sábado, 30 de octubre de 2010

TODO ESTÁ EN LOS LIBROS


"Todo, todo, todo está en los libros"... Recuerdo el estribillo de esta canción de Vainica Doble, aquel dúo formado por Carmen Satonja, y Gloria Van Aerssen, que Sanchéz Dragó utilizaba en su programa literario de televisión española, "Negro sobre Blanco", allá por el año 1997.

 Hace unos días, visitando la sección de libros de una conocida cadena de grandes almacenes, en busca de algo que llevarme a los ojos, me encontré con una novedad literaria, un texto firmado por Albert Boadella, y Fernando Sánchez Dragó. Su título, "Dios los cría... "... y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción..."

  Dado que ambos son defensores de la tauromaquia, pensé que en el libro se haría referencia a la misma, así que, me puse a hojearlo con el fin de encontrar los desatinos que seguro habrían escrito al respecto. Después de pasar algunas páginas, lo encontré: "los niños deberían volver a las plazas de toros, en vez de ir a esos parques de atracciones imbéciles". Leída esta frase lapidaria, cerré el libro, y lo dejé en el montoncito en el que se reunían algunos ejemplares más. Pensé que esta porquería no habría quedado mal en la pira de libros que se quemaban en la película de Francois Truffaut, adaptación de la novela de Ray Bradbury, Fahrenheit 451.

  El miércoles, en un foro que suelo frecuentar, me encontré con un hilo que titulaba: "Mucho cuidao con Dragó (sic)". Y fue allí donde me topé con las declaraciones de uno de mis bufones favoritos del Reino; el otro es Boadella, que intercambia con él en el libro, el papel de emisor y receptor de los mensajes

 Y así es: "Dios los cría, y ellos se juntan".

 En el foro, no se hacía referencia a la frase que he reproducido anteriormente, en la que se hacía alusión a la tauromaquia, sino a algo mucho más repugnante: Dragó reconoce que tuvo relaciones sexuales con dos chicas japonesas de ¡13 años!, y no solo lo reconoce, sino que se jacta de ello en un tono chulesco y prepotente. Cuenta que salió del metro y se topó de frente "con unas lolitas de esas -ahora hay muchas- que visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda...". "Las muy putas se pusieron a turnarse". Y afirma: "Las delincuentes eran ellas y no yo".

 Los hechos sucedieron en Japón en 1967, cuando el baboso, presunto pederasta, tenía la edad de 31 años, que ya es una edad para no andar haciendo el gilipollas. Y no sé si el término pederasta es el adecuado en este caso, ya que, al parecer, no hubo abusos sexuales, sino consentimiento por parte de las "muy putas que se turnaban". Creo que será más acertado el término de pedofilia,  que es la atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes. El mismo bufón ha reconocido que le atraen y le ponen las niñas de 15 años.

 Todavía hay quien se plantea si esto no ha sido más que una maniobra para promocionar el libro, e incluso los hay que se refieren a estos hechos como una anécdota sin importancia. Los hay incluso que nos tildan, a los que hemos puesto el grito en el cielo, de ser unos moralistas de mierda, incapaces de ir al fondo del problema: el de las redes de prostitución, de la explotación de menores, de la pederastia, de la pedofilía, cómo si nosotros, simples "mindundis terrenales" tuvieramos hilo directo con las mafías que controlan toda esta inmundincia, y tuviéramos el poder suficiente para acabar con ellas.

 Los hay incluso, en la legión de los fachas empedernidos, que nos cuentan que el ataque a Dragó, se debe a sus ideas políticas, aunque él, en un ejercicio de cinismo sin límites, se declare anarquista.

 Y es entonces cuando uno se hace preguntas sobre la ética y la moral del ser humano: ¿qué es más ético, follarse a una niña de 13 años, se tenga la edad que se tenga, aunque con el agravante de tener 31, o no hacerlo? ¿Quién fomenta la pedofilía, el que lo hace o el que no lo hace? ¿Quién fomenta su existencia? ¿Quién la justifica? ¿Quién fomenta la violencia y el maltrato a los animales, el que lleva a sus hijos a una plaza de toros, o el que los lleva a un imbécil parque de atracciones?

 Dragó, en su blog, se retracta de lo narrado en su conversación con Boadella, transformando su asqueroso libro en un relato de ficción, cosa que parece una contradicción con el título del mismo.

 Las respuestas no se han hecho esperar:

 Viajes Barceló, que tenía contratado un servicio de viajes con el ególatra, le ha dado con la puerta en las narices, y ha cerrado la página que dedicaba a publicitarlo.

 Algunas librerías han decidido retirar el bodrio de sus estanterías.

 La ministra de "incultura", señora Sinde, le ha leído la cartilla.

 El comité de trabajadores de TeleMadrid, ha pedido su despido, mientras que su empleadora se ha lavado las manos, aunque habrá que ver hasta cuando.

 Una asociación de mujeres artistas, ha pedido a la intervención de la Fiscalía del Estado.

 Los ciudadanos debemos estar contentos. Una simple columna de opinión aparecida en un diario de "provincias" ha dado lugar a las consecuencias relatadas.

 Esperemos que el bufón de la Corte de Madrid se lo piense dos veces antes de abrir el buzón que tiene por boca.

 Efectivamente, "señor" Dragó: todo, todo, todo, está en los libros... hasta el retrato de su incurable estupidez.

 Aquí está la prueba, un audio de 1986.

5 comentarios:

La Araña Peluda dijo...

Lo de "dios los cría y ellos se juntan" es muy apropiado para estos dos elementos. Están hechos el uno para el otro. Aún no entiendo porque no han decidido montar un partido político que le haga la competencia al de Belén Esteban. Pero lo mejor está en su blog, donde la primera frase que lees es que dificilmente es entendible lo que se cuece en política en España sin conocer los entresijos de las plazas de toros. Una prueba más de la inexistencia de la democracia en España.

La Araña Peluda dijo...

Perdón:

Toda la camarilla intelectual de la tauromafia ha reconocido su inclinación hacia la carne fresca, lo cual no es de extrañar. ¿Qué se puede esperar de alguien que contempla indiferente la tortura de un animal? Creo que hay unas declaraciones de Sabina por ahí donde afirma que le va a dar lecciones a sus dos hijas menores de edad.

Espero y deseo que las acciones de los trabajadores de Tele-Aguirre surtan su efecto. Es absolutamente vergonzoso que este neocon esté sacando tajada de los impuestos de los ciudadanos (1.200.000 euros) por dos programas que según dicen apenas tienen audiencia.

Y es que las chorradas del trío La-La-La (Tontín Sabina, Sawater y Albert Bobodella) comienzan a cansar al personal. Es absurdo tener encima tener que pagarles por ello.

Mabel G. dijo...

Son dos pájaros de cuenta... y muy despreciados por la sociedad pensante.
Araña nombró a Sabinas ...
¡¡¡ajjj !!! no puedo ni verle la cara y encima ya está haciendo publicidad de su venida a la Argentina el próximo Marzo.
Y AQUÍ, "LA SOCIEDAD PENSANTE" NO LO QUIERE! sólo lo van a ver los descerebrados !
(que lamentablemente son más de lo que desearía )

carlitox dijo...

Este es sin lugar a dudas uno de los mejores blogs que he visitado, y, definitvamente, el mejor blog veterinario que he seguido.
Felicitaciones y a seguir con el arduo trabajo.

Ernesto y Felisa dijo...

...menudos tipejos..., y la verborrea que se gasta el Dragó, y yo.. que hubo un tiempo que le escuchaba !!!! (BIEN, todo está en los libros, menos mal)
Felisa