jueves, 27 de septiembre de 2007

ANIMAL: LA PELÍCULA




Después de un verano en el que miles de toros han vuelto a ser humillados y torturados en las plazas y fiestas patronales de la España negra, tenemos el GRANDISIMO PLACER de anunciaros el estreno del largometraje "ANIMAL".


Las entradas están ya a la venta (Telentradas Caixa Catalunya), no esperéis a reservar las vuestras. Hay en principio un único pase, pero de nosotros depende que las agotemos y puedan haber más.


Hemos de apoyar este documental y que sea el preámbulo del éxito de la película que se rodará próximamente.


El equipo de "Animal" ha estado rodando en plazas de toros o en fiestas salvajes como las de Coria o Tordesillas, cuyas escenas alternará con opiniones de diversos personajes del mundo animalista, así como del arte y la cultura.


Os esperamos a tod@s en el estreno, que tendrá lugar en el marco del Festival de cine de Sitges el próximo 12 de octubre.




web oficial de la película




podéis ver un fragmento del documental Tysser (corto) de la película.


enlace donde podéis ver un fragmento del documental, podéis leer lo último que he escrito y que ha sido publicado al respecto.

ANIMAL
EL DOCUMENTAL
Tras dos años de trabajo – desde sus tímidos inicios en diciembre de 2005 con las reuniones de pre-producción - hasta el día de hoy – 4 de septiembre de 2007 – los responsables de “ANIMAL” el documental han trabajado, han luchado, han sufrido y han llorado – sobre todo esto último – en la realización del film. Pero no eran lágrimas que vinieran derivadas por problemas de rodaje, en absoluto, eran lágrimas de sufrimiento al ser testigos en primera persona de toda la barbarie que el film refleja. Y testigos mudos ya que peligraba nuestra integridad física. Y testigos amargos ya que no podíamos ni debíamos mostrar un atisbo de rechazo ante lo que nuestras cámaras estaban grabando. Sin embargo, la profesión va por dentro y gracias a todo el apoyo y cariño recibido por parte de amigos animalistas directamente o a través de nuestra página web conseguimos este plus de fuerza para seguir adelante.
“ANIMAL” (El documental) es un recorrido por la España más bárbara culturalmente, pueblos y ciudades que se acogen a un pretexto amparado en ancestral tradición, en algún Santo Patrón o en oscuros intereses económicos. De hecho a lo largo del film pudimos comprobar como todos los festejos que se realizan con maltrato, humillación y muerte de un animal esconden un gran, un enorme “botellón” patrocinado, subvencionado u orquestado por los propios ayuntamientos o gobiernos autonómicos. Pero la gran pregunta, ¿Es tolerable en pleno siglo XXI, es ético, es preciso y es moral utilizar seres vivos sintientes para con su agonía poder disfrutar, reír, divertirse, etc.? Coria, Tordesillas, Denia, Pamplona, San Roque, El Delte de l’Ebre, Barcelona y Madrid son los tristes protagonistas (y hay muchísimas más) de lo cruel y vil que puede ser el hombre en su afán de buscar divertimento salpicado de sangre. Afortunadamente, y como todo en la vida en “ANIMAL” (El documental) tenemos la antítesis de esos vergonzosos actos de crueldad intolerable. Por un lado Sitges, ciudad anti-taurina, que muestra la otra cara de cómo celebrar fiestas y divertirse sin tener que maltratar ningún ser vivo e indiscutiblemente las interesantísimas opiniones de personajes algunos famosos otros menos conocidos e incluso algunos anónimos que prestan su voz, su testimonio, su lucha contra la sin razón y apuntan una gran dosis de sentido común además de una gran, una enorme generosidad hacia el toro bravo, nuestro triste protagonista.
A todo aquel que ha colaborado en el film, delante, detrás de la cámara, facilitando documentación, colgando carteles, dando ánimos desde España, Perú, Colombia, Argentina, México, Inglaterra, Alemania, Holanda, etc., a todo aquel que ha dedicado un solo minuto de su vida a manifestarse o pronunciarse en contra de esta lacra mal llamada “fiesta nacional”, a TODOS muchísimas gracias.
FICHA TECNICA
Título original: “ANIMAL” (el documental)
Nacionalidad: España
Año de producción: 2007
Duración: 90 minutos
Productora: Artistic P.C.
Director: Angel Mora
Productores ejecutivos: Liliya Romanova y Angel Mora
Ayudante de dirección y director 2ª unidad: Sergi Moreno
Director de fotografía: Joel Micheli
Cámaras: Joel Micheli y Sergi Moreno
Maquillaje: Lidia Lopez
Música original: Santi Cerni y Rubén Mesado
Efectos digitales: Excelsys-arts
Montaje: Sergi Moreno y Angel Mora
Edición: Sergi Moreno y Joel Micheli
Basada en una idea original de: Angel Mora
Guión: Angel Mora y Sergi Moreno
Con la intervención por orden de aparición de:
Carmen Mate, Kontxi Reyero, Luis Luque, Jorge Riechmann, Lucía Etxebarría, Ramón Mañé, Montse Escartín, Aitor Legardón, María Jesus Bocos, Rosa Montero, Carles Soliva, Jesus Mosterín, SKA-P, Ojos de Brujo, Odile Rodriguez de la Fuente, Montse del Olmo, Luis GilPerez, Nieves Camarero, Africa Gallego, Carla Cornellá, Santiago Lopez Castillo, Cristina García Moreno, Jordi Portabella, Ruth Toledano, Pablo de Lora, Igor Parfenov, Magda Oranich, Anna Mulá, Angel Esteban, Arturo Perez, Xavier Bayle, Isabel Gonzalez, Manel Maciá, Hellen Slusarchi, Andreu Bosch.
Agradecimientos especiales:
Graciela Candela, Eric Gallego, Hugo Alonso, Josep Jorda, Toni Jaumar, Helena Escoda, Lluis y Marta, Libera, Fundación Altarriba, P.E.T.A., A.D.D.A., Actyma, Galgos sin fronteras, P.A.C.M.A., F.A.A.D.A., Zoológico de Barcelona, Fundación Félix Rodriguez de la Fuente, Ajuntament de Sitges, Ajuntament de Barcelona, Colegio de abogados de Barcelona, Julián Rafalko, Angel Padilla, Kepa Tamames, Juan Behr, Consuelo Polo, Miquel Foraster, Antonio Mayans, Hector García, Jose Luis Lago, Maricel Televisió, Escola Esteban Barrachina de Sitges y a los niños y profesores que colaboraron en el rodaje del film.
http://www.animallapelicula.com/
© Artistic P.C. 2007 / Santiago Rusiñol, 36 /08870 SITGES (Barcelona) Te.Fax. 938146070

DATOS DEL DIRECTOR
Angel Mora, director sitgetano rueda su primer film con sólo 11 años, un corto en super 8 milímetros titulado “El cielo se tiñó de rojo”. Realiza hasta 35 cortometrajes en todos los formatos amateurs. Estudia dirección de cine en el C.E.C.C. y en 1.988 debuta en el cine profesional como ayudante de producción en “La bahia esmeralda” de Jesús Franco, con George Kennedy, Fernando Rey y Robert Foster. Entre 1.988 y 1.996 trabaja en más de 15 largometrajes. En 1.996 rueda su opera prima “Selva roja” protagonizada por Carlos Reig (“Los abandonados”) y Marta Gil (“La mujer más fea del mundo”). Posteriormente dirige entre otras “Gorex”, “Vampira”, “The snuff game” y “Kannibal”. En 2.005 empieza la pre-producción de su proyecto más ambicioso: “ANIMAL” un bíptico formado por un documental (de próximo estreno) y un film de ficción (actualmente en fase de pre-producción). Paralelamente ejerce de productor en “Sangra Babylon” de Jose L. Armetta y co-produce “Noin” de Hernán Saez. Su trabajo más reciente es ayudante de dirección y productor ejecutivo de “La gaviota” (A.K.A. “Empusa”) de Jacinto Molina, protagonizada por Paul Naschy, Saturnino Garcia, Antonio Mayans, Paco Racionero y Laura de Pedro.

PUBLICADO EN EL DIARIO DE LA RIOJA

Hoy, el diario de La Rioja, publica dentro de su Tribuna de opinión, el artículo que les remití recientemente, como respuesta a las conclusiones del Dr. Illera, sobre el sufrimiento del toro durante la lidia.
Mi máximo agradecimiento por ello.


El toro sí sufre
27.09.2007 -
JOSÉ ENRIQUE ZALDÍVAR

El pasado día 12 se celebró en la Universidad de Logroño una conferencia en la que el doctor Illera expuso sus estudios sobre el sufrimiento del toro en la lidia. En base a ellos ha llegado a la conclusión de que gracias a su especial sistema neuroendocrino, éste animal no padece ni sufre tanto dolor y estrés como los antitaurinos pensamos. Basa su conclusión en los altos niveles de betaendorfinas que ha hallado en su sangre y en los bajos niveles de Cortisol y de ACTH, que deberían ser muy altos si realmente el toro sufre tanto. A través de diversas lecturas científicas yo he llegado a la conclusión contraria. A mayor nivel de betaendorfinas mayor es el dolor padecido. En cuanto a la ACTH y el cortisol, las lesiones neurológicas que la puya, las banderillas y el estoque producen en el sistema nervioso del toro impiden que los estímulos y las respuestas al estrés sean las esperadas, es decir, la descarga de grandes cantidades de ACTH y cortisol. La integridad del sistema nervioso es condición indispensable para la que la respuesta neuroendocrina (sistema nervioso-repuesta hormonal) sea normal, es decir, la esperada. Las fracturas de algunas estructuras vertebrales, las roturas musculares, las hemorragias en el canal medular y el destrozo de algunas estructuras de la conducción nerviosa impiden que el cerebro reciba por transmisión nerviosa la orden de descargar el cortisol que un organismo que está siendo sometido a ese sufrimiento físico y psíquico debería producir en enormes cantidades. Esto no ocurre en el toro transportado o en el toro que sale al ruedo y no es lidiado, que tienen altas tasas de ACTH y cortisol y bajas de betaendorfinas. La razón es sencilla: su sistema nervioso está integro. No hay lesiones que alteren la conducción nerviosa y como consecuencia la respuesta hormonal. Es un error pensar que las betaendorfinas son neutralizadoras del dolor; o, mejor dicho, es una verdad a medias. Se sabe que son sustancias que se producen ante él, pero también ante el estrés. Para mí, más que otra cosa son medidores de la intensidad del dolor. La alteración de las vías de conducción nerviosa, de las que hablé antes, podríamos pensar que también deberían afectar a la respuesta del cerebro para la producción de betaendorfinas, pero se sabe a ciencia cierta que los organismos son capaces de producirlas por otros mecanismos cuando no hay integridad del sistema nervioso. Resulta importante que se sepa que en estudios realizados en mujeres de parto, las que lo consideraron en cuanto a la intensidad o sensación de dolor «insufrible» tenían en su sangre muchas más betaendorfinas que las que lo consideraron «doloroso», y éstas más que las que lo consideraron «tolerable». Es decir, cuanto menos doloroso fue, menos betaendorfinas se detectaron. Por tanto, a mayor dolor mayor descarga de betaendorfinas. También ha quedado demostrado que a menor estrés y ansiedad ante el parto por parte de la mujer, menor es la descarga de betaendorfinas. Y para terminar, decir, que los fetos nacidos de partos difíciles tenían más betaendorfinas en su sangre que los que nacieron en partos sin complicaciones. A mayor sufrimiento fetal, más betaendorfinas. El tiempo de descarga de estas sustancias, al que se da tanta importancia, no carece de ella, pero no modifica ninguna de mis conclusiones ya que en el parto, en los instantes en que el dolor es más intenso (expulsión del feto) es cuando más betaendorfinas se detectan en la sangre de la madre y en el feto. Mis fuentes científicas de información están accesibles a quién quiera consultarlas en Internet.

lunes, 24 de septiembre de 2007

EL PERIÓDICO DE CATALUÑA NO CUENTA TODA LA VERDAD




El caballero con la entrada en la mano se decidó a pasar entre los antitaurinos llamándoles todo lo que se le ocurrió. El señor que habla con el mosso, sí zarandeo a una muchacha que quiso entregarle un folleto de propaganda.




