domingo, 7 de marzo de 2010

EL SÍNDROME DE CUSHING EN EL PERRO

SINDROME DE CUSHING

(Dedicado a mis pacientes con Cushing)

El síndrome de Cushing se utiliza para denominar a un conjunto de síntomas y de alteraciones biológicas que son debidas a una elevación crónica de glucocorticoides en el organismo. Es la alteración hormonal (endocrinopatía) más frecuente en los perros adultos, de más de 10 años, aunque se han descrito numerosos casos en perros a partir de los 6 años. Hay casos documentados en perros de 1 año. Se trata de un proceso crónico que puede dar lugar a complicaciones inherentes (particularmente diabetes mellitus). Los síntomas cutáneos asociados son inconsistentes, pero en cualquier perro con alopecia cutánea, el síndrome de Cushing debe ser tenido en cuenta.

El origen se puede encontrar en la glándula hipófisis, también llamada pituitaria, en las glándulas suprarrenales o puede ser secundario a la utilización médica de glucocorticoides para tratar determinadas enfermedades en el perro. En condiciones normales de salud, la glándula hipófisis secreta ACTH que a su vez estimulará la producción de cortisol por la glándula suprarrenal (en realidad son dos glándulas situadas en zonas muy próximas a cada uno de los riñones). En circunstancias patológicas, es decir cuando hay Cushing, esta normalidad en cuanto a la producción de hormonas se verá alterada, como podréis comprobar a lo largo del artículo.

Cuando los síntomas tienen su origen en un exceso de producción de ACTH por la glándula hipófisis, la enfermedad recibe diferentes nombres: hipercorticalismo de origen hipofisario (HCH o HDP), sindrome de Cushing secundario, o enfermedad de Cushing. Podemos decir que es la presentación más frecuente, ya que representa el 80-85% de los casos. La presencia en la glándula hipófisis de un adenoma (tumor) o la hipertrofia de la misma, va a dar lugar a un incremento en la producción de una hormona que recibe el nombre de adreno-córtico-tropa (ACTH). Digamos que esta hormona se fabrica en las cantidades adecuadas en función de las necesidades del organismo, pero la presencia de un tumor o de un aumento de tamaño de la misma, hará que se produzca en mayor cantidad. La consecuencia lógica de este aumento patológico de ACTH será que se produzca más cortisol a nivel de la glándula suprarrenal (ver ilustración). Casi el 50% de los perros con HCH tienen tumores de menos de 3 mm de diámetro, y la mayoría de los restantes perros afectados, presentan tumores de 3-10 mm de diámetro. Un porcentaje reducido de pacientes (10-20%) tienen tumores voluminosos que superan los 10 mm. Estos tumores más grandes, tienen la capacidad de comprimir o invadir las estructuras adyacentes a la hipófisis y producir signos neurológicos a medida que se expanden dentro del hipotálamo, glándula próxima a la hipófisis y que produce la hormona precursora de la ACTH, que se reconoce por las siglas CRH.

Parece existir una predisposición genética en el desarrollo de tumores de hipófisis (adenomas) especialmente en los perros de raza caniche.

El síndrome de Cushing de origen suprarrenal, también llamado síndrome de Cushing primario, es más raro, y representa el 15-20% de los casos. Se produce como consecuencia de la existencia de un tumor (TS) que afecta a la corteza de la glándula suprarrenal y que provoca la descarga en cantidades excesivas de cortisol. El 40% de los tumores son adenomas, y el 60% son carcinomas. Como curiosidad os diré que, se ha descrito un caso de Cushing inducido por la dieta. Estos carcinomas de la corteza de la glándula adrenal pueden invadir otras estructuras como riñón, hígado, vena cava o hacer metástasis hematógenas hacía el hígado y pulmón. No es muy frecuente encontrar tumores en las dos glándulas adrenales. La hiperplasia de las adrenales también se ha identificado en los perros como causa del Cushing. Los tumores adrenales son autónomos y funcionales, y por tanto secretan grandes cantidades de cortisol independientemente del control de la hipófisis ejercido a través de la producción de ACTH.

