miércoles, 23 de septiembre de 2009

CARTA ABIERTA A LA SRA ROSA GIL

Carta abierta a la Sra. Rosa Gil – Presidenta de PDF

Sra. Gil, acabo de leer con auténtico estupor, y debo confesar que con una buena dosis de vergüenza ajena, el resumen que varios medios escritos hacen de su intervención en el programa de radio “el albero” de la cadena COPE.

http://www.tauromaquias.com/2009/08/toreros-que-actuaran-en-las-vegas-no.html

http://perutaurino.blogspot.com/2009/08/los-toreros-que-se-apuntan-las-vegas-no.html

Escritos que estos medios han obtenido de la propia hemeroteca digital de la citada cadena.

http://www.cope.es/hemeroteca/2009/08/07/toros/05-08-09--rosa-gil-toreros-que-se-apuntan-vegas-no-dignifican-fiesta-74007-1

Sinceramente debo decirle que no me hubiese molestado en escribirle si las declaraciones de las que se hacen eco esos medios, las hubiera hecho usted a título personal. En tal caso simplemente hubiera pensado, «ahí va otra persona aficionada a los toros, mal educada y grosera, como nuestro amigo Carlos Herrera».

Sin embargo la entrevista de la COPE fue hecha a Rosa Gil, pero no a la propietaria del restaurante Casa Leopoldo, sino a la presidenta de la Plataforma para la Defensa y Promoción de la Fiesta (PDF), y es precisamente a la presidenta de tal institución a quien dirijo este escrito.

Yo no se si es usted consciente de lo que significa presidir una entidad, en cualquier caso me gustaría hacerle notar que considero de extrema gravedad que la presidenta de la plataforma PDF se desayune en la radio con frases como “…y de los políticos, que todos son unos chupaculos, una indecencia de personajes. Lo que no vamos a consentir es que unos políticos de mierda vengan a estropearnos la Fiesta”.

Mire usted, ya se que la imagen de los políticos, por lo menos la de algunos, está algo denostada, sin embargo creo que una persona medianamente seria y educada, una persona que preside cualquier tipo de institución, no puede permitirse el lujo, o la desfachatez, de insultar públicamente a los políticos llamándolos chupaculos, indecentes y políticos de mierda.

Los políticos son esas personas escogidas de forma democrática, mediante unas elecciones libres y universales, para representar a la ciudadanía en los distintos ámbitos, desde el municipal hasta el europeo. Puesto que han sido escogidos por todos los ciudadanos, estos responden a diversas ideologías y a los más variados intereses, que en definitiva no son más que el reflejo de las ideas, ideologías, y colores de la ciudadanía que acude a las urnas a depositar su voto.

Así pues, esos políticos de mierda, están donde están, porque un buen número de ciudadanos han querido que lo estén. Lamento profundamente que usted considere que los políticos de mierda no sirven adecuadamente a sus intereses, pero creo honestamente que ello no es motivo para que los insulte, es más, creo sinceramente que nada puede motivar un insulto gratuito y público dirigido a nadie, sea político o sea lo que fuere.

Tengo el gran honor, y no puede ni imaginarse lo orgulloso que me siento, de ser uno de esos políticos de mierda, regidor de un ayuntamiento de un pequeño pueblo del Maresme, que presentó una moción para declarar a su pueblo antitaurino y amigo de los animales. Moción que se aprobó en el pleno del ayuntamiento, con los votos favorables de todos los grupos que lo componen (CiU, PSC, ERC e ICV). Algo similar a lo que en Barcelona ya sucedió hace años.

Pueden ustedes como plataforma, y usted en particular como su presidenta, seguir insultando a los políticos tanto como deseen, vomitando exabruptos contra todo aquel que no comulga con sus ideas e intereses, pero no olvide que vivimos en una sociedad rica y plural. Una sociedad que está cambiando y evolucionando a pasos agigantados. Una sociedad que mayoritariamente no quiere ser cómplice de un espectáculo que considera denigrante, tanto para el toro que lo sufre, como para la propia sociedad que lo consiente.

Me ha llamado poderosamente la atención su frase “Si la Fiesta tiene que morir lo hará por ella sola, no hace falta que la matemos antes”. Señora Gil, la fiesta hace tiempo que murió. Murió en el mismo momento en que fueron precisas cuantiosas sumas de dinero de los fondos públicos, desde los municipales, hasta los estatales, pasando por los autonómicos, para mantenerla viva, o mejor dicho, en una agonía constante que no deja de sangrar las arcas públicas año tras año. Sumas de dinero para mantener la diversión, curiosa cuanto menos, de una pequeña parte de la población, para mantener el enriquecimiento de unos pocos elegidos.

