jueves, 25 de febrero de 2010

EL MUNDO DEL TORO TAMBIÉN SE APROVECHA DE LAS OBRAS BENÉFICAS

La beneficencia de Fabra es ruinosa

La feria taurina costó más del doble de la recaudación que logró

MARÍA FABRA - CAstellón - 25/02/2010

Para entregar una donación de 68.000 euros, la Diputación de Castellón se gastó cerca de 170.000. Ésas son las cuentas de la última feria taurina de la Beneficencia organizada por la institución provincial, en junio del pasado año. El presidente de la Diputación, Carlos Fabra, desveló ayer la recaudación obtenida tras la celebración de los dos festejos taurinos (una corrida de toros y una novillada sin picadores) y entregó a las dos asociaciones beneficiarias sendos cheques por valor de 34.500 euros cada uno. Sin embargo, el montante de los gastos, que se aprobaron por decreto, para sacar adelante esta feria son más del doble de lo que finalmente se ha donado a las asociaciones, fin último, al menos en teoría, de la organización de estos festejos.

La Diputación de Castellón obtuvo 68.000 euros tras invertir 170.000

Para la celebración de la Beneficencia, la Diputación corrió con los gastos de contratación de toros y toreros, que ascendió a más de 120.000 euros. A éstos añadió el coste de todos los servicios que supuso la apertura de la plaza de toros y otros gastos para la celebración de los festejos, luz, agua, publicidad, limpieza, incluso el pago de una factura a una sociedad dedicada a regalos de empresa, que sumaron cerca de 20.000 euros.

Pero el desembolso de dinero de las arcas públicas no se quedó en eso. La Diputación adquirió entradas para los festejos que la misma institución organizaba por un total de 25.440 euros.

Un graderío lleno suele ser muestra del interés que levantan los carteles. En el caso de la corrida de la Beneficencia, la labor de la Diputación se despliega para que todos los ayuntamientos se vuelquen en la celebración. Y Fabra envía entradas a todos los ayuntamientos de la provincia que se las quedan, previo pago, o no. Ayer, Fabra desenfundó la lista de "insolidarios". "Con el tiempo me voy haciendo malo", se justificó el también presidente provincial del PP. Sólo dos ayuntamientos del PP osaron devolver todas las entradas: el de Algimia de Almonacid y el de Alfondeguilla. Otros cinco ayuntamientos gobernados por independientes también optaron por no "contribuir" de esta manera, al igual que una ristra de consistorios socialistas. "Morella devolvió el 75% de las entradas que se mandaron", quiso precisar Fabra, quien dijo que "afortunadamente, también en estos tiempos de crisis, algunos ayuntamientos se han vuelto a volcar en la petición de entradas".

Para hacer entrega de los cheques, tamaño concurso de televisión, Carlos Fabra se rodeó de representantes y miembros de las asociaciones beneficiarias. Una de ellas, El Rinconet, realiza una destacada labor con un centro de empleo con una plantilla integrada por 14 personas que reciben remuneración. La otra asociación beneficiaria es la de Padres y Amigos del Sordo de la Provincia de Castellón (Aspas), un activo colectivo que trabaja duro a favor de la integración. A ellos se unieron representantes de la empresa que gestiona la plaza de toros, Tauro Castellón, que también se deshicieron en alabanzas hacia Fabra y se preguntaron, apesadumbrados, qué será de esta feria de la Beneficencia cuando "don Carlos" deje la Diputación.

Otro ejemplo, extraido del blog de un aficionado.



1 comentario:

Juan Carlos dijo...

Es patética la pregunta de estos señores. En lugar de increpar ha este dilapidador de dinero publico el no haberles hecho entrega del cheque con el doble del dinero sin tanto montaje y sufrimiento por parte de los pobres Toros, Se les ocurre decir que que sera de esta obra benéfica cuando este señor falte.
Ojala encuentren un mejor gestor para el dinero de los contribuyentes, porque al reparto de cerebros ya veo que llegaron tarde.

Mis perros y yo. El blog de Lía