El tercer origen del Cushing es lo que recibe el nombre de iatrogénico. Está ligado al uso de corticoesteroides por vía oral, parenteral o tópica, y también al uso de medicamentos que contienen progesterona o sus derivados. Se trata de perros que han sido tratados con estos fármacos para controlar problemas alérgicos o inmunomediados. También se puede desarrollar como resultado de la administración de medicamentos oculares, óticos o cutáneos que contengan glucocorticoides en especial en perros pequeños (menos de 10 kg) tratados de forma crónica. En estos perros los resultados de la prueba de estimulación con ACTH (ver diagnóstico) son compatibles con un hipoadrenocorticismo espontáneo (descenso del cortisol en sangre) a pesar de que las manifestaciones clínicas sean las de un hiperadrenocorticismo.

Existe una predisposición racial en el hipercorticalismo de origen hipofisario (HCH): caniche enano, teckel, Boston terrier, bobtail. Los tumores de corteza suprarenal son más frecuentes en Yorkshire terrier, caniche enano, teckel, y pastor alemán, y el iatrogénico se da más en pastor de los Pirineos, boxer, y caniche. Podemos decir que, el HCH ocurre con mayor regularidad en perros pequeños (el 75% pesa menos de 20 kg).

El síndrome de Cushing se caracteriza por un gran polimorfismo clínico, asociando síntomas generales y cutáneos.

Los síntomas generales son constantes y variados, pues los glucorticoides actúan sobre el metabolismo de distintos órganos. Los síntomas de aparición progresiva (a lo largo de meses e incluso años) preceden generalmente a los síntomas cutáneos. Lo primero que se suele presentar es un aumento en la ingestión de agua (polidipsia), y un aumento en la eliminación de orina (poliuria). El perro tendrá más apetito y por tanto comerá más (polifagia). Se podrá apreciar lo que se conoce como amiotrofia (atrofia muscular), laxitud de los ligamentos (origen de la ruptura espontánea del ligamento cruzado anterior de la rodilla), letargia, distensión abdominal (abdomen péndulo). La palpación abdominal revela con frecuencia la existencia del aumento del tamaño del hígado (hepatomegalia). Más raramente se suele observar disnea restrictiva (el perro jadea más de lo normal), intolerancia al esfuerzo, y alteraciones de la reproducción (ausencia de celo, atrofia testicular, y a veces virilización de las hembras).

Las complicaciones pueden constituir a veces el único signo indicador (hipertensión arterial, tromboembolia, diabetes mellitus, alteraciones nerviosas y del comportamiento, y síntomas ligados a endocrinopatías asociadas (hipotiroidismo secundario). En los caniches pueden aparecer miotonias (contracción prolongada e indolora de ciertos músculos) de las que el perro no se recupera cuando se controla el hiperadrenocorticismo.

Los signos neurológicos pueden aparecer en perros con HCH como resultado de la presencia de una masa en la hipófisis en crecimiento o expansión dentro del tálamo o del hipotálamo. Estos signos se traducen en embotamiento e indiferencia, inapetencia, andar desorientado, ataxia, presión de la cabeza contra objetos, marcha en círculos y alteraciones del comportamiento. En caso de que haya una compresión marcada del hipotálamo, se presentan las anormalidades relacionadas con la disfunción del sistema nervioso autónomo, incluyendo adipsia (inhibición en el deseo de ingerir agua), pérdida de la regulación térmica, frecuencia cardiaca errática e incapacidad para despertarse de un estado soporífero.

Otras complicaciones que puede presentar un perro con síndrome de Cushing son tromboembolismo sistémico, pielonefritis (infecciones de riñón), cálculos vesicales, glomerulopatía, insuficiencia cardiaca congestiva, pancreatitis, diabetes mellitus, y tromboembolismo pulmonar. El tromboembolismo pulmonar provocará aflicción respiratoria aguda, ortopnea ( sensación subjetiva de falta de aire con incapacidad de respirar correctamente en decúbito supino), y con menor asiduidad pulso yugular. Las placas de tórax normales en un perro que presenta disnea deben hacernos sospechar de tromboembolismo pulmonar.

Sobre los síntomas cutáneos os puedo decir que la epidermis se hará más fina, los vasos dérmicos se vuelven más frágiles, la cicatrización está retardada, y por último la inmunosupresión inducida por los glucocorticoides favorece la aparición de sobreinfecciones bacterianas o fúngicas.