Importantes sumas de dinero que una mayoría de ciudadanos preferimos que se dediquen a la sanidad, a la educación, y a la verdadera cultura. Porqué no se engañe usted, la cultura que mayoritariamente la sociedad demanda, no es la de la sangre y el sufrimiento, no es la cultura trasnochada de otros tiempos, es la cultura del respeto a las personas y a los animales, es precisamente la cultura incompatible con expresiones como la de “políticos de mierda”, que a usted parece gustarle tanto.

No menos impactante es el siguiente párrafo extraído de su entrevista :

“la Plataforma tiene preparado un manifiesto de personas de valiosa valía cultural y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos

No se engañe usted, por cada persona de valiosa valía cultural, valga la redundancia, y por cada persona de gran peso internacional que apoye la tauromaquia, podremos encontrar como mínimo otros tantos que estén en su contra y aboguen firmemente por su desaparición. El valor de todo personaje es relativo, ya que por mucha valía cultural y peso internacional que tenga, lo verdaderamente importante en una sociedad democrática, es aquello que piensan y sienten de forma mayoritaria los propios ciudadanos.

Ciertamente Barcelona es una ciudad cosmopolita y abierta a todos, yo he pasado 40 años de mi vida residiendo, estudiando y trabajando en ella, y es precisamente por ello que no se entiende que en ella tengan cabida espectáculos anacrónicos y dantescos donde se tortura, y se da muerte públicamente, a un ser vivo.

A los políticos no se si se les caerá la cara de vergüenza a raíz de ese manifiesto que tienen ya preparado, pero le aseguro que a una mayoría de ciudadanos, entre los que nos podemos contar también un buen número de políticos, se nos cae la cara de vergüenza cuando se identifica a nuestro país con la tauromaquia, con el maltrato institucionalizado, permitido y subvencionado a un mamífero. Se nos cae la cara de vergüenza cuando otros países europeos tienen que adoptar los perros que aquí han sido abandonados, maltratados, vejados, y en ocasiones casi asesinados.

Sra. Gil, a una mayoría de ciudadanos se nos cae la cara de vergüenza por estar más lejos que nadie de esa Europa, a la que a veces parecemos no pertenecer, concienciada con el respeto por los animales, con el respeto a la vida, con el respeto a la dignidad que todo ser vivo merece.

Atentamente,

Carles Marco Morellón

Regidor del ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta por el PSC

Otro político de mierda

4 comentarios:

Benet dijo...

Estimado Carles, sólo puedo que darte la enhorabuena por tu carta. Hoy hemos tenido una mala noticia de nuestro parlamento al rechazar el Psoe y el PP que se quite el interés turístico a las fiestas donde se torturen animales.
Pienso que cada día hay menos torturadores, pero tienen mucho poder (y mucho dinero).
Un saludo

kundry dijo...

D. Carles, D. José Enrique, a pesar de no ser antitaurina, no puedo dejar de felicitarles por su elegancia a la hora de defender sus ideas. Es un honor leerles y una delicia seguir este blog, aunque desde mi ignorancia, no esté de acuerdo en todo.
Si, soy totalmente contraria, al toro de fuego, el toro de Coria el toro de Tordesillas y al toro que sale a la plaza, drogado, tocado o manipulado en cualquier sentido para disminuir sus condiciones en cualquier aspecto. Desde luego voto por abolir este tipo de esperpentos y verguenzas que se dan en tantos pueblos de España, en nombre de no sé que cultura.
D. Carles, quizá, si no lo ha hecho, debería enviar su carta con acuse de recibo a esta señora, a ver si aprende algo. (claro, que el insulto fácil suele ser síntoma de no tener otra defensa) También deberían aprender de usted muchos políticos de "relevancia nacional".
Gracias a D. José Enrique por un blog de tanto nivel. Es una delicia seguirle en sus argumentaciones llenas de conocimiento y buen uso del lenguaje...esto es clase. El insulto sólo descalifica por completo a quién lo usa.
Un saludo a todos los antitaurinos capaces de defender sus ideales con criterio y elegancia. Confío - y estoy segura- que algún dia les darán al razón, aunque espero que no en todo.
Una taurina con condiciones.

José Enrique dijo...