Tarde de toros
• Activistas antitaurinos abuchearon al público que fue a ver la corrida de la Monumental

Protesta Antitaurinos ante la Monumental, ayer.
OLGA MERINO
Acudir a los toros después de los canelones y del tortel de nata es muy de fiesta mayor. A ser posible con puro, ya sea faria o Cohiba, que de todo hubo ayer en la plaza. Lo chocante fue entrar en la Monumental entre gritos de "asesino" y "torturador", como si el aficionado fuese el Sacamantecas o el mismísimo Pinochet, aunque bien es cierto que alguno llevaba gafas oscuras que imponían. Contados a ojo de buen cubero, unos 200 activistas antitaurinos se congregaron en el cruce entre Gran Via y la calle de la Marina para zarandear y abuchear a la concurrencia con consignas del tipo: "La tortura no es cultura", "Corridas igual a barbarie" y "Si entráis, no váis a salir". También repartieron esquelas por los 108 toros "ejecutados" en el coso barcelonés esta temporada. Durante toda la jornada, simpatizantes de diversos grupos contrarios a la fiesta --Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal, Barcelona Mata y Associació Animalista Libera-- organizaron actos de protesta en toda la ciudad pidiendo la abolición de las corridas. Desde la acera de enfrente, el público que acudía a ver torear a César Rincón, José Tomás y Serafín Marín no se quedó callado. Contestó a los agravios haciendo la uve de victoria, cuernos con los dedos y soltando palabras de cierto grosor. "Si esta tarde no llega a haber policía, se arma una pajarraca de las buenas", comentó un caballero. "A estos les paga Carod-Rovira", terció otro. "No pueden hacernos mejor propaganda", sentenció un tercero. Opiniones, para todos los gustos. La barahúnda fue caldeándose y parecía que iba a llegar a mayores, de tal suerte que a algún mosso se le puso cara de guardia civil. Los ánimos, por fortuna, se apaciguaron. Si algo positivo tiene este montaje acomodaticio y candongo al que llamamos democracia, es que cada uno puede decir, en teoría, lo que piensa. Y no pasa nada. Llenazo absoluto en la plaza. Ambiente, sobre todo en gradas y andanadas. Ganas de ver buen toreo. Guayabera y Varón Dandy. Taconazos y abanico. Trajes de lino. Sombrero de paja. Pañuelo asomando por el bolsillo de la americana. Turistas rusos traídos de Lloret en autocar. Menos famoseo en la Monumental que el 17 de junio, lugar y fecha que escogió el diestro José Tomás para volver a los ruedos: Fernando Sanchez Dragó, Pere Gimferrer y José Bono, con un clavel reventón en la solapa, corriendo tras el penúltimo toro para coger a tiempo el puente aéreo. Mala suerteTomás tenía al público entregado de antemano. "¡Eres un monstruo!", "Ánimo, Jose" (así, sin acento), le gritaba la multitud desde las gradas. Arriesgó en los pases, pero tuvo mala suerte con el estoque. Suele ocurrir a menudo en la vida: uno hace una buena faena y, al final, un desliz, una torpeza, un imponderable lo echa todo a rodar. Otro tanto les pasa a los toros. Los caballos arrastran a la res muerta por el albero y suena un pasodoble. Al fin y al cabo, y a pesar de lo que digan, qué mejor metáfora de la existencia.

La reportera de éste "infumable" documento, se ha olvidado de cosas varias. Los que provocaron a los manifestantes antitaurinos fueron los protaurinos, que se dedicaban a increparlos pasando por un espacio entre un coche y un contenedor en la zona acotada para los manifestantes. Ningún antitaurino zarandeó a ningún protaurino, sino al contrario. Menos mal que están las fotos para demostrarlo. No sabía yo que Pinochet además de matar demócratas se dedicaba también a matar toros. ¡Vaya comparaciones, ¿señora? o ¿señorita?, periodista. Claro que calificando a la democracia como lo hace, se le ve el plumero. Se olvidó adrede, claro, de los gestos fascistas de algunos protaurinos, y de esa enseña nacional con toro incluido que tanto les gusta utilizar ahora.
Arriba, algunas fotos, que no mienten, cómo las palabras.

sábado, 22 de septiembre de 2007

EL TORO DE LA VEGA: "LAS RAICES DE UN PUEBLO"







Hace pocos días, concretamente el 11 de septiembre, se celebró en Tordesillas (Valladolid), una "burrada" que llaman Torneo, en el que unos cuantos humanos -dicen y será verdad, que miles- armados con lanzas, unos a pie y otros a caballo, persiguen a un toro bravo, de unos 6oo kilos a campo abierto, para que el destino, si es que toca, conduzca a uno de ellos a dar muerte al animal, para su gloria. Según dice la tradición (vaya palabrita que se usa para un roto y un descosido), el toro tiene la posibilidad de salir airoso de tan "igualitario" enfrentamiento, si es que consigue llegar a un determinado lugar. Evidentemente, no le han explicado nunca en donde se ubica la salvación, ni le han dado una brújula para que lo encuentre. Dicen que alguno se ha salvado, y que otros, a pesar de llegar, murieron después a causa de las heridas producidas por las lanzas. ¡Hasta tres veterinarios he leído en algún sitio, que se afanaron por salvarle! ¡Que gran corazón el de algunos compañeros de profesión! Debía ser que casualmente pasaban por allí o que quizás en el torneo de Tordesillas, sea obligatoria la presencia de una UVI móvil veterinaria. En cualquier caso es una norma de obligado cumplimiento socorrer a un animal herido, y si te pagan por ello, supongo que aún es más obligatorio.
He entrado a leer con alguna frecuencia la web dedicada al toro de Tordesillas. He intentado copiar y pegar algunos párrafos de lo que allí se escribe, pero no sé por qué razón no puedo hacerlo. He decidido pues, transcribir un texto que allí se encuentra para ver que os parece.
Dice así:
"El inmemorial Torneo del Toro de la Vega es el hecho anualmente por los hombres y mujeres que voluntariamente lo desean, para examinar su estado anímico y físico, sometiendose en diferentes niveles al enfrentamiento con el toro".
"Es costumbre inmemorial, práctica consciente antropológica, patrimonio común y bien público".
"Es un hecho de plena civilización en atención a estar normalizado por la costumbre resumir el modo de pensar de un pueblo y ser de grandiosa utilidad a todos y cada uno".
"Tiene sus orígenes en los antiguos ritos solares celtibéricos. Evoluciona a lo largo de la historia tomando carácter de torneo, por causa de discurrir paralelamente a la formación del modo caballeresco del ser castellano y de la hidalguía tordesillana.

Existe en internet amplia información sobre el festejo en cuestión, pero según vas leyendo lo que allí se encuentra, te das cuenta, por fortuna, que son muchos más sus detractores que sus defensores. A lo largo de la entrada, iré haciendo mención a lo más interesante que vaya encontrando. Yo pienso que examinar mi estado anímico y físico, enfrentándome a un toro, no deja de ser algo de muy difícil entendimiento. Casi sería más cómodo ir al psicólogo, por lo psíquico, y al gimnasio por lo físico. Pero bueno, será un mensaje con un fondo tan profundamente filosófico, que mis cortas entendederas son incapaces de captar. Resulta "curioso" que en la ¿medieval? web del Toro de Torsedillas, no aparece ni una sola foto del toro alanceado con las lanzas clavadas. Pensar que es de gran utilidad para todos la celebración de un acto tan bárbaro, que no olvidemos tiene su origen en los celtas, pues ya cuadra un poco más. En cuanto al tema de los hidalgos y los caballeros, pues nada que decir, porque realmente me importa un pimiento. Desde luego ninguno de los arquetipos de los que se habla en el texto que he copiado y pegado, tienen para mi ninguna actualidad, y tampoco me interesa buscar mis raíces en algo tan sublime.

Desde aquí, puedes presentar tu protesta.

Lo que escribió Arturo Peréz Reverte, sobre el Toro de la Vega en el año 2003:
"Sobre la chusma y los cobardes"
Se me han cabreado unos vecinos de Tordesillas porque el otro día califiqué de chusma cobarde a la gente que se congrega cada septiembre para matar un toro a lanzazos mientras la junta de Castilla y León, pese a las protestas de las sociedades protectoras de animales, mira hacia otro lado y se lava las manos en sangre, con el argumento de que se trata de una tradición y un espectáculo turístico. No sé si es que los llamara chusma o los llamara cobardes, o las dos cosas, lo que pica el amor propio de mis comunicantes. El caso es que se dicen «lanceros de Tordesillas, y a mucha honra», y preguntan cómo yo, que alguna vez he escrito que me gusta asistir de vez en cuando a una corrida de toros, me atrevo a hablar así de lo que desconozco, o sea, de «un duelo atávico y mágico, un combate de la bravura contra la inteligencia, un ritual de valor y de bravura que se celebra desde tiempo inmemorial». Exactamente eso es lo que dicen y lo que preguntan. Así que, con el permiso de ustedes, se lo voy a explicar. Despacito, para que me entiendan.
Amo a los animales. Por no matarlos, ni pesco. Tengo un asunto personal con los que exterminan tortugas, delfines, ballenas o atún rojo. También prefiero una piara de cerdos a un consejo de ministros. Creo que no hay nada más conmovedor que la mirada de un perro: mataría con mis propias manos, sin pestañear, a quien tortura a un chucho. Sostengo que cuando muere un animal el mundo se hace más triste y oscuro, mientras que cuando desaparece un ser humano, lo que desaparece es un hijo de puta en potencia o en vigencia. Eso no quiere decir, naturalmente, que caiga en la idiotez de algunas sociedades protectoras de animales que dicen que cargarse a un bicho es un acto terrorista. Incluso, como apuntaban mis comunicantes, cada año voy un par de veces a los toros. Cada cual tiene sus contradicciones, y una de las mías es que me gustan el temple de los toreros valientes y el coraje de los animales nobles. Es una contradicción -tal vez la única, en lo que tiene que ver con los animales- que asumo sin complejos; y sólo diré, en descargo, que nunca me horroricé cuando un toro mató a un torero. Al torero nadie lo obliga a serlo; y a cambio de jugarse la vida, gana dinero. Si no murieran toreros, cualquier imbécil podría estar allí. Cualquier cobarde podría dárselas de matador de toros. Cualquier mierdecilla podría justificar por la cara, sin riesgo, su crueldad y su canallada.
Yo he visto matar. Con perdón. Matar en serio. He visto hacerlo de lejos y de cerca, a solas y en grupo, y me he formado ciertas ideas al respecto. Una de ellas es que degollar y cascar tú mismo, cuando toca, forma parte de la condición humana; y que son las circunstancias las que te lo endiñan, o no. También tengo una certeza probada: muy pocos son capaces de matar cara a cara, de tú a tú, jugándosela sólo con su inteligencia y su coraje, si alguien no les garantiza impunidad. Recuerdo a verdaderas ratas de cloaca, incapaces de defender a sus propios hijos, enardecerse en grupo y gallear, pidiendo sangre ajena, cuando se sentían respaldados y protegidos por la puerca manada. Conozco bien lo miserable, cruel y violento que puede ser un individuo que se sabe protegido por el tumulto. También leo libros, vivo en España, conozco a mis paisanos, y sé que para linchar y apuñalar por la espalda, aquí, somos unos artistas. Lo hacemos como nadie. Por eso, que media docena de tordesillanos, o más, se quejen porque a estas alturas de la feria me asquea lo del toro de la Vega y me cisco en los muertos de los lanceros bengalíes, me tiene sin cuidado. Lo dije, y lo sostengo. Llamar combate, torneo y espectáculo de épica bravura a miles de fulanos acosando a un animal solitario y asustado, y después tratar de héroes a una turba enloquecida por el olor de la sangre, que durante media hora acuchilla hasta la muerte al toro indefenso, refugiado en un pinar, y que luego salga la alcaldesa diciendo que «el combate fue rápido y ágil», y que el Aquiles de la jornada, o sea, el cenutrio que le metió el primer lanzazo, alardee, como el año pasado, de que «el toro estaba a la defensiva y se escondía en los arbustos, así que era difícil alancearlo», es un sarcasmo, una barbaridad y una canallada. Se pongan como se pongan. Al menos, en las plazas de toros el animal tiene una oportunidad: empitonar a su verdugo, de tú a tú. El consuelo, tal vez, de llevarse por delante al cabrón que lo atormenta. Así que, por mi, todos los heroicos lanceros de la Vega pueden irse a hacer puñetas."

