadas para este verano en los festejos populares de la región por el "cruel trato" que en ellas se da a las vaquillas.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de la asociación, Matilde Cubillo, denunció que los becerros son lidiados por gente no profesional, que estocan sin preparación banderillas en el costado y en el cuello al animal. Asimismo, ha calificado de "una bárbara tortura" que, una vez que el animal está exhausto y se desploma al suelo, "se abalanzan encima de él para apuntillarle".

"No es lógico ni civilizado que un pobre becerro muera en una plaza entre los gritos de la gente y la tortura en un espectáculo tan bárbaro. Los que disfrutan viendo sangre y pagan por registrarse en una lista para matarlos no tienen la mente sana. Por eso pedimos a los ayuntamientos y a la Consejería, que es quien autoriza los festejos, que los prohíba ya", ha apostillado Cubillo.

En relación con la polémica sobre la prohibición de las corridas de toros en Catalunya, la presidenta de Fapam ha apostado por la prohibición de todo tipo de festejos con animales, incluidos los 'correbous', los encierros y los toros embolados "porque les provocan un estrés muy fuerte y luego son llevados a otras plazas para torearles y matarles".

Por su parte, desde el departamento que dirige Francisco Granados han manifestado a Europa Press que la Consejería no tiene potestad para prohibir estos festejos, al tiempo que explicó que los novilleros que participan en las becerradas cuentan con un carné profesional expedido por el Ministerio de Interior.

domingo, 1 de agosto de 2010

ABOLICIÓN DE LAS CORRIDAS DE TOROS EN CATALUÑA






Dentro de poco menos de año y medio, los toros de lidia ya no podrán descargar betaendorfinas como consecuencia del sufrimiento al que eran sometidos en La Monumental de Barcelona, no habrá más sangre manando de las heridas abiertas por las puyas y las banderillas, no habrá más pulmones destrozados por el estoque, no habrá más toros suplicando al torero ser descabellados, no habrá más toros convulsionando mientras se les clava la puntilla, no habrá más toros desangrados arrastrados por la arena. Todo esto se ha terminado en Cataluña, y ahora nos toca tomar el testigo para conseguirlo en el resto de España.

En la mañana del día 28 de julio de 2010, el Parlamento de Catalunya iniciaba el pleno en que terminaba el largo recorrido de la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) que planteaba la abolición de las corridas de las corridas en la Comunidad Autónoma Catalana.

Un "sencillo" trámite como era la modificación de la excepción A del artículo sexto de su Ley de Protección, la más avanzada de todo el estado español, supondría que a partir del 1 de enero de 2012, en la única plaza de toros que queda activa, la de Barcelona, no se torturarían y maltratarían mas toros de lidia.

Un grupo de ciudadanos catalanes, agrupados bajo el nombre de Plataforma PROU, fueron capaces de recoger más de 180.000 firmas, que una vez presentadas en el Parlamento de Cataluña, obligaban por ley a la tramitación de dicha Iniciativa.

La propuesta seguía adelante tras una votación anterior, y tras ser escuchadas todas las posturas y argumentaciones a favor y en contra de la Iniciativa en la Comisión de Medio Ambiente, y salvarse un posterior recurso a la Comisión de Garantías Estatutarias presentado por el PP, la votación final quedaba emplazada para el mes de julio. Primero se fijó la fecha del 19, para ser pospuesta hasta el día 28.

Yo tuve la suerte de ser invitado a explicar en mi calidad de veterinario (no de etólogo, ni de biólogo), el sufrimiento del toro durante la lidia. Mis compañeros de viaje en la derrota dialéctica que sufrieron los taurinos, fueron escritores, biólogos, políticos, legalistas, filósofos, y animalistas: Nuria Querol, Mercedes Cano, Pablo de Lora, Jesús Mosterín, Jorge Wagensberg, Antonio Moreno, Espido Freire, Josep María Terricabras, Jordi Casamitjana, Robert Bylveni, Javier de Lucas, Monica Frassoni, Jordi Portabella, y Leonardo Anselmi. Nadie ha puesto en duda que nuestros argumentos superaron con creces a los que esgrimieron los taurinos, y yo estoy convencido de que, aunque se dijo que no valdrían para nada, sí hicieron cambiar el voto de algunos diputados.