Los síntomas cutáneos en el 60-70% de los casos son inconstantes y variados. Se caracterizan por una alopecia bilateral, simétrica y no pruriginosa que afecta principalmente al tronco, pero pueden estar afectadas además otras zonas (alopecia del puente nasal, frecuentemente observada en el caniche y Yorkshire) piel fina e hipotónica, estrias, comedones parduzcos en el vientre, flebectasia (dilatación y proliferación de vasos sanguíneos) caracterizada por máculas hemorrágicas, calcinosis cutánea (presencia de pápulas y placas muy eritematosas e inflamatorias duras, pruriginosas y dolorosas, sobre las que resaltan concreciones amarillentas que son sales cálcicas). Se observa con frecuencia hipermelanosis localizada o difusa (oscurecimiento de la piel).

Las complicaciones cutáneas son frecuentes y constituyen a veces un signo indicativo de la enfermedad. Las más frecuentes son las infecciones bacterianas (foliculitis, pioderma superficial extensa, celulitis) o fúngicas (dermatofitosis generalizada, dermatitis por Malassezia), demodicosis. En las hembras la presencia de circunmalanomas debe hacer sospechar de un síndrome de Cushing.

El picor o prurito está presente en el 25% de los casos, y es consecuencia de las complicaciones comentadas: pioderma, demodicosis, Malasezzia, y sobre todo calcinosis.

El diagnóstico incluye además de los síntomas que presenta el perro, una seria de pruebas muy específicas.

Se debe de realizar un recuento celular en donde normalmente nos vamos a encontrar alteraciones en el número de los diferentes tipos de glóbulos blancos: aumento de los neutrofilos (neutrofilia), descenso del número de linfocitos (linfopenia) y descenso de número de eosinofilos (eosinopenia).
En la bioquímica general es frecuente encontrarnos con aumento de la fosfatasa alcalina (ALKP) hasta en el 90% de los casos. Otras anomálias bioquímicas incluyen la elevación de la ALT (alanino-amino-transferasa), moderado aumento de la glucosa (por insulinoresistencia periférica, de donde viene la predisposición a la diabetes mellitus de los perros afectados por Cushing), aumento del colesterol y de los trigliceridos, descenso de la urea (por aumento de la diuresis) e hipotiroxinemia (valores de hormonas tiroideas por debajo del rango normal), en el 70% de los casos.

El análisis de orina indicará disminución de la densidad urinaria (inferior a 1010) en aproximadamente el 85% de los casos, y con mucha frecuencia aparecerá glucosa en la orina, infección urinaria y la presencia de cristales de oxalato cálcico.

La radiografía abdominal permite visualizar en el 30% de los casos, la calcificación de los TS (tumor de la corteza de la glándula adrenal) y el aumento del tamaño del hígado.

En determinados casos, las placas de torax, permiten identificar calcificaciones ectópicas traqueo-bronquiales y posibles metástasis de tumores suprarenales.

La biopsia de las lesiones cutáneas nos permitirá en algunas ocasiones establecer si son o no provocadas por un Cushing, pero no nos permitirán saber si la causa está en la hipófisis, en las adrenales o es iatrogénico.

Dado que los valores del cortisol a lo largo del día son muy variables, una determinación aislada de esta hormona no tiene ningún valor diagnóstico. Por ello son necesarias pruebas muy especializadas:

-Determinación de cortisol, estimulación con ACTH, y posterior determinación de cortisol en el tiempo y forma que está protocolizado.
-Ratio cortisol libre urinario respecto a creatinina urinaria (RCCU)
-Inhibición con dexametasona a dosis bajas: Determinación de cortisol antes y después de la inyección de dexametasona respetando los tiempos establecidos para este tipo de prueba.
-Inhibición o supresión con dexametasona a dosis altas: la prueba es semejante a la anterior pero la dosis de dexametasona inyectada es mayor.
-Determinación de valores basales de ACTH por radioinmunoensayo (RIE), análisis inmunorradiométrico (IRMA) y análisis inmunominométrico (ILMA).
Pese a la mejora de la sensibilidad y especificidad de las nuevas técnicas de medida de la ACTH, hay pocos estudios sobre la eficacia de este
parámetro para el diagnóstico del Cushing. La determinación de la ACTH inmunoluminométrica (Inmulite ACTH) se utiliza para diferenciar entre Cushing de origen adrenal o hipofisario.