Los "animalitos" impiden la grabación de Tele 5. (2007) ¿Que tendrán que ocultar? Si tan sólo están buscando sus raices.

MÁS SANGRE
Rosa Montero
EL PAÍS. Martes, 14 de septiembre de 2004
Intenten visualizar una lanza con una ancha hoja alveolada de 33 centímetros de longitud. Es un arma terrible cuya visión produce espanto. Ahora imaginen a una horda de energúmenos enarbolando esa cuchilla atroz y acosando a un toro al cual hieren, pinchan, tajan y alancean atropelladamente, allí por donde atinan a hincarle el hierro.
Ha habido lanzas que han atravesado el cuerpo del animal, que aún ha seguido corriendo despavoridamente durante media hora más, con el asta deshaciendo sus entrañas. Porque son criaturas fuertes y, para su desgracia, aguantan el inaguantable sufrimiento durante mucho tiempo. Al final, el 'vencedor' le corta el rabo, a veces con el toro todavía vivo, y cuelga el triste despojo de su lanza, ufano de ser verdugo y matarife. Todo este sadismo, que parece salido de una película de psicópatas, es una pálida descripción de un hecho real: del Toro de la Vega, en Tordesillas. Los partidarios de esta monstruosidad sostienen que es una fiesta, y llevan a sus niños a verla y aplaudirla, y celebran la lenta sesión de tortura cada año.
Hoy es ese día infamante; mientras están leyendo este artículo tal vez el pobre bicho esté siendo martirizado por una docena de lanzas.En mayo de 2003, el Procurador del Común (el Defensor del Pueblo) de Castilla y León sacó dos resoluciones calificando muy duramente "la crueldad del espectáculo". Poco después de la matanza del año pasado, y ante el escándalo y el asco general que esta atrocidad siempre produce, el Ayuntamiento de Tordesillas y la Junta de Castilla aceptaron las resoluciones del Procurador para "humanizar" el espectáculo, y el Ayuntamiento se comprometió a reformar las bases del torneo. Pero las bases no han sido reformadas y los hierros están desgarrando una vez más las carnes del toro.Pobre Tordesillas, una ciudad tan bella y con tan larga historia, de la que hoy sólo sehabla por las salvajadas que cometen unos cuantos cientos de salvajes. Y pobres todos nosotros, que en este mundo agónico y feroz, tan anegado de sangre, seguimos permitiendo esta orgía de sufrimiento y crueldad, esta enfermiza celebración festiva que añade un dolor innecesario al dolor insoportable de la vida.

Rosa Montero
LOS ASESINOS TORDESILLANOS-2005
Las fiestas mayores de Tordesillas se celebran la segunda semana de Septiembre. Se hacen en honor a Nuestra Señora la Virgen de la Peña, patrona de la Villa y Tierra de Tordesillas. El día más sangriento es el martes, cuando se corre el famoso "Toro de la Vega". Este tradicional espectáculo taurino viene celebrándose desde hace siglos. El Toro de la Vega es, además, la pervivencia de uno de los rituales taurinos más antiguos y únicos de España: El Alanceamiento del Toro, una suerte que era la estelar del torneo antes de la introducción de las corridas en el siglo XVIII. Para ello se pone mucho cuidado en escoger un buen ejemplar, de por lo menos 500 kilos de peso y varios años de edad que además haya procreado, y desde luego, tenga estampa.
Hacia las 11 de la mañana del martes, da comienzo el Toro de la Vega, tradicionalmente en la Plaza Mayor ( aunque actualmente se hace desde una calle cercana - la de San Antolín ). Desde allí va haciendo el recorrido tradicional por las calles de la villa hasta el puente. Atravesando el puente, el toro se enfrenta a su suerte. Al otro lado le esperan caballistas y peones provistos de lanzas que no pararán hasta matarle a través de un espacio acotado de la amplia vega que se extiende al otro lado del río. Este Torneo se rige actualmente por unas normas establecidas por el Ayuntamiento de Tordesillas, que básicamente consisten en la prohibición de intentar abatir el toro hasta que no llega a una zona delimitada a tal efecto y la total prohibición del uso de cualquier vehículo a motor en la zona del Torneo.
El mozo que haya conseguido darle al lanzazo mortal tiene el derecho de arrancar los testículos al toro y mostrarlos orgulloso en el extremo de su pica.(Desde hace varios años, esto último no se permite, aunque algunos bestias lo intenten). El Ayuntamiento otorga al ganador una insignia de oro y le obsequia con una lanza de hierro forjado. " Cada año, en Septiembre este pasado, se perpetró, un año más, una de las mayores bestialidades del reino de España: el Toro de la Vega de Tordesillas. Es una de esas salvajadas repetitivas a la que los energúmenos llaman pomposamente "tradiciones", otorgando a la palabra un carácter sacrosanto. Pero el circo romano también fue una tradición centenaria en nuestro país, y desde luego ha sido de lo más tradicional, durante siglos, el poner a los "herejes" en la picota. Sólo que, por fortuna, la sociedad ha superado esa barbarie.
Sin embargo, y para nuestra vergüenza, todavía existe el Toro de la Vega, una "fiesta" consistente en que más de cien lanceros acosan al animal por el campo dándole lanzazos, hasta que el pobre bicho, chorreando sangre, acribillado, con la carne hecha piltrafas por las puñaladas presurosas, se derrumba sin fuerza, momento en que se supone le dan la puntilla y le cortan los testículos. Esto último, a menudo, cuando aún está con vida, como han asegurado testigos presenciales. Es una tortura lenta, vociferante y tumultuosa, una sádica diversión de matarifes. Y a este horror sin nombre llevan a los niños para que aprendan.
Esta indecencia lleva celebrándose unos tres siglos, aunque fue prohibido varios años, pero lo más inconcebible es que era ilegal hasta que la Junta de Castilla y León la legitimó en 1999. Lo cual ya me parece el colmo del reaccionarismo y la burricie política. La Asociación Nacional para el Bienestar Animal ha pedido al menos la "humanización de la fiesta", y ha entregado como prueba un documento en el que el Ayuntamiento de Tordesillas solicitaba que se permitiera el Toro de la Vega, prometiendo que la humanizarían y que y que no herirían ni golpearían al toro de ningún modo. Luego ellos mismos han admitido que la tradición no exige el alanceamiento del
animal. Por otra parte, no hay tradición que valga frente a una crueldad tan monstruosa que contraviene toda la legislación vigente (incluido el reglamento taurino), además de la compasión y cordura. Pobre Toro de la Vega (y otros toros que como en Arcos de la Frontera, Coria, etc., corren la misma suerte) que huele a dolor y sangre en esta España tenebrosa e inmovilista.