Y así fue como el miércoles pasado, ante una gran expectación, con cientos de medios de comunicación acreditados tanto nacionales como extranjeros, Cataluña dijo: ¡PROU!

Y de nuevo tuve la suerte de vivir en directo este histórico acontecimiento: invitado por el Parlamento de Cataluña, gocé de una posición de privilegio para asistir al pleno, para oír las excelentes exposiciones de la portavoz de la Plataforma PROU (Anna Mulá), del representante de CIU, del de ERC, y de ICV-EUiA, y los agotados discursos del representante de Ciudadanos-Partido de la Ciudadania, del PP, y del PSC, que acudieron con el cartel de derrotados.

Con respecto a este último partido, el PSC, es de alabar que en el último momento diera libertad de voto a sus representantes en la Cámara catalana, hecho que fue interpretado como una traición por los taurinos.

La ILP por la abolición de las corridas de toros en Cataluña, ha sido un magnífico escaparate en el que deberían mirarse el resto de las comunidades autónomas que presumen de tener parlamentos democráticos. Cataluña ha dado una lección al resto del estado español, y me ha hecho sentir, una vez más, que allí realmente se mira y se siente a Europa.

Después vinieron las celebraciones, los besos, los abrazos, y las lágrimas de alegría de los que creemos que el BIENESTAR ANIMAL debe de estar por encima de cualquier Bien de Interés Cultural.

Tan sólo me queda dar las gracias a los compañeros de la Plataforma PROU, y a todos aquellos que han trabajado en favor de esta justa y noble causa haciendo posible que este sueño se haya hecho realidad; el sueño de poder prohibir algo que debería estar prohibido en nuestro país hace muchos años, la tauromaquia.

El Parlament ha aprovat la llei que prohibeix les curses de toros a Catalunya a partir del gener del 2012, resultat d'una iniciativa legislativa popular (ILP) presentada per la plataforma Prou amb el suport de 180.000 signatures.

La llei ha superat la votació amb 68 vots a favor (32 de CiU, 3 del PSC-CpC, els 21 d'ERC i els 12 ICV-EUiA), 55 en contra (7 de CiU, 31 del PSC-CpC, els 14 del PPC i els 3 del grup mixt) i 9 abstencions (6 de CiU i 3 del PSC-CpC).

Amb l'aprovació es modifica l'article 6 del text refós de la llei de protecció dels animals, aprovat pel decret legislatiu 2/2008, perquè es prohibeixin "les curses de toros i els espectacles amb toros que incloguin la mort de l'animal i l'aplicació de les sorts de la pica, de les banderilles i de l'estoc", prohibició de què queden excloses les festes amb bous sense mort de l'animal, els correbous.

El debat ha començat amb la intervenció d'Anna Mulà, membre de la plataforma promotora de la ILP, que ha defensat la iniciativa. "Nosaltres hem acabat la feina i els transferim la responsabilitat a vostès, que poden decidir si Catalunya vol continuar fent espectacle de la mort o prefereixen que l'ètica, la compassió i la raó acabin triomfant", ha dit. A continuació han intervingut els representants dels grups parlamentaris: Josep Rull (CiU), David Pérez (PSC-CpC), Joan Puigcercós (ERC), Rafel Luna (PPC), Francesc Pané (ICV-EUiA) i Albert Rivera (grup mixt).

Diversos membres de la plataforma Prou i de col·lectius pro taurins, entre els quals el torero Serafín Marín, han seguit el debat des de la llotja de l'hemicicle.

Aquesta és la quarta ILP que el Parlament aprova des que des del 1995 se'n poden presentar. La primera a prosperar va ser la de suport a les seleccions esportives catalanes, el 1999, i les següents, el 2004, la de regulació de la incineració de residus i la de creació de llars d'infants de qualitat.