Gracias por opinar sin insultar, que dentro del colectivo de los taurinos es de agradecer. Suelo borrar los comentarios que con total falta de criterio me dejan en el blog, pero creo que lo mejor será irlos recopilando, y publicarlos en algún momento.
Ya he dicho en alguna ocasión que la ética es un concepto totalmente subjetivo, y por tanto la lidia del toro, que por lo que leo, es lo que defiendes, puede ser defendible o no, en función de una serie de parámatros que podemos valorar como: ¿es ético provocar dolor y causar la muerte de un animal en base a un acto estético como puede ser la faena de muleta de un torero? ¿Puede ser justificada la lidia en base a un acto social, y para algunos incluso un ritual, como es una corrida de toros? ¿Es ético pagar y convertir en un espéctaculo público el sufrimiento de un ser vivo? ¿Es acertado que nuestra especie, la humana (y esto lo hilo con el humanismo al que haces referencia), dotada evidentemente de una capacidad de pensar y sentir mucho más desarrollada que el del resto de las especies animales, se atribuya el derecho a torturar a un animal en base al costumbrismo, la tradición, e incluso si me apuras al arte del toreo? Creo que en estos comentarios que te dejo, está el debate entre taurinos y antitaurimos civilizados, que incivilizados los hay en los dos bandos.

kundry dijo...

José Enrique, la ética no es exactamente subjetiva, existe una ética de mínimos que cualquier ser humano, sea de la cultura que sea es capaz de reconocer. De acuerdo, que hablando de la lidia o del mundo taurino sea totalmente subjetiva.
Ahora bien, existen muchos deportes de riesgo, dónde el ser humano arriesga su vida, o se sitúa en una línea muy cercana a la muerte. El arte de la tauromaquia, es eso y mucho más. El problema está cuando la figurillas del toreo no tienen lo que hay que tener para enfrentarse a un animal sin retoques. Desde luego comprendo perfectamente que a muchas personas les desagrade y les duela el sufrimiento de un animal, pero quien cria vacas de carne las cria para matarlas, la diferencia está en que mientras aquellas van al matadero sin más, al toro de lidia se le da un lucimiento y una dignidad y una identidad que nunca tendrá una vaca o un cerdo, por ejemplo, y el hombre que se enfrenta a él tiene el riesgo y la posibilidad de morir en el intento. ¿es brutal? si, sin duda, pero reconocerás que también la brutalidad tiene sus matices. La brutalidad porque sí contra un ser vivo no, que es lo que veo -lo que no soporto ver- en tantos "espectáculos" con toros. En la lidia veo otra cosa, pero es esencial la igualdad de condiciones. Esa manipulación es la que considero vergonzosa, es lo que va en contra de mi sentido de la ética.
Para ir más allá te diré que tampoco estoy de acuerdo en que esto se financie con fondos públicos. Han de financiarlo los aficionados. El dinero público ha de tener un destino para el bien público general, y por mucho que a mi me guste, no es un bien público y general desde el momento que existen personas (muchas) en contra por los motivos que sean, y mucho más considerando la pobreza general que sufre este país. (pobreza cultural, formativa, pobreza en investigación, pobreza espiritual etc...). Si en un ayuntamiento o comunidad se decide no financiar un espectáculo taurino porque consideran que tienen necesidades más importantes, perfecto; que lo financien los abonados. Y desde luego hacer desaparecer de una vez por todas esos espectáculos repugnantes de todo punto. Esto me parece prioritario. Se pongan como se pongan en Coria, en Tordesillas o dónde sea. Claro que lo que prima es la rentabilidad de votos, el dinero para el pueblo y todos esos argumentos que leo tan ridículos. Es descorazonadora nuestra clase política, incapaces de "coger el toro por los cuernos" y poner las cosas claras, las reglas claras. Se venden al mejor postor. (Hay excepciones, afortunadamente, pero desgraciadamente son pocas y de momento de poca relevancia).
También de acuerdo que no puede valer todo simplemente por tradición. Por tradición algunas mujeres van enfundadas en un trapo negro de la cabeza a los pies y creo que ningún español lo defiende. Creo que hemos e buscar un término medio, que lo hay, que hemos de buscar un equilibrio entre los gustos y deseos de las personas. Y hay que busca una formación que nos permita un diálogo correcto y una sensibilidad suficiente para llegar a ese término medio.
Los veterinarios taurinos deben hacer su papel, que es, bajo mi humilde opinión, la defensa del toro antes de salir a la plaza y no permitir y denunciar claramente lo que ven y lo que saben; no permitir bajo ningún concepto un animal disminuído, no venderse ni a la empresa ni al ganadero, ni al torero ni a nadie. Los veterinarios antitaurinos ya haceis vuestro papel, fundamental en esta sociedad tan deteriorada.
por cierto, cuando hacia referencia a formación humanística utilizaba el concepto tradicional para los licencidos en geografía e historia,que es mi caso, filosofía, filología,para expresar que en ciertos aspectos, muy importantes, no puedo opinar porque no tengo formación para ello.