Algo de historia sobre el Toro de Tordesillas o la busqueda de sus raíces:
El Toro de la Vega
El festejo conocido como Torneo del "Toro de la Vega", es un exponente más de la tradición taurina de España. El Torneo estriba en la suerte de medir las fuerzas entre un hombre y un toro sin despuntar, de entre 500 y 600 kg. de peso y entre 4 y 7 años de edad, de acuerdo con los cánones establecidos, transmitidos oralmente de generación en generación y que en síntesis son que sólo puede alancearse al toro dentro de los límites establecidos, de forma que nadie puede molestar al toro, ni antes de entrar, ni después de salir de los límites, y que si el toro logra rebasar los límites sin que el torneante le haya alcanzado, se le dará como vencedor del torneo; que el torneo se debe celebrar en campo raso, estando prohibido cualquier tipo de vehículo; y que ambos, toro y torneante, deberán estar en igualdad de condiciones, el toro con sus defensas naturales, y el torneante, bien a pie o a caballo, provisto únicamente de una lanza.
Para intentar explicar lo que representa el denominado "Toro de la Vega" y por qué de forma continuada todos los años se celebra este festejo, es necesario remontarnos a tiempos remotos. Al igual que ocurría en la mayoría de las ciudades y villas castellanas, las fiestas de toros, quizá por su carácter social, político y a la vez religioso, sobresalieron en Tordesillas, desde tiempo inmemorial, sobre todas las demás diversiones. En las numerosas visitas reales a Tordesillas y otros acontecimientos importantes era costumbre celebrar diversos festejos taurinos, desde encierros, alanceamientos, toros enmaromados o embolados, hasta despeñamiento de toros y otras muchas variedades. Uno de los festejos de más honda raigambre, era el de aquellas lizas que frente a un astado, se verificaban en los cosos que más tarde habrían de convertirse en las plazas de toros actuales.
De todas ellas, según cuenta L. Ortiz Cañabate, había "una suerte de lanzada a pie, muy celebrada por el público consistente en aguardar la acometida del toro, un peón rodilla en tierra, en que el valor de una parte y la codicia de otra, movían a ejecutarla".Tordesillas, al igual que otros pueblos no sólo españoles sino también franceses, portugueses y de la antigua Creta, ha tenido en la figura del toro el punto de referencia donde depositar sus alegrías y sus frustraciones. Sin embargo la singularidad de Tordesillas reside en que en esta villa castellana se sigue manteniendo un festejo que, a pesar de los inevitables cambios introducidos en su desarrollo y a pesar del giro cultural acaecido en la propia sociedad a través de los años, conserva unas seña de identidad propias que le identifican como el más antiguo vestigio de las fiestas de los toros. Y esas señas de identidad que se mantienen en su mayor pureza por los actuales vecinos de la villa, hacen del Torneo del Toro de la Vega un referente antropológico fundamental.
Según algunos investigadores, el origen del torneo podría retrotraerse al año 1355, cuando Pedro I de Castilla, debido a la alegría que le causó el nacimiento de su hija Isabel, por Real Ordenanza, decretó que los torneros que se venían celebrando en el recinto de las plazas, lo fueran en lo sucesivo al aire libre, terminando la justa con el despeñamiento de un morlaco, distinguiéndose, más tarde en este peligroso juego el Condestable de Castilla D. Álvaro de Luna, durante el reinado de Juan II.Sin embargo, la primera referencia escrita en la que se mencionan toros en la Vega aparece en el año 1534 en el libro de la Cofradía del Santísimo Sacramento de Santiago Apóstol de Tordesillas, en el que se lee: "tubo sus festexos de toros, con dos toros por la mañana a la Vega y seis por la tarde". En los antiguos libros de actas siguen apareciendo noticias de este festejo. Así, en un libro de visitas de la iglesia de San Pedro, que da comienzo en 1555 y que firma el Visitador del Gremio, D. Gabriel Sánchez de León, de la Universidad de Salamanca, el día 26 de agosto dice: "respecto de estar informado que en esta Villa hay muchos sacerdotes que con hábitos indecentes y bara larga salen a caballo assi por las calles como por el campo, ... mandó S.I. que de aquí en adelante ninguno que esté ordenado de Orden Sacro salga en dicha forma ni de otra a correr los toros dichos" Y al margen de este mandato número 12 dice: "Que no salgan los sacerdotes con bara larga a los toros de la Vega".Posteriormente y ya en el año 1642, se encuentra una cita que habla de un solo toro en la Vega: "El día 3 de agosto fue una fiesta sagrada... el día siguiente hubo 6 toros con sus toreros… uno por la mañana a la Vega con sus clarines..."D. Eleuterio Fernández Torres, en su Historia de Tordesillas, publicada en 1905, hablando de los festejos que en honor de la Virgen de la Peña dedica la Villa a su patrona, afirma: "Esto me induce a creer que esta fiesta (el "estradillo") es relativamente moderna, no remontándose mas allá de los primeros años del siglo XIX o cuando menos a últimos del XVIII, no quedando de la antigua fiesta mas que el "Toro de la Vega", al que en lugar de despeñarle por la vertiente que había desde el mirador de los pobres al río Duero, se le da suelta para alancearlo al campo libre". Queda pues suficientemente demostrada la antigüedad del festejo del "Toro de la Vega", y desde entonces en el marco grandioso de la vega del Duero, el martes siguiente al 8 de septiembre, festividad de la Virgen de la Guía, a las once en punto de la mañana, sale cada año de la Plaza Mayor, o en la actualidad desde la calle de San Alntolín, un hermoso toro, que tras cruzar el puente medieval sobre el río Duero llega en pocos segundos al aire libre de los prados, al lugar del torneo, a la vega tordesillana.
La tradición exige que la lidia se desarrolle según determinados cánones, y estos cánones han sido recopilados y actualizados por el Ayuntamiento de Tordesillas, que aprobó en su día unas Ordenanzas o Normas de obligado cumplimiento para participar en el Torneo. A modo de muestra, reproducimos literalmente algunos de los artículos de dichas ordenanzas:
Art. 28.- El alanceamiento del toro, deberá ser a cuerpo limpio, sin ningún tipo de engaño y en la salida o huída del lancero no deberá haber ninguna defensa u obstáculo artificial que beneficie al lancero para su posible cobijo.
Art. 29. – Se intentará el orden en la lidia, respetando al primer lancero que haya osado alancear al toro. El vencedor será el que procure al toro la lanzada más certera, valiosa y grave. Siempre bajo la idea de que lo más importante es la calidad y no la gravedad de dicha lanzada.
Art. 30. – Queda terminantemente prohibido alancear premeditadamente al toro con el fin de no matarlo, sino mermarle sus facultades físicas. Si así ocurriera, el jurado emprenderá las medidas necesarias sobre dichos lancero.
Art. 31. – Queda terminantemente prohibido alancear al toro después de haber doblado, respetándolo así hasta su muerte.
Art. 32.- En el lugar de la muerte habrá una persona cualificada para apuntillar al toro.
Art. 41. – Ningún lancero sea de a pie o de a caballo deberá arrojar la lanza al toro con la intención de herirle con el fin de mermar sus facultades. Igualmente, se prohíbe a todos los torneantes arrojar piedras ni otros objetos que puedan dañar al toro. En el caso de hacerlo serían sancionados.
En el Tornero se adoptan las medidas oportunas para evitar actos de crueldad gratuita y además, son conocidas por todos los participantes, las rigurosas medidas que se adoptan para velar por la pureza del torneo y por el cumplimiento de esas normas tradicionalmente impuestas para este festejo. El Torneo del Toro de la Vega fue declarado Fiesta de interés turístico de España por Resolución de la Secretaría de Estado de Turismo de 18 de enero de 1980 (BOE de 16 de febrero). El Pleno de la Corporación Municipal de Tordesillas aprobó, el 17 de julio de 1999, las Bases reguladoras del desarrollo del Inmemorial Torneo del Toro de la Vega, adaptándolas al Reglamento de Espectáculos Taurino Populares aprobado por la Junta de Castilla y León mediante Decreto 14/1999 de 8 de febrero, por lo que el desarrollo del Torneo se realiza al amparo de unas Ordenanzas, Normas o Reglas acordes con dicho Reglamento.La Orden de la Consejería de Presidencia y Administración Territorial de la Junta de Castilla y León, de 7 de septiembre de 1999, lo declara Espectáculo taurino tradicional (BOCyl. de 10 de septiembre). El Toro de la Vega constituye el eje de las tradicionales fiestas de Tordesillas, miles de ciudadanos de diferentes partes de nuestro país y de fuera de nuestras fronteras llegan a Tordesillas para presenciar este singular festejo.

Esta entrada queda abierta para todo aquel que quiera aportar documentación o comentarios sobre el tema, y queda cerrada a "voceras", hidalgos, primos y hermanos del "Caballero de las Raíces Perdidas".
Que mal les ha sentado a algunos oír hablar de Don Quijote, por lo de la lanza más que nada.
Don Quijote retorna, al fin, a la cordura. Enferma y muere de pena entre la compasión y las lágrimas de todos. Mientras se narra la historia, se entremezclan otras muchas que sirven para distraer la atención de las intrigas principales. Tienen lugar las divertidas y amenas conversaciones entre caballero y escudero, en las que se percibe cómo Don Quijote va perdiendo sus ideales progresivamente, influido por Sancho Panza. Va transformándose también su autodenominación, pasando de Caballero de la Triste Figura al Caballero de Los Leones. Por el contrario, Sancho Panza va asimilando los ideales de su señor, que se transforman en una idea fija: llegar a ser gobernador de una ínsula.
Pues eso...
Actualizaciones:
JOAN HERRERA (ICV) PREGUNTA AL GOBIERNO SI PROHIBIRÁ LA FIESTA DEL TORO DE TORDESILLAS POR SER "SALVAJE Y DESPIADADA" SERVIMEDIA
MADRID, 12-SEP-2007El diputado de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en el Congreso de los Diputados y vicepresidente de esta formación, Joan Herrera, registró hoy una pregunta en la que pide al Gobierno que se pronuncie sobre si piensa prohibir la fiesta del Toro de la Vega de Tordesillas por ser una celebración "salvaje y despiadada". En un comunicado, la formación explicó que este festejo se prolongó ayer "durante una hora en la que el toro recibió más de un centenar de impactos de lanza hasta ser rematado". Herrera se pregunta para qué servirá la nueva ley de protección de los animales, aprobada en el Congreso el pasado junio y que se tiene que debatir ahora en el Senado, si con el redactado actual no se podrá actuar ante un "acto bárbaro", en el que "bajo la etiqueta de tradición y de festejo de interés turístico, se tortura a un animal de forma salvaje y cruel". Asimismo pregunta al Gobierno su opinión sobre la celebración de este festejo y de sus características y si cree que un acto de "tortura pública y muerte de un animal se puede justificar aduciendo que se trata de una tradición". Herrera también interpela al Ejecutivo si piensa "tomar medidas efectivas para la prohibición de este tipo de manifestaciones crueles en España". En la exposición de motivos de la pregunta, el diputado afirma que El Toro de la Vega de Tordesillas es "una de las mayores bestialidades de España que se efectúa bajo el escudo de lo que algunos llaman pomposamente 'tradiciones&apos.
Crónica de Carmen Morán en El País:
Una hora huyendo de la muerte. El toro alanceado muere tras una larga agonía
12 Septiembre de 2007
Fuente: El Pais
El toro de la Vega cayó asaeteado en el campo tras el recorrido entre lanceros y caballos en las polémicas fiestas de Tordesillas. La crónica oficial, es decir, la versión del Ayuntamiento de Tordesillas, dice que este año el famoso Toro de la Vega ha muerto de dos lanzadas. Las fotos revelan alguna más. También se cuenta que esta sangrienta tradición tiene su origen en tiempos de Juana la Loca. Y bien puede ser.El parecido con las despiadadas costumbres de aquellas épocas es innegable. Docenas de lanceros a pie y a caballo persiguen al animal, lo rodean, lo acosan y lo matan como mejor pueden, que siempre es de mala manera.Envuelto en la polémica año tras año, los lugareños apenas dejan que los medios de comunicación graben el torneo y mucho menos que se acerquen al animal cuando hinca las rodillas en tierra para morir. Permiten que las lanzas medievales le atraviesen el costado, pero no que le alcancen las miradas críticas, ni siquiera las curiosas. Manda la tradición y es difícil que un pueblo se apee de ella. No hay argumentos. "Siempre ha sido así. Si tan salvaje les parece, por qué no prohíben las corridas de toros", contesta una mujer al que pregunta.Las respuestas no tienen un recorrido muy largo. Tampoco lo es el que hace el toro minutos antes de morir, aunque al animal debe hacérsele eterno. A las 11 en punto de la mañana Enrejado salió ayer perezoso entre una multitud bullanguera vestida al modo pamplonica y armada de garrotas. Tardó casi una hora en morir. Defendió sus 520 kilos calles abajo y cruzó el puente sobre el Duero, protegido por talanqueras. Pero, ay, este encierro no acababa en la plaza, sino en un recinto vallado en medio del campo. El toro no logró huir entre los pinares. Lo que no pudieron sus cuernos, pudo la multitud desaforada, que arrancó la valla para salir despavorida.Ya era tarde para Enrejado. La marabunta de lanceros lo tenía acorralado en una polvareda irrespirable y alguna puya se había clavado en la piel del animal.Se refugió en un rincón de la finca y aún resistió algunos minutos más, hasta que la lanza de José Ángel González quedó clavada en la barriga del animal. Sin contemplaciones. La jabalina se rompió. El jinete echó pie a tierra con otra lanza prestada y allí remató la faena. Manda la tradición que el que asesta el primer golpe es el que gana el derecho a matar. Ayer nadie tenía duda de que el jinete salmantino tocado con un casco tenía merecido tan denostado honor. Es la primera vez en la historia que un mozo de fuera gana la lanza de oro por semejante hazaña y la alcaldesa lo hizo notar como muestra, dijo, del aperturismo que vive el festejo.El ganadero de San Muñoz (Salamanca) no cabía en sí de gozo. Corto de palabras, agradeció a los tordesillanos que hubieran colaborado con él en la matanza y prometió repetir al año que viene para devolver el favor. En su pica al cielo lucía el rabo de Enrejado y los aplausos le acompañaron la calle San Antolín arriba hasta llegar a la plaza mayor y subir al balcón. Como si hubiera ganado la Vuelta ciclista. Asustado ante la multitud, poco más tarde decía que no es al toro a lo que él tiene miedo, sino a los micrófonos y a las cámaras.Lo mismo, entonces, que los lugareños que le ayudaron a lancear y que impidieron a voces y empujones que los medios pudieran registrar los últimos momentos de la muerte en el campo. Sobre el animal herido de muerte se echaron los vecinos. Dicen que le apuntillaron, que murió sin sufrimiento. No debieron contar el que pasó hasta que perdió el rabo para adornar los 30 centímetros de acero del campeón.El toro de la Vega fue valiente, dijo la alcaldesa, María del Milagro Zarzuelo. Prueba de ello es que lo mataron a caballo, cuando lo normal es que lo hagan los lanceros a pie. Fue valiente pero no tuvo suerte. Este año le tocaba morir al toro que corrieron el día anterior, pero el pueblo habló, y dijo que era demasiado manso para enfrentar la valentía de los medievales lanceros. Así que sacaron al sobrero.El torneo rezuma un inconfundible aroma a hombría mal entendida, que en otros tiempos acababa con la corta de los testículos del toro caído. Quizá las protestas y los focos contanstes sobre la tradición más salvaje de este precioso pueblo en el corazón de Castilla han limado algunos detalles escabrosos. Un reglamento ha fijado algunos límites, de los que se congratula la alcaldesa, que recuerda que no han perdido la divisa de Interés Turístico Regional que les concede la Junta.






martes, 18 de septiembre de 2007

DIARREAS EN EL PERRO: GIARDIAS Y ENFERMEDAD INTESTINAL CRÓNICA




DIARREAS EN EL PERRO: GIARDIAS Y ENFERMEDAD INTESTINAL CRÓNICA.