La ecografía de las glándulas suprarenales requiere de un ecografista muy experimentado, pero los progresos técnicos realizados en el ámbito del diagnóstico por imagen hacen de ella una técnica de primer orden en el establecimiento de un diagnóstico diferencial. Evidentemente no debe ser realizada antes de que se hayan realizado las pruebas anteriormente citados, sino cuando estas indiquen que hay un síndrome de Cushing.

La tomografía computerizada, y la resonancia magnética pueden resultar también sumamente útiles para la visualización de la hipófisis y de las suprarrenales.

El pronóstico dependerá de la causa que origine el síndrome:

El hiperadrenocorticismo de origen hipofisario dará lugar a una supervivencia media de 2 años (3 semanas a 7 años) tras el diagnóstico. Las recaidas en el tratamiento son frecuentes (57%). Es importante apuntar que el 60% de los perros tratados muere por otro problema diferente del síndrome de Cushing.

Si la causa es un tumor suprarrenal, el pronóstico dependerá de la naturaleza del tumor y de su localización. El 75% de los perros intervenidos quirúrgicamente sobrevive. En caso de ausencia de metástasis, y tras la eliminación mediante cirujía, el pronóstico es el mismo para los adenomas o los carcinomas (4 años de supervivencia media).

Si el origen es iatrogénico el pronóstico es bueno, si bien la curación puede ser lenta (varios meses).

En el síndrome de Cushing de origen hipofisario existen varias opciones terapéuticas: reducción de la capacidad secretora de las glándulas suprarrenales (o.p´DDD), destrucción química de la corteza de las glándulas suprarrenales que es donde se produce el cortisol (o.p´DDD), reducción de los signos clínicos mediante tratamientos hipocortisolemiantes (trilostano, ketoconazol), destrucción de adenomas hipofisarios por radioterapia tras la identificación del tumor por tomografía, que se podría asociar a la eliminación parcial o total de la hipófisis.

El o.p´DDD (mitotane o lisodren) actúa destruyendo selectivamente determinadas zonas de la corteza de la glándula adrenal. Es un fármaco derivado del DDT y es un potente adrenocorticolítico.

El trilostano es un esteroide sintético sin ninguna actividad hormonal que bloquea la síntesis de cortisol por parte de la suprarrenal, además de los mineralocorticoides y hormonas sexuales suprarrenales. Es el tratamiento de elección en los países en los que está autorizado su uso (Francia, Gran Bretaña, y España). En la actualidad se recomienda administrarlo por la mañana con un poco de comida. La mejoría en los perros se observa muy rápidamente en el 70% de los casos, pero debemos decir que la dosis útil es sumamente variable, tanto que oscila entre 6 y 50 mg/kg día (media final de 16 mg/kg). Las dosis iniciales son las establecidas por el fabricante en una sola toma al día, pero en caso de tener que aumentarlas por no conseguir el efecto esperado, se recomienda suministrarlo cada 12 horas. Curiosamente su uso produce un aumento del tamaño de las glándulas adrenales, dato que debe ser tenido en cuenta en los perros que están recibiendo este tipo de medicación, y que son controlados por ecografía.
Los efectos secundarios son muy raros, aunque se han descrito muertes bruscas en teckel con insuficiencia cardiaca y con necrosis suprarrenal aguda. En la mayoría de los perros, los efectos secundarios son leves y autolimitantes: diarrea, vómito, letargo, y alteraciones en los electrólitos.
El efecto hipocortisolemiante producido por el trilostano es interesante en el caso de tumores suprarrenales que no puedan ser extirpados. En estos perros se suele observar una clara mejoría clínica en al menos, 80 semanas.
El problema del uso del trilostano está en su alto precio.

El ketoconazol, es caro a la dosis que debe utilizarse para tratar el Cushing (15 mg/kg/12 horas), y el riesgo de toxicidad tampoco es desdeñable. Por otro lado los resutados obtenidos suelen ser decepcionantes, aunque su uso para el tratamiento paliativo de las metástasis tumorales y para la estabilización preoperatoria puede resultar interesante. Debo decir que una presentación de un medicamento veterinario que contenía está molécula ha sido retirado recientemente.

