viernes, 27 de marzo de 2009

ESPAÑA VOTA EN CONTRA DEL COMERCIO DE PRODUCTOS DE FOCA

NOTICIA RECIBIDA DESDE LA FUNDACIÓN ALTARRIBA


Con su voto en la sesión de hoy del COREPER (Comité de Representantes Permanentes) de la UE, a favor de la prohibición total del comercio de productos de foca en todo el territorio de la UE, tal y como recomendó en su informe el Comité de Mercado Interior del Parlamento Europeo el pasado 2 de marzo, el Gobierno de España asume una postura ejemplar y valiente, acorde con la masiva voluntad ciudadana, y por encima de las múltiples presiones que con toda seguridad habrá recibido en los últimos días de los países implicados en esa actividad.
La votación prevista para primera hora de la mañana se ha retrasado, al parecer por distintas presiones que incluso han pretendido eliminarla de la agenda de hoy, ha tenido lugar por la tarde, como último punto del día. El resultado final ha sido aplastante a favor de la prohibición total, y los 27 de votos de España han resultado decisivos.
El pasado miércoles 25, fuentes autorizadas del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino confirmaron directamente el sentido del voto español al Departamento de Comunicación de Fundación Altarriba, que llevaba varios días haciendo un seguimiento especial de este tema, a distintos niveles de la Administración. Fundación Altarriba, por razones de discreción política, se ha abstenido de hacerlo público hasta hoy.
"Confieso que nos ha sorprendido el cambio de postura del gobierno español en este tema, porque las espectativas eran malas, por no decir nulas. Pero es cierto que la buena disposición y sensibilidad del Ministerio ha sido constante en todo momento, aunque eso no quita que recibir la confirmación el miércoles sobre el cambio en el voto fue para nosotros un "shock" maravilloso. Informamos de inmediato a quienes están sobre el hielo en Canadá dando testimonio de lo que ocurre, pidiendo igual discreción al respecto, y la explosión de alegría fue inmediata", Matilde Figueroa (Directora de Comunicación).
No podemos menos que felicitar a nuestro gobierno por esta decisión que, al margen del golpe contundente que significa para la continuidad de la matanza comercial de focas, abre una puerta hacia la solución del maltrato a los animales en su conjunto dentro de nuestro propio país, y muestra una nueva sensibilidad en la Administración que hace muchos años estábamos esperando, y que deseamos tenga una continuidad.