Entre los problemas clínicos que con más frecuencia nos encontramos en nuestro trabajo diario, aparecen las diarreas. Debe quedar claro, que esta alteración digestiva, es un síntoma de que algo no funciona bien en el tracto intestinal de vuestro perro. Es decir no se trata de una enfermedad en si. Las patologías que las producen son numerosas, y el problema se nos plantea a los veterinarios, cuando estas se perpetúan en el tiempo, es decir, pasan a convertirse en un síntoma crónico. Normalmente son procesos de curso que con el tratamiento adecuado, ceden en 24-48 horas.
Cuando los síntomas duran entre 2 y 4 semanas podemos decir que estamos ante una diarrea de carácter crónico. Normalmente pueden ser resueltas, pero para ello, los veterinarios debemos realizar una investigación detallada, ya que si no son tratadas adecuadamente pueden conducir a una enfermedad malaabsortiva grave y a la muerte del perro..
Debéis saber que la función primaria del intestino delgado en los perros es asimilar los nutrientes mediante los procesos de digestión y absorción. Además, en el intestino se producen funciones motoras que incluyen la segmentación rítmica para la propulsión de alimentos, y el peristaltismo para moverlos en forma continua. La unión de estos dos mecanismos hacen posible el movimiento de los contenidos a través del intestino delgado.
Los signos clínicos más corrientes asociados a enfermedad crónica del intestino delgado son la diarrea y la pérdida de peso. El vómito es frecuente si se trata de procesos infamatorios y también son síntomas importantes la presencia intermitente de inapetencia, indiferencia, borborigmos, flatulencia, temblores y signos de dolor abdominal. Estos últimos pueden muy sutiles y pasar inadvertidos para vosotros.
Las alteraciones del colon (intestino grueso), también son causa común de diarrea. La diarrea originada en el intestino grueso debe diferenciarse clínicamente de la surgida del intestino delgado porque los tratamientos a veces son diferentes. En el presente artículo me centraré especialmente en las del intestino delgado..
Lo que nos vamos a encontrar como consecuencia de la mala funcionalidad intestinal es lo que conocemos como síndrome de malaabsorción. Las causas de esta “anómala asimilación” de los alimentos y que nos vamos a encontrar con frecuencia son la enfermedad intestinal inflamatoria, que reciben diferentes nombres, demasiado técnicos para ser nombrados aquí; la malaabsorción también puede ser provocada o secundaria a lo que conocemos como hipermultiplicación bacteriana o a infecciones parasitarias como las giardiasis.
Estas enfermedades nombradas anteriormente van a provocar lo que se llamamos enteropatía con pérdida de proteínas, que se caracterizan por la pérdida de proteínas del suero dentro de la luz intestinal.
No debemos olvidar, que a veces estos procesos vienen derivados de la presencia de tumores en el tracto digestivo, como son los linfosarcomas.
La presencia de giardias es actualmente una de las causas más frecuentes de diarreas crónicas o intermitentes en los perros. A veces su presencia va acompañada de vómitos, que incluso puede ser el síntoma predominante. Se trata de un problema difícil de diagnosticar y de tratar, en especial cuando da lugar a procesos inflamatorios que provocan que la flora bacteriana normal del intestino sufra una gran multiplicación. Para hacer frente a este tipo de infección se requiere un sistema inmune sumamente competente. La diarrea puede aparecer 5 días después de la exposición a la infección. Para su diagnóstico utilizamos diferentes métodos, como es la observación microscópica de una muestra de heces. Dado que este parásito no se elimina de forma continua en las deposiciones, será necesario el análisis de cómo mínimo tres muestras. Existen actualmente otras técnicas de laboratorio, que identifican el antígeno del parásito en las heces.
Durante muchos años el tratamiento de elección para las giardias ha sido el metronidazol. Actualmente sabemos que el albendazol es muy efectivo, pero tiene un grave inconveniente, y es que puede provocar una importante bajada de glóbulos blancos (leucopenia) y letargia. Es por esto que la mayoría de los veterinarios, si no conseguimos parar la infección con metronidazol, con una eficacia del 70% (que además tiene efectos antiinflamatorios y antibacterianos), utilizamos el fenbendazol. Podemos decir también que un producto sumamente conocido de Bayer, utilizado con frecuencia para las desparasitaciones rutinarias es muy útil para tratar este tipo de infecciones. No debemos olvidarnos durante el tratamiento, del control ambiental, en especial en criaderos y en tiendas de animales. Los quistes de giardia pueden mantenerse mucho tiempo en el medio ambiente de las jaulas y en el pelo de los animales. El mejor desinfectante ambiental para casos como estos es el amonio cuaternario, que puede ser usado también en forma tópica en las regiones perianal y perineal, que deben ser luego enjuagadas con un champú, después de 3-5 minutos. En casa, un buen baño en la bañera será lo adecuado para eliminar los parásitos del pelo del animal.
Un problema añadido de las giardias es su potencial zoonótico. Los niños, de manera especial, están en riesgo debido a su tendencia a jugar en áreas verdes y en el suelo donde pueden estar los quistes o el hecho de introducir los dedos en la boca del perro parasitado. A menudo se duda si los pacientes portadores asintomáticos de Giardia deben ser tratados o no. Lo cierto es que los quistes de este parásito han sido asilados de heces normales, y que existen perros que son capaces de permanecer asintomáticos. Pero eliminándolos al medio ambiente.
Mi recomendación por tanto para todos aquellos que sois criadores o que os dediquéis a la venta de cachorros, es que cualquier cachorro nuevo, sea tratado contra las giardias y desinfectado convenientemente antes de juntarlo con los que estén sanos. Se trata simplemente de una medida de salud pública. Lo recomendable sería testar a todos los perros y que todos los que den positivo, tengan síntomas o no, sean tratados adecuadamente.
El futuro está en una vacuna que hizo su aparición en el año 1999, y que está en vías de perfeccionamiento.
La ENFERMEDAD INTESTINAL INFLAMATORIA (EII), está bien reconocida como una de las causas más comunes de diarrea crónica en el perro. El reconocimiento real de la existencia de esta antiquísima enfermedad se ha producido gracias a la utilización de la endoscopia, para investigar con mayor profundidad a los animales con signos clínicos como vómito, diarrea, pérdida de peso y cambios en el apetito. Está nueva técnica de diagnóstico se ha unido a las que siempre hemos utilizado, como son los análisis fecales, los análisis de sangre, las radiografías, y los tratamientos farmacológicos empíricos. Debo decir, y esto es una anotación personal, que se abusa actualmente en demasía de esta técnica y que no siempre el personal que las realiza está lo suficientemente preparado para realizarlas. Sé que no será un comentario muy bien acogido, pero es la perspectiva que tengo desde mi experiencia personal y desde luego no voy a dejar pasar esta oportunidad para comentarla.
Lo cierto es que la única manera de diagnosticar una EII es por endoscopia, a través de la cual se tomará una muestra de tejido intestinal para su posterior biopsia. Y también es cierto que muchos animales con vómito y/o diarrea, sin tratamiento específico, con posterior enfermedad consuntiva eran sacrificados o morían prematuramente como resultado de causas desconocidas.
Podemos decir por tanto que la obtención de biopsias gástricas e intestinales es una firme recomendación en todo paciente con signos crónicos (con una duración mínima de 4 semanas) inexplicables. Sin duda, cuanto más buscamos, más encontramos. El problema es que quién busca no siempre lo hace adecuadamente. ¡Aún nos queda mucho por aprender! Una alternativa al fibroendoscopio en manos inexpertas es la laparatomia exploratoria: abrimos la cavidad abdominal, tomamos las muestras oportunas y cerramos. A pesar de todo, el problema puede venir después. Me refiero a que los histopatólogos, es decir los que teñirán y mirarán las muestras que les hemos remitido, nos darán su opinión subjetiva, que no será necesariamente la misma que la de otro “colega” que analice la misma muestra. ¡Son los insondables misterios de la ciencia! Aún así, ante un perro con diarreas frecuentes en que los tratamiento farmacológicos y dietéticos convencionales han fracasado, el estudio histológico de muestras de tejido intestinal son necesarias.
El término “enfermedad intestinal inflamatoria” describe un grupo de enteropatías crónicas que se caracteriza por una infiltración dentro de la pared intestinal de una serie de células inflamatorias, que incluyen linfocitos, células plasmáticas, eosinófilos, neutrófilos y macrofagos. Podemos decir que en los perros los tipos más frecuentes de EII son la enteritis linfocítica/plasmocítica y la colitis linfocítica/plasmocítica. La enteritis linfocítica pura raras veces se da y la eosinofílica no es tan común como hace tiempo se pensaba.
Lo cierto es que, por desgracia, cada vez que en una biopsia de intestino aparecían un número elevado de cualquier tipo de las células anteriormente citadas, esto valía para hacer el diagnóstico. Y lo cierto es que este tipo de células se pueden presentar simplemente como una respuesta normal a otro tipo de factores. Podemos citar por ejemplo, diversos agentes infecciosos como virus, bacterias y parásitos (por ejemplo las giardias); antígenos alimentarios, presencia de un cuerpo extraño; y tumores intestinales. Por lo tanto, es indispensable antes de meterlo todo en el saco de las EII, investigar más a fondo y nos quedarnos en el resultado obtenido por la biopsia. La verdad es que la causa de la EII a pesar de años de investigación profunda tanto en personas como en animales todavía no se ha descubierto. Se supone que es la respuesta inmunológica del organismo a un desafío antigénico crónico. En medicina humana cada día que pasa, parece demostrarse que se trata de una respuesta autoinmune, ante algo que los mecanismos normales de defensa no pueden controlar.
El síntoma que predomina en los perros jóvenes es el vómito, y no existe predisposición racial o sexual. Según progresa la enfermedad, el vómito se hace mucho más frecuente. Los vómitos suelen ir acompañados de arcadas, y pueden contener líquido transparente, bilis o espuma. En algunas ocasiones también se puede observar la presencia de alimento, incluso horas después de haberlo ingerido. La sangre rara vez hace acto de presencia. No es raro observar que el perro alterna épocas de vómitos cuantiosos con otras en que estos no aparecen, es decir aparecen remisiones y exacerbaciones.
Aún así, la diarrea puede ser el signo más frecuente en el perro, sola o asociada a vómitos intermitentes. Se trata de diarreas con pobre respuesta a los tratamientos convencionales. La pregunta que nos hacemos entonces los veterinarios es: ¿estará afectado el intestino delgado o será el intestino grueso? Ante esta importante “elucubración” debemos estar atentos a las características de las diarreas.
Las diarreas de intestino delgado a menudo se caracterizan por grandes cantidades de deposiciones acuosas, voluminosas, formadas o blandas. La esteatorrea (grasa en las heces) puede ser evidente y en casos crónicos se acompaña de pérdida de peso. En contraste la diarrea de intestino grueso suele tener una consistencia blanda debido al mayor contenido de moco y puede haber hebras intermitentes de sangre roja. Otros signos comprenden mayor frecuencia de intentos defecatorios y defecación en lugares no habituales. Existe urgencia por defecar y el perro no puede contenerse. Los perros que tan sólo tienen afectado el intestino grueso, permanecen contentos, con buen apetito y no pierden peso.
En caso de afectación del intestino delgado, el perro se mostrara apático, en especial en las fases en que haya vómitos, y perderá peso.