L-deprenil: es un fármaco utilizado en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson en el hombre. No es aconsejable su uso para tratar el Cushing hipofisario (HCH). Podemos decir que tan sólo resulta efectivo en el 20% de los casos.

La radioterapía hipofisaria se reserva para los animales afectados de macroedemas hipofisarios diagnosticados por tomografía o por resonancia y con riesgos de complicaciones neurológicas, y además no dispensa del tratamiento médico.

Cirugía: la extirpación de la hipófisis (hipofisectomía) se considera el tratamiento principal en la universidad de Utrech para el tratamiento de microadenomas o de las hiperplasias hipofisarias. Teniendo en cuenta la agresividad de este tipo de cirugías, y analizando los resultados publicados, preferimos no proponer este tipo de tratamiento y optar por los medicamentos o la radioterapia hipofisaria, a pesar de que en medicina humana es el tratamiento de elección y sus resultados suelen ser excelentes. Debo añadir que la radioterapia en España, es por el momento, muy difícil de realizar por la falta de centros con la infraestructura necesaria.

En caso de tumores suprarrenales el tratamiento de elección es la cirugía, después de analizar su grado de extensión, pero la terapía médica también puede ser eficaz. Tras la extirpación el perro padecerá hipocorticismo pues la glándula suprarrenal contralateral a la tumoral está atrofiada y por tanto no es funcional. Hasta que haya una recuperación de la funcionalidad de la glándula operada, el perro tendrá que estar muy bien controlado, y tratado con corticoesteroides ya que se le habrá provocado un Adisson temporal.
Cuando la cirugía es imposible se tratará con o.p´DDD o con trilostano.

El Cushing iatrogénico no requiere ningún tratamiento, salvo la interrupción de la administración de corticoesteroides, pero de forma lenta y bajando las dosis lentamente. En caso de imposibilidad de cesar la corticoterapia, es aconsejable establecer un protocolo de días alternos.

En conclusión: si vuestro perro tiene más de 6 años, y en un momento determinado comienza a beber más agua de lo habitual, lo que conducirá a un aumento de la diuresis, os pide más comida de la que debería ingerir, presenta zonas del cuerpo con una alarmante falta de pelo, y jadea más de lo normal sin causa que lo justifique, necesitará una visita al veterinario, que seguro tendrá en cuenta la posibilidad de que padezca un síndrome de Cushing.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

José Enrique Zaldívar Laguía
Clínica Veterinaria Colores.
Pso de Santa María de la Cabeza 68 A
Madrid 28045

28 comentarios:

paulitiu dijo...

gracias muy clara la info...

jaruski dijo...

Mi perra de 13 años tiene Cushing diagnosticado hace unos 2 años. El proceso ha sido idéntico al expuesto: primero bebía y comía sin freno, consecuentemente llegaba a orinarse en casa con frecuencia, ahora tiene alopecia y costras en la piel, anda tambaleante sin rumbo y, sobre todo por la noche, se choca con los objetos... El tratamiento ya no es efectivo. Me da la sensación de que estamos en el tramo final pero no soy capáz de tomar una determinación porque creo que ella no está sufriendo... Es una cruel enfermedad.

GABRIEL TELLO dijo...

gracias buen trabajo

GABRIEL TELLO dijo...

gracias buen trabajo

Anónimo dijo...

Gracias por la info, completa clara. Estamos esperando que nos confirmen que nuestro perrito, de casi 17 años, tiene un Cushing, pero es casi seguro por lo que nos han dicho y lo que ponéis aquí. Son todos los síntomas. La pena es que es muy viejito para un tratamiento tan agresivo... Gracias por todo y un saludo.

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Mari, le cuento tengo una perrita yorkshire que tiene 8 años suele tener problemas de alergias y el veterinario le suele recetar dacortin,hace una semana que termino un tratamiento con dacortin.(no se si el problema viene por eso)hace unos días note q bebía mas agua de lo normal y claro hace muxo pipí la lleve al veterinario y después de hacerle una exploración y una radiografía me dijo que tenia el corazón agrandado y a consecuencia de eso ascitis le hizo un análisis de sangre por si tenia dañados hígado o riñones pero el análisis salio bien . urea 41 creatinina 0.80 got(AST)53 gpt(ALT)54 proteinas totales 7.6 glucosa 113 dice q es normal q tuviera la glucosa un poko alta xq no estaba en ayunas ,le receto cibacen para el corazón que tiene que tomar siempre y seguril para el pipí. mi perra se encuentra bien respira bien hace bien el pipí no vomita esta alegre juega, come bien,el problema esk sigue bebiendo muxa agua y q tiene la barriga inflamada unas veces mas y otras menos
Mi pregunta es puede ser q no sea ascitis?
he leido su articulo y creo que mi perra presnta sintomas de el sindrome de cushing.
cree usted que pude tener esa enfermedad?
que otras pruebas se recomienda hacer en estos casos?
es correcto el tratamiento que le receto cn seguril si mi perra hace ya demasiado pipi??

PD:lleva 3 días de tratamiento puede ser pronto pero esk no se q hacer estoy muy preocupada bebe muxa agua x favor contésteme pronto

Anónimo dijo...

Mi perra tiene casi 13 años y padece de Cushing hace 1 año aproximadamente, se le caen los dientes y el pelo, bebe agua constantemente,le falla la vista y la movilidad, creemos que es muy mayor como para someterla a pruebas y medicamentos, y no sabemos que hacer, tampoco la vemos tan mal ya que tiene apetito, pero se pasa casi todo el dia tumbada y tampoco la vemos sufrir solo que esta mayor y tiene esta enfermedad tambien. No vemos que este sufriendo pero tampoco lo sabemos y no sabemos que hacer.

Anónimo dijo...

El miércoles pasado llevé a Jara al veterinario y finalmente la durmió. Fue una muerte dulce, se durmió en mis brazos y la acaricié hasta que se le paró el corazón. En junio me lo había sugerido pero yo no fui capáz, le dió un tratamiento de antiinflamatorios y pasó el verano bastante bien. Esta semana pasada le pregunté qué haría si fuera su perra y me dijo que pensaba que lo habría hecho hace meses. Hablamos sobre la calidad de vida de Jara. Me dij que los perros no viven de recuerdos felices del pasado, sólo viven el presente y la verdad es que el presente de Jara no era de calidad. Desde el tratamiento con antiinflamatorios andaba bastante bien, y comía con ganas, pero se orinaba a diario en casa, a veces varias veces, a veces se desplomaba encima del pipí. Los paseos eran una pesadilla, la metía al jardín, ella se salía inmediatamente, yo creo que ya no tenía ni noción de para qué salíamos, a menudo se lo hacía todo en casa a la vuelta. Pasaba las noches deambulando por casa, nerviosa, chocando cn las paredes, buscando un agua que yo le restringía, sobre todo por la noche por el problema del pipí. Así que me decidí y creo haber tomado la decisión menos mala, pero estoy destrozada. Noto su ausencia constantemente y me mata recordar la pesadilla de entrar al veterinario, yo intuyendo lo que iba a pasar, ella ignorándolo. Creo que tuvo una muerte digna pero me siento fatal de haber tenido que tomar esa decisión, a pesar de que muchos días deseaba despertar y encontrar que había muerto por la noche y todo había terminado.
Toda la vida deseé tener un perro y hace casi 14 años llegó Jara. Ha sido la mejor perra que podía haber deseado, pero nunca imaginé el final, tan triste...

Anónimo dijo...

Muchos animos, a la mia aun la tengo aqui a mi lado y ya pensar que poco le queda me hace estar mal. Aun no emos decidido llevarla para que pase eso, porque tampoco la vemos mal del todo ya que a la hora de cenar viene corriendo a la cocina y no se mueve de ahi.

Sonia Nidia Apicella dijo...

Mortal todo lo que he leído. Amo a mi Alicia mas que a mi vida. También está Tracy pero Alicia es como mi primer hija. Sè que padece Cushing, no lo definieron aún pero las ecografías muestran que ya hay un adenoma, el hìgado aumentado, colangeopatía, necesita el agua y comida que le restrinjo permanentemente, fosfatasa alcalina altísima, por el momento no se le cae el pelo pero si su vientre está muy abultado y su conducta ya comienza a cambiar en apatía y cansancio...Esto comenzó hace 4 meses o mas, desde ese tiempo ya no vivo, todo el tiempo estoy conectada con Dios para que no me la lleve pero tampoco quiero que sufra. Su adenoma no lo quieren operar porque está en la suprarenal entre la vena cava y otra arteria; después de todo lo leído aquí sé que este es el comienzo del mas terrible calvario ya que ellos son criaturas hijos nuestros que siempre son bebés. Tiene menos de 10 años, no es demasiado temprano para que Dios se la lleve? Ya sé...Dios sabe porque hace las cosas y por el momento no podemos apelar, de Él hay que aceptarlo todo.

MªDolores Conde Romero dijo...

Tengo una perra de 14 años (Jara) que el año pasado la intervinieron de una hicterestomia, debido a varios tumores que tenía en el útero, a los pocos meses empezó a beber y orinar abundantemente, el veterinario pensó que esto era consecuencia de la castración que por lo visto se dá mucho pero la cosa seguía cada vez peor y después de varias pruebas le diagnosticaron cushing por tener un tumor en la adrenal izquierda inoperable. Empezó con Vetoryl hace un mes y de momento sigue igual, se me han puesto los vellos de punta cuando he leido los síntomas que le pueden entrar,porque ella de momento ese es el único que tiene.Llevo desde que me dijeron lo que tenía leyendo páginas y páginas sobre las posibles complicaciones, pero como ésta no he leido ninguna. Se dá la circunstancia de que hace dos meses le dije a mi familia que esto no iba a tener arreglo y que pensaba en que le debíamos poner la inyección,para avitarle sufrimiento, ya que tuve otro perro y sufrí mucho bastantes meses durante y después de muerto. Mi hijo mayor por poco me dá y mi marido me dijo que estaba loca, que él no la llevaba, creo que yo al final tampoco iría a palo seco, pero es que la desesperación de estar quitando charcos y charcos de orina contínuamente me llevaron a pensarlo.Este animal es mi sombra y no sé si los perros intuyen que están malos, pero la realidad es que desde que está con el problema he notado que se lleva todo el día pegada a mí restregándose para que la acaricie y cuando ve que me voy y no me la llevo se pone a llorar, cosa que antes no hacía.En definitiva me está entrando angustia de ver el final que puede tener y sin poder hacer nada.Con este comentario sólo queria desahogarme.Muchas gracias `por leerme.

Yaiza dijo...

Hola Chicos/as, mi perra Bambi tiene 16 años, le diagnosticaron el síndrome de Cushing hace 5 años y la verdad es que mejoró muchísimo con la medicación que le mandó mi veterinario, las pastillas se llaman Vetoril. Gracias a esa medicación y a los controles rutinarios cada equis meses, Bambi ha tenído muchísima calidad de vida. Ahora mismo está ingresada y no se si sobrevivirá, tengo el alma en vilo. Los niveles de fosfata alcalina se han disparado y como su hígado ya está envejecido no se sabe qué pasará. Les quiero dar ánimos a tod@s. Bambi ha sido muy feliz en estos años a pesar del Cushing.Hay que luchar hasta el final, ella lo está haciendo.

Paqui dijo...

Fiona es una teckel de 15 años y lleva ya más de 3 con síndrome de cushing. Desde que se lo detectaron está medicándose con Vetoril y hasta ahora le ha ido muy bien. Hubo un momento en el que tuvo demasiado baja la cortisona y le bajaron de 60mg diarios a 30 mg, pero ahora le ha vuelto a aumentar y toma otra vez 60 mg diarios. Después de 3 semanas con esta nueva dosis, no la veo mejorar, sigue bebiendo mucho y orinando a todas horas, ya le tengo puesto pañal en casa. No se si es que no responde ya a la medicación. Espero que no le quede mucho que sufrir con esta enfermedad porque yo no me veo con fuerzas para llevarla a dormirla definitivamente. Al menos se que los tres años durante los que ha funcionado Vetoril ella y yo hemos sido felices juntas y le hemos ganado tres años a la muerte. Un saludo.