Los análisis de sangre normalmente no nos van a dar mucha información, pero deben ser realizados. Puede aparecer anemia, aumento de glóbulos blancos (leucocitosis), aumento de eosinófilos e hipoproteinemia (descenso en los valores de las proteínas). Una prueba bastante específica que podemos realizar en el perro es la determinación de la proteasa alfa-1 fecal, que en estos casos se podrá encontrar muy elevada. Otro parámetro que debe ser medido en perros con diarrea crónica es la concentración de cobalamina (vitamina del grupo B), ya que su deficiencia puede ser la causante de la diarrea. Otras patologías que deben ser descartadas es la presencia de Giardias, Crystosporidium y enterotoxicosis por Clostridium perfringens, así como la hipermultiplicación bacteriana. Los últimos avances demuestran que la realización de placas de bario, es decir de tránsitos intestinales no son útiles, salvo que se sospeche obstrucción intestinal.
En cuanto al tratamiento os diré que los corticosteroides son la primera elección para la enteritis linfocítica/plasmocítica y eosinofílica, especialmente en los casos leves y moderados. En algunas ocasiones, tras algunos reajustes de dosis, la medicación podrá ser retirada en 3 o 6 meses.
En casos más graves las dosis a utilizar de estos mismos medicamentos serán mucho más altas, y puede ser recomendable el uso combinado con metronidazol, lo que permitirá la reducción de la dosis de corticoides.
Todos conocéis los efectos secundarios de estas medicaciones, que en muchas ocasiones pueden ser graves. En estos casos, existe actualmente un nuevo tratamiento con un nuevo corticoide llamado budesonida. Otra alternativa terapéutica si los corticoides y el metronidazol no son capaces de controlar el problema es la azatioprina, sola o combinada con los anteriores, que normalmente deberá ser utilizada entre 3 y 9 meses. Los efectos secundarios a este medicamento no son muy frecuentes, pero si se presentan pueden ser graves, en especial la supresión de médula ósea.
No es raro encontrarse casos en que la medicación debe ser usada de por vida.
Otro parámetro importante que debemos introducir en el tratamiento es la dietoterapìa, que en ocasiones puede conducir a la resolución parcial o completa de los signos clínicos. La dieta a utilizar debe contener una cantidad mínima de aditivos, ser altamente digestibles, y dejar escasos residuos. Es interesante el uso de aquellas comidas que contengan una única fuente de proteínas que “nunca” haya probado el perro (cordero, conejo, venado, pescado, queso blanco descremado). Como fuente de carbohidratos lo recomendable es el arroz, y si la dieta contiene importantes cantidades de ácidos omega-6 y omega-3, será mejor, ya que se ha demostrado su utilidad como antitinflamatorios a nivel intestinal. Estas comidas deberán ser repartidas en dos o tres veces a lo largo del día.
Hasta aquí mi exposición sobre las diarreas crónicas. Hay muchas más causas que las producen, pero sería alargar demasiado el artículo, y debéis comprender que el espacio en la revista es limitado. Se trata sin duda de un problema grave, serio y de muy difícil resolución, y que en muchas ocasiones, a pesar de todos los intentos, acabará con la vida de vuestro compañero.
José Enrique Zaldívar Laguía.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.

lunes, 17 de septiembre de 2007

LAS FIESTAS TAURINAS NOS CUESTAN 564 MILLONES AL AÑO DE SUBVENCIÓN

Las fiestas taurinas nos cuestan 564 millones al año de subvención
Diario digital 20 minutos.
J. MESA. 17.09.2007 - 05:44h

Ampliar foto El Toro de la Vega de Tordesillas. (ARCHIVO).
El dinero de los presupuestos públicos que las administraciones destinan a pagar corridas, encierros o escuelas taurinas suponen unos 47 euros por cada familia española, según un estudio.
Cuéntanos: ¿Te gusta que tus impuestos paguen los toros?
Las fiestas y actividades relacionadas con los toros reciben cada año por parte de las administraciones 564 millones de euros en subvenciones. Este cálculo forma parte de un estudio a gran escala en el que trabaja la Fundación Altarriba , dedicada a defender los derechos de los animales.
Al final los toreros van a ser casi funcionarios públicosEsta estimación implica que cada una de las 12 millones de familias –con un modelo de hogar con cuatro personas– financia con 47 euros anuales una fiesta que, según una encuesta de la consultora Gallup, no interesa nada al 72,1% de los españoles.
Desde la Fundación Altarriba remarcan que la cifra total es mucho mayor, porque el cálculo no incluye las ayudas a los ganaderos. Su portavoz, Matilde Figueroa, recalca que "al final los toreros van a ser casi funcionarios públicos".
Para otros fines
La mayoría de los contribuyentes ignoran que parte de sus impuestos sirven para este tipo de espectáculos y que podrían destinarse a otros fines. Así, desde la Fundación Altarriba recuerdan que la comunidad andaluza ha invertido este año 2,5 millones de euros sólo para promocionar la fiesta de los toros; es decir, en meras acciones de marketing.
Este presupuesto equivale a la inversión necesaria para que funcionen durante un año entero diez quirófanos de urgencias en un hospital público capaces de practicar ocho cirugías al día. Asimismo, serviría para pagar un empaste de 60 euros a 9,4 millones de niños, aliviando así las necesidades de presupuesto del nuevo plan bucodental del Gobierno.
La Fundación Altarriba se plantea promover campañas de objeción fiscal para protestar contra estas subvenciones.
60.000 animales maltratados
Los toros, sobre todo, pero también vaquillas, caballos o gansos son víctimas cada año de la cruel diversión de los humanos en las fiestas populares. Según los cálculos realizados por la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (Anpba), la cifra de animales sacrificados rondaría los 60.000.
El último caso denunciado por esta asociación es el del Toro de la Vega, fiesta que se celebra en Tordesillas (Valladolid) y que consiste en que varios jinetes persiguen y lancean a una res hasta matarla.
Artículos relacionados
Los riojanos se manifiestan contra las corridas de toros las fiestas de San Mateo (14/09/07)
La Sociedad Protectora de Animales de Francia entrega en el Elíseo 117.000 firmas contra las corridas de toros (24/08/07)
No matéis a los toros (27/07/07)
Sacrifican toros y beben su sangre en honor a la madre de la virgen María (25/07/07)
Defensores de los animales se manifiestan en Madrid para pedir que se prohíban las corridas de toros (23/07/07)

domingo, 16 de septiembre de 2007

SABINA, SERRAT Y LOS TOROS







Fue noticia en la prensa y en los medios antitaurinos. Serrat y Sabina, asistieron a la reaparición de José Tomás en Barcelona. De Sabina, era lo esperado, ya que en su momento participó en un grupo empresarial junto a Boadella para hacerse con el control de la plaza de Las Ventas. Además como persona, para mi, deja mucho que desear, a pesar de su calidad como compositor. Lo de Serrat, a mi, cómo admirador que he sido siempre de su música, me produjo una gran decepción. Me consta que en Barcelona, durante la manifestación antiataurina que se celebró ese día, se quemaron en publico muchos cds de ambos cantantes,



Hoy El País publica una entrevista en el que uno y otro exponen su postura al respecto:






P. Después de Zaragoza fueron a Barcelona, a los toros, a ver a José Tomás. La web de la gira está llena de recriminaciones por ir a los toros.
Serrat. Fui con mi amigo a los toros; quería acompañarle, era en mi ciudad, e iría con él adonde hiciera falta. No soy taurino. Acompañé a mi amigo.
Sabina. Mi taurinismo es lo único que me acerca a Goya o a Hemingway. Y mi torero es José Tomás. Ahora, estoy contra todas las corridas donde no está José Tomás. Y me pareció fatal lo del toro alanceado de Tordesillas y todas esas barbaridades de la España profunda y oscura.






Que cada uno saque sus conclusiones, pero yo hay cosas que no acabo de entender.




Actualización:


Artículo de Ruth Toledano en el diario El Pais sobre las corridas de toros y Joaquin Sabina
08 Septiembre de 2007.




Fuente: El Pais'


Kale borroka'


El cantante Joaquín Sabina publicó hace unos días en este periódico un panegírico del matador José Tomás en el que dice así: "Estuve en la Monumental, del brazo de Serrat, soportando en trance la kale borroka antitaurina la tarde de su ruidosa reaparición". Como el cantante Sabina tiene (o quizá tuvo) muchos seguidores de sus letras y comparte con el matador de Galapagar mucha cobertura mediática (el panegírico ocupaba una página completa, a la que hay que sumar las que ocupa el profuso seguimiento de las actividades de ése y otros matadores), conviene responder a su atrevimiento: su fama no puede justificar su, llamémosla, confusión ni ser carta blanca frente a los lectores. Sabina define la protesta antitaurina como kale borroka, lo que significa confundir con violencia el derecho constitucional de manifestación y concentración ciudadanas. Sorprendente. La kale borroka, tal como la entiende nuestro imaginario común, persigue la desestabilización del sistema a través de la agresión callejera y el enfrentamiento incontrolado: quema de mobiliario público, rotura de escaparates, vuelco de autobuses, lanzamiento a las fuerzas policiales de objetos contundentes y artefactos explosivos, carreras, amenazas. En el País Vasco se identifica con la antesala del terrorismo etarra. La protesta antitaurina, por su parte, persigue el cambio del sistema que maltrata a los animales y se ejerce de forma pacífica, haciendo notar su presencia sin recurrir a la violencia: convocando a los afines, coreando los eslóganes pertinentes, portando pancartas alusivas. Nada que no conozca o practique cualquiera que haya participado de una legítima protesta ciudadana; muchos de los que conocen y apoyan a Sabina, sin ir más lejos. Y nada, ni mucho menos, que ver con el cóctel mólotov que el propio Joaquín Sabina lanzó en Granada contra una sucursal del Banco de Bilbao en 1970 y que le llevó a su romántico exilio en Londres. Sin embargo, yo jamás me atrevería a llamar kale borroka a su lucha antifranquista. Eran otros tiempos y él, un cantante protesta. En estos tiempos, mal que les pese a antiguos subversivos o a viejos revolucionarios, hay quienes creemos que debemos seguir luchando. Ya no contra el Proceso de Burgos, gracias a tantos que lo hicieron valientemente antes que nosotros, pero sí, entre otras causas, contra lo que también consideramos procesos: los que se abren y cursan contra los animales. Injustos, porque los procesados son inocentes, y extremadamente crueles, dado el sufrimiento que se les inflige. Si el dictador fue antaño la ruindad que nos acompañaba fuera de nuestras fronteras, hoy es la taurofilia lo que horroriza y provoca desprecio. Nuestra mayor vergüenza. Acosar y torturar a un animal hasta la muerte no tiene justificación moral ni puede confundirse con el arte. Dice Sabina que sólo le queda una adicción: el matador José Tomás. Habló con propiedad. Porque, como bien sabemos, toda adicción genera, en mayor o menor medida, violencia hacia los demás: la adicción alcohólica destruye familias y hace correr mucha sangre (cuánto crimen machista viene anegado en sol y sombra), la adicción cocainómana levanta la mano y deja caer golpes sobre lo que encuentra cerca (cuánto bebé maltratado es su escalofriante víctima). Aunque, en última instancia, el alcohólico o el cocainómano puede quedarse solo con ella, con su adicción. Por su parte, la adicción taurófila convierte a los toros en sus víctimas, pero además las necesita para persistir. Y trata de sublimar su dolor (lo sabotea, lo ignora) con poéticas sobre la sangre. Una egoísta y perversa adicción. Los antitaurinos estamos en contra de ese abuso, sencillamente. Y la taurofilia española va más allá del coso estrella. A su alrededor se producen cientos de festejos populares donde se maltrata a toros y vaquillas que son quemados, ensogados, rajados, cegados, destripados, ahogados. En Tordesillas (Valladolid), y con el beneplácito institucional y mediático, el tristemente célebre Toro de la Vega es alanceado hasta la extenuación y la muerte por hombres que lo persiguen a caballo. Pero la víctima de este año, de nombre Jaquerito, no estará solo. Como en años anteriores, el próximo domingo día 9 muchas personas llegaremos allí en autobuses a protestar, legítima y pacíficamente, contra ese terror. Y cada vez somos más (de ahí la campaña del cantante Sabina y los suyos). Aunque la policía tenga que protegernos de los insultos, de las amenazas, del lanzamiento de objetos contundentes, de los agresivos infiltrados. De la kale borroka taurina

sábado, 15 de septiembre de 2007

UN NUEVO ESTUDIO CORROBORA QUE EL TORO SUFRE EN LA LIDIA

Los antitaurinos estamos de enhorabuena. Una doctora, ha publicado un estudio en que corrobora, ampliando mis estudios y conclusiones, que el toro sufre un dolor inmenso durante la lidia. No conozco a Doña Susana Muñoz Lasa de nada, pero el hecho de que, por distintos caminos, un médico y un veterinario hayamos llegado a muy parecidas conclusiones, indica claramente que el estudio del doctor Illera, es más que rebatible. A mí, nunca me cupo duda de ello, pero el que un nuevo estudio reafirme mis ideas, me hace coger aún más fuerza en este debate.

POR QUÉ PIENSO QUE EL TORO SUFRE UN DOLOR INMENSO
Susana Muñoz Lasa
Doctora en Medicina. Especialista en Medicina Física y Rehabilitación
Profesora Titular de la Universidad Complutense de Madrid.
El dolor es un mecanismo de defensa que permita la huída a un ser vivo cuya integridad este en peligro. Está demostrado que todos los seres vivos con posibilidad de desplazamiento sienten alguna forma de dolor.
No todos los seres vivos sufren el dolor de igual manera, pero también está hoy demostrado que los mamíferos sufren el dolor de forma muy parecida y que muchos mecanismos de transmisión de dolor son similares para el ser humano y para los mamíferos superiores. Desgraciadamente, porque esto ha permitido la realización de crueles e innecesarios experimentos sobre la neurofisiología del dolor en animales de laboratorio.
Antes de seguir adelante me gustaría puntualizar que no tengo en mi poder el estudio completo de Illera, que no ha sido publicado en ninguna revista científica, pero si he podido acceder a información publicada en los periódicos y dada por él mismo, por lo que en principio presupongo su veracidad (www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html). También es cierto que mi especialidad no es la endocrinología y por tanto no conozco tan en profundidad los mecanismos endocrinos del dolor y el stress como pueda conocerlos él, pero llevo 17 años trabajando en el campo de la Neurorehabilitación y dentro de ellos, por supuesto, en el dolor, y algo conozco del dolor y sufrimiento humano y animal. Lo veo todos los días, lo valoro todos los días y lo trato todos los días. Espero la publicación de su trabajo para poder saber que hipótesis y objetivos, qué material y método (en particular relativo a la existencia de grupo de control, a la elección de los parámetros endocrinos y a la metodología de extracción de la sangre antes, durante y después de la corrida), que resultados y que discusión ha seguido para llegar a lo que publica el diario que me imagino serán las conclusiones. En ese momento si se podrá valorar de forma completa el trabajo. De momento, y ateniéndome solo a las conclusiones publicadas en el periódico, observo datos que me parecen erróneos desde la evidencia científica existente, desde la práctica clínica y desde el sentido común. En el estudio de Illera, realizado a lo largo de más de 5 años, y analizando la respuesta hormonal de 180 toros y 120 novillos, se nos dice:
1. "Los niveles de estrés, medidos a través del cortisol y las catecolaminas, son tres veces mayores durante el traslado que en el ruedo por lo que el sufrimiento del toro sería mayor en el camión que ante el mismísimo torero."

2. "Descubrieron que durante la lidia el toro libera 10 veces más betaendorfinas - conocidas como hormonas del placer - que un ser humano y siete veces más que durante el transporte."

3. "La betaendorfina - explica Illera - bloquea los receptores del dolor hasta que llega un momento en que dolor y placer se equiparan y el sufrimiento puede llegar a ser casi nulo"

4. "Lo que queremos llegar a decir es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor"
1. "Los niveles de estrés, medidos a través del cortisol y las catecolaminas, son tres veces mayores durante el traslado que en el ruedo por lo que el sufrimiento del toro sería mayor en el camión que ante el mismísimo torero."
En principio no puedo contestar con exactitud al por que el toro parece sentir más stress antes de la lidia que después, pero sí puedo aventurar alguna hipótesis (si finalmente el dato se revela exacto). El miedo intenso puede producir una serie de alteraciones emocionales y vegetativas con traducción química. Hablamos de estrés. Se elevan la ACTH, ADH, prolactina, aldosterona, cortisol, glucagón, catecolaminas y glucosa. Con ello, el organismo intenta prepararse para la lucha o la huída, caso de ser necesaria, pues esto es exactamente el estrés. Una respuesta de adaptación a un peligro.
Parece lógico que los niveles sean mayores. El miedo, la angustia, la ansiedad que sufre el toro en el momento de ser introducido en el camión es suficiente para producirlos. Durante todo el tiempo que dura esta tortura psicológica el toro esta sufriendo un intenso stress ( que es lo que refleja el cortisol y las catecolaminas. Stress. ). Ante un stress prolongado parece posible que el animal hubiese llegado a la fase de agotamiento que describe Hans Selye en su Síndrome de Adaptación General (yo al menos, si alguien humano en similares circunstancias me consultara, lo pensaría):
a) durante la primera fase, o fase de alarma, el cuerpo de moviliza y prepara para enfrentar cualquier amenaza;
b) durante la fase de resistencia, el cuerpo se maneja con el factor estresante y usualmente lo supera, si esto no ocurre sigue una tercera fase;
c) durante la fase de agotamiento, el organismo agota su habilidad para enfrentar y está en riesgo de enfermedad y daño orgánico.
Otra posible explicación añadida es que, en el momento en que comienza la tortura oficial, es decir, la que se ve, al toro se le lesiona su sistema nervioso por diversos mecanismos: "Cuando la puya no es colocada en su sitio, se producen fracturas de apófisis espinosas, fracturas en las costillas y hemorragias que pueden infiltrar el canal medular ….." (para información sobre la puya consultar: www.animanaturalis.org/modules.php?goto=Nvst21_3454). A esto sumaríamos el efecto de las banderillas… Luego existe un segundo mecanismo
que explica por que, aún sintiendo un terrible dolor, el sistema endocrino del animal no pueda responder en manera adecuada. Necesitaría un sistema nervioso intacto, lo que no se da. Además, las mediciones durante la corrida ¿como se han realizado?, ¿Se ha parado la corrida para extraerles sangre?
2. "Descubrieron que durante la lidia el toro libera 10 veces más betaendorfinas - conocidas como hormonas del placer - que un ser humano y siete veces más que durante el transporte."
Pienso que no debemos detenernos mucho aquí porque esta conclusión es inválida desde el principio. Todo estudio científico que compare dos grupos debe reproducir exactamente las mismas condiciones, excepto la variable a estudiar, para ser válido. Esto quiere decir que, si la variable a estudiar es la diferencia entre ser hombre y ser toro, el resto debe ser igual. Si al hombre no se le torea, ¿que estamos comparando?
Y las endorfinas durante la lidia, ¿Cómo se han medido? ¿Se paró de nuevo la corrida? Porque, si no es así, ¿Cómo se sabe en que momento empezaron a secretarse? ¿Pudiera ser que solo se secretasen al final, durante la puntilla ( que paraliza al animal, y VIVO, lo lleva al desuello)? Lo cierto es que no hay ninguna forma de demostrar en qué momento se producen.
3. "La betaendorfina - explica Illera - bloquea los receptores del dolor hasta que llega un momento en que dolor y placer se equiparan y el sufrimiento puede llegar a ser casi nulo"
Aquí si puedo responderle con más autoridad ya que en medicina conocemos múltiples estudios que señalan que las endorfinas modulan, no hacen desaparecer, el dolor inicialmente, para permitir al ser vivo escapar. Esta modulación es limitada en el tiempo y si el mecanismo que provoca el dolor persiste, deja de ser eficaz. Para postular una analgesia total, muchos autores se han basado siempre en el Stress-Induced Analgesia (SIA). Estos estudios comenzaron durante la Segunda Guerra Mundial. Se reveló que muchos combatientes apenas sentían heridas de guerra que habrían producido un dolor terrible en pacientes civiles.
"Durante la 2ª guerra mundial Beecher (1959, citado en Penzo W. El dolor crónico. Aspectos psicológicos. Ed. Martínez Roca, 1989), de profesión anestesiólogo, observó con admiración y asombró la conducta de soldados hospitalizados, durante la batalla de Anzio. La situación que llamó la atención de Beecher fue que los soldados heridos no reclamaban en demasía en el hospital militar, y pedían una menor cantidad de analgésicos en comparación con pacientes postoperados de hospitales civiles. El fenómeno no podía ser explicado ya sea por un estado de shock por parte de los soldados o por una disminución de la sensibilidad ante el dolor, ya que los soldados reclamaban enérgicamente ante procedimientos poco cuidadosos por parte de las enfermeras, como por ejemplo el poner inyecciones intravenosas.
En el análisis de esta situación, Beecher consideró factores relacionados con la interpretación de la situación, con las expectativas y con el significado de la situación para los soldados, es decir, plantea que factores psicológicos estaban a la base de estas diferencias. El concluye lo siguiente con respecto a la experiencia dolorosa (1959, citado en Latorre, 1992):
1. El significado atribuido al dolor diferencia sustancialmente como se experimenta.
La interpretación que hacen los soldados de la situación es muy diferente a la de un civil. El estar heridos significa para los soldados, en primer lugar, que están vivos, y además, que pueden retornar a sus hogares, por lo cual interpretan positivamente la situación. Para los civiles, en cambio, el sufrir algún accidente significa el interrumpir sus actividades habituales.
2. El contexto también influye en la experiencia dolorosa. Un dolor se experimenta en forma más intensa cuando se le presta mayor atención, y en condiciones de distracción o de realización de algún tipo de actividad física se experimenta en menor intensidad.
3. La cultura, las reacciones ante el dolor son muy diferentes de una cultura a otra, por ejemplo, en algunas culturas las mujeres trabajan hasta momentos previos del parto y siguen trabajando casi inmediatamente después de éste, y no consideran el trabajo de parto como un proceso agónico. En estas culturas las mujeres prácticamente no expresan dolor al momento del parto, ya que la cultura juega un rol muy importante en el como interpretamos ciertos eventos.
Finalmente Beecher concluye que "no todo se reduce o se puede explicar basándose en la lesión, ni en las transmisiones nerviosas" (Texto tomado de Pacheco P. Aspectos psicológicos del dolor, 2005).
Posteriormente se postuló que este mismo mecanismo podría ser el responsable de que algunos deportistas soporten fracturas graves con un dolor mínimo, o , por ejemplo, que los boxeadores puedan aguantar un combate hasta el final. Pero, los modelos lineales: Estímulo Sensación Dolor Respuesta no explican:
Por qué algunos soldados, algunos deportistas, algunos boxeadores lo presentan y otros no

Por qué una misma persona, en dos ocasiones distintas, puede no presentar dolor en un caso y si en otro, ante lesiones de similar magnitud .

Por qué situaciones con niveles altísimos de endorfinas no presentan analgesia .
A partir de las agudas observaciones de Beecher y de la evidencia que resta validez a los modelos lineales, fueron surgiendo una serie de modelos explicativos del dolor más complejos, los que incorporan otros niveles de análisis, y que son llamados modelos multimodales.
Hoy se postula que, más importante que los factores de síntesis de endorfinas es el psiquismo de la persona. Esto viene corroborado, según indica el Dr. Giovanni Berlucchi, del Departamento de Ciencias Neurológicas y de la Visión, Sección de Fisiología Humana, de la Universidad de Verona, por que el bloqueo farmacológico con naloxona de los receptores para endorfinas no logra abolir completamente la analgesia de estrés. Por tanto, tienen que existir mecanismos diferentes a las endorfinas, que además en estos últimos años se han estado redefiniendo continuamente (no olvidemos que los estudios de Hughes sobre las mismas datan de los años 70). Toda la práctica clínica en
humanos avala esta teoría: existen numerosísimas situaciones en las que se producen grandes niveles de endorfinas y no hay supresión de dolor. Y al revés. En animales no está descrito el efecto placebo. Los animales, según nos dicen, no tienen raciocinio. En animales, por tanto, no puede tener lugar este mecanismo de analgesia completa inducida por stress. Hay estudios realizados que parecen demostrar la analgesia por stress en animales. Dichos estudios valoran el dolor por parámetros fisiológicos y por la actitud y comportamiento por el dolor. Esos métodos no son válidos para mensurar el dolor. Como dice Miranda:
"En primer lugar, el dolor, como toda experiencia de carácter emocional, es subjetivo: solo el paciente sabe si le duele y cuánto le duele; en consecuencia, toda valoración del mismo debe contemplar necesariamente el informe de aquél. Por otro lado, los signos físicos que suelen acompañar al dolor_ taquicardia, hipertensión, alteraciones ventilatorias o gastrointestinales y cambios en la expresión facial- son de carácter reflejo y no han de mantener forzosamente una relación proporcional a la magnitud del dolor experimentado por el paciente. (…..) En general, todos estos parámetros suelen descender, tanto en el contexto clínico como en el experimental, de manera gradual y progresiva, independientemente de la evolución del dolor, lo cual explica la falta de correlación antes apuntada. (….) Por tanto, la valoración del dolor a través del juicio clínico de un observador puede resultar incompleta e incluso peligrosa si no se acompaña de otras medidas evaluativas." (Miranda, A. Valoración del dolor, en: Miranda A (ed) "Dolor postoperatorio. Estudio, valoración y tratamiento" 2 Ed., Jims)
Por tanto, si no se da este mecanismo, las endorfinas, con mayor razón, pueden llegar a disminuir "algo" el dolor, pero nunca a abolirlo.
Ante tal disparidad de datos y resultados, creo que debemos basarnos más en la evidencia clínica que en los datos de laboratorio. Y hoy por hoy, la evidencia clínica demuestra que personas con niveles elevadísimos de endorfinas, siguen sintiendo dolor. Y esto es aplicable al resto de los mamíferos superiores. Nos falta todavía muchísimo por conocer del dolor pero, si nos atenemos a la evidencia clínica y al sentido común, queda claro que en todos los casos susceptibles de ingresar en un servicio de Urgencias de un Hospital los niveles de endorfinas serán altísimos. Lo cierto es que nunca nos hemos detenido a medírselos pero si podemos afirmar que NUNCA, NI UNA SOLA VEZ, el paciente nos ha comunicado que no sintiese dolor. Los dolores eran muchas veces atroces y había que proceder a aplicar anestesia de forma inmediata, con heridas muchísimos más pequeñas que las que sufre el toro. Y aquí podrían hablar las mujeres durante el parto en el que no se aplica anestesia. Nosotros podemos decir que tienen niveles de endorfinas altísimos (demostrado por diversos estudios). Ellas nos pueden decir si sienten o no sienten dolor. Siguiendo la misma línea argumental, se podría operar sin anestesia: tan pronto como el bisturí incidiese en la persona, los niveles de endorfinas producidos harían que se produjese una analgesia total y podríamos seguir tranquilamente. Otra experiencia clínica: en Rehabilitación utilizamos diversas corrientes analgésicas. Una de las más utilizadas es el TENS (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation). Estas corrientes, basadas en la teoría de la puerta de entrada de Melzack y Wall, liberan endorfinas en una de sus modalidades (baja frecuencia/ alta intensidad). Bien, pues produce analgesia en unos pacientes y en otros no. Lo mismo podemos decir de la acupuntura: su aplicación produce liberación de endorfinas, pero en algunos pacientes mitiga el dolor y en otros
no. Podríamos seguir poniendo ejemplos hasta el infinito. Luego la ecuación propuesta: niveles de endorfinas = analgesia, no es directamente proporcional.
Además, y esto es muy importante, para que el efecto de bloqueo del dolor por endorfinas se produzca, se precisa que el sistema nervioso del animal esté intacto, y muy especialmente a nivel medular. El sistema inhibidor endorfínico descendente actúa a nivel medular. En el toro, la médula y su sistema nervioso periférico están hechos papilla. No hay analgesia posible.
En segundo lugar, las endorfinas son las hormonas del placer y el bienestar, pero está acción solo se verifica a nivel cerebral cuando se sintetizan en ausencia del dolor (por ejemplo, en humanos, tras la realización del ejercicio o del acto sexual). Cuando exista dolor, esta acción no se siente a nivel cerebral ya que la biología escoge siempre aquellas acciones que permitan la supervivencia de la especie. Ante un intenso dolor, se siente dolor, NUNCA PLACER, porque el animal tiene que huir. El equivalente humano serían las víctimas de tortura que también tienen niveles elevadísimos de endorfinas. Podemos preguntarles si en algún momento han sentido placer. Y pienso que si los toros pudiesen hablar, nos dirían, como los pacientes de urgencias, como las mujeres en el parto, como las víctimas de tortura, que nos olvidemos de sus niveles de endorfinas porque están sufriendo un intenso e insoportable dolor. Pero estos pobres animales tienen una desventaja frente a los humanos: no pueden hablar.
Espero haber dejado totalmente claro que nunca se puede equiparar nivel de endorfinas = nivel de analgesia.
Y llegamos al último punto:
4. "Lo que queremos llegar a decir es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor".
Aquí no puedo responder. No soy veterinario, no soy biólogo. Pero mi sentido común me dice que no puede haber diferencias. Y menos, que la naturaleza les haya dotado de un mecanismo especial de control de dolor para que algunos seres sin alma disfruten viendo como se los tortura. Por tanto, no puede tener un mecanismo de control de dolor diferente a otros bóvidos. Y desde luego, sería increíble que la naturaleza, siempre tan sabia, cree primero un mecanismo, el dolor, para protección de los seres vivos y permitirles la huída, y luego, cuando el dolor aparece, cree otro que lo anule completamente y así el animal no huya, se quede junto a la fuente del dolor, y sea destrozado por el peligro, "sintiendo un inmenso placer". ¿ No le hubiera resultado más fácil a la naturaleza entonces que ningún ser vivo sintiese dolor?
Por último, hay un punto muy importante que me gustaría señalar. Hace unos años, salieron a la luz pública unas denuncias, que venían desde dentro del mundo taurino, afirmando algo que hace mucho que ya todos sabíamos. El maltrato que sufre el toro previo a su salida al ruedo. Pues bien, en cualquier país civilizado de la Unión Europea estas denuncias hubieran dado lugar a una investigación. En nuestro país, con la curiosísima legislación en materia de maltrato animal que tenemos, que permite unas formas de maltrato y otras no,
no pasó nada. Se diluyeron en el aire. ¿ Por qué ¿ No olvidemos nunca desde qué estamentos tan altos de nuestra sociedad se protege al mundo taurino. Creo importantísimo que se promueva esa investigación, aunque sea desde la UE, ya que entre otras afirmaciones se nos decía que, presuntamente, al toro se le administraban sustancias para hacerle más fácil la labor al "bravo" torero. Si estos fuese cierto, la administración de cualquier tipo de sustancia invalidaría de forma automática las determinaciones y por tanto, todo el estudio de Illera:
El País. Lunes, 27 de noviembre 2000. Más del 20% de los toros analizados por un equipo de expertos estaban drogados. Investigadores y veterinarios establecen en su estudio el uso del fármaco fenilbutazona (www.portaltaurino.com/veterinarios/congreso_arles.htm) "Un equipo de investigadores del departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Salamanca, de la Estación Tecnológica de la carne de Castilla y León y veterinarios de la misma comunidad ha presentado un estudio en el Congreso de Veterinaria que se ha celebrado la pasada semana en Arlés (Francia) según el cual más del 20% de las reses de lidia que analizaron durante los años 1998 y 1999 dieron positivo en el fármaco fenilbutazona, que está considerado droga. Esta información la publica, con amplio detalle, el portal taurino burladero.com. Para el estudio —señala dicho portal— se analizaron pruebas de plasma de toros lidiados en plazas españolas de segunda y tercera categoría, y la conclusión fue que se detectaba la presencia del fármaco en el 23% de las reses lidiadas en 1998, y el 22% de las lidiadas en 1999. La fenilbutazona es un antiinflamatorio utilizado en caballos para tratamiento de inflamación de huesos y articulaciones, laminitis e inflamaciones de tejidos blandos. Y está considerado droga tanto por sus efectos como por su toxicidad en la carne. El equipo de investigadores baraja la posibilidad de que se hubiera manipulado el comportamiento de los toros con la administración del fármaco, tal como se refleja en el siguiente párrafo de las conclusiones de su informe, que reproduce burladero.com: „Se ha comprobado el uso de fenilbutazona en el toro de lidia en plazas de segunda y tercera categoría en las que se obtuvieron muestras. Los motivos de su utilización, para las muestras con concentraciones elevadas, pueden ser debidos al enmascaramiento de alguna lesión por su efecto antinflamatorio. El elevado porcentaje de muestras positivas en este fármaco nos hace reflexionar sobre una posible manipulación del comportamiento del animal‟. El equipo de especialistas — añade el portal taurino — continúa investigando acerca del comportamiento en plaza de las reses bravas, así como de la presencia en sus órganos de otras sustancias tóxicas."
Por tanto, la sospecha de que al menos 20% de la muestra del estudio pueda estar drogada, invalida todos los resultados dicho estudio. Y debo decir, que a mi juicio, el porcentaje seguramente supera en mucho el 20%.
Finalizamos concluyendo que el estudio corre el riesgo de no ser válido, por una serie de problemas metodológicos que deberían haber sido clarificados antes, y sobre todo, cuando se habla a periódicos de gran divulgación , para evitar que el mensaje pueda ser interpretado de forma errónea, o como voluntariamente equivocado. Lo único que queda claro es que el toro sí sufre dolor. El toro sufre muchísimo. Y decir lo contrario no es más que intentar retorcer a la ciencia para que un espectáculo cruel e inhumano perdure. Nada más.
Agosto 2007