Paqui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nataly dijo...

hola
que tal soy de mexico mi perrita de 11 años sufre mucho cansancio pareciera que estuviera anesteciada... hay momento que si corre pero despues se agita mucho... al inicio la note que vomita y pense que la habian envenenado pèro ahora que he buscado informancion pienso creer que tenga cushing .... me podrian ayudar ha saber mas sobre esto
gracx

Begoña dijo...

Yo creo que debes contarle el veterinario tus sospechas. Es una enfermedad cruel pero hay tratamientos paiativos.. Aunque el final es inevitable.
Mucha suerte y mímala mucho. Yo a la mía ya la perdí.

MªDolores Conde Romero dijo...

Al final perdí a mi Jara, la lleve al veterinario para ver si le podía poner otro tratamiento y al verla me habló muy claro, había perdido la masa muscular de las patas traseras y se le había deformado la rodilla de una delantera aparte, la tenía sedada desde quince días antes continuamente porque no paraba de llorar. Sin embargo no tuvo los síntomas que he leido por aquí, ya que no dejó de comer, la consciencia no la perdió aunque estaba un poco tontona y el pelo tampoco, es más, no se le caia ni uno, pero casi no se tenía en pié . En fin que ha durado catorce años y medio y no ha vivido mal, esel segundo perro que pierdo y no creo que vaya a tener más porque se pasa muy mal.

sadydbarreracd dijo...

colega informacion verdadera
un gran aporte saludos desde mexico UNAM

lyly dijo...

en mi casa estamos muy confundidos y nosabemos q hacer... hace unos meses el diagnosticaron cushing a mi ruffito... despues de acudir a tanto veterinarios ninguno nos daba una respuesta... muchos de ellos sin etica profesional... no puede ser q todos los sintomas se los mencionamos hace mas de 2 años y hasta hace poco llegan a la conclusion q es cushing....su enfermedad esta avanzada y no qisimos someterlo a el tratamiento xq es costoso y pienso q es torturarlo mas... me siento muy mal porq siento q no fui una dueña responsable aunq hice lo q estaba en mis manos ahora mi bb esta sufriendo y no se si dormirlo lo unico q qisiera es q cerrara sus ojitos y no tener q tomar la decision q hacerlo.

Hugo dijo...

Me acaban de comunicar que mi pequeñita tiene cushing,me ha llamado mi madre para decirme que le ha llamado la veterinaria ahora mismo y he entrado corriendo a la red para obtener un poco de información...no hay lugar a error...la sintomatología se repite.
Estoy destrozado,no es justo,la historia de mi Lua no ha sido justa,nos la encontramos dentro de un contenedor una noche de verano de hace 11 años,cuando no era más que un bebé al que no le había cicatrizado aún el cordón umbilical,la sacamos adelante nosotros,con mucho amor y dedicación.Ha sido la alegria de la casa todos estos años,creo que no he recibido de un ser tanto cariño y amor como el que he estado recibiendo de ella...
Ayer la vi desde hacía mucho tiempo,ya que por circunstancias laborales vivo lejos de casa de mis padres y ella salió feliz y contenta a recibirme,se deshacia,pero a mi se me cayó el alma a los pies al ver el estado en el que se encontraba...
Mi madre llevaba tiempo advirtiéndomelo,que no estaba bien,que me lo tomase con calma cuando la viese que me iba a impresionar...
Pero jamás pense encontrarme lo que me iba a encontrar...quería morirme,mi hermano al verme se puso a llorar desconsolado conmigo,apenas he tenido tiempo de estar con ella,hoy a primera hora he tenido que marcharme y mi madre me lo ha comunicado hace un momento por tfno,que ya tenían los resultados.
No me hago a la idea de perderla,de saber que ya no está ahí aunque la tenga lejos,de que mi madre me diga que me nombra y ella va corriendo a mi habitación a saltar encima de mi cama,no me hago a la idea...
Sólo se que este duro trance,si ha de ser pronto,no lo va a pasar sola,estaré con ella,aunque yo esté rabiando por dentro al ver como se apaga en mis brazos,pero lo último que oira mi niña,será mi voz diciéndole,porque ya no me veía ayer...,lo mucho que la quiero y la voy a echar de menos...

Lamento el tostón,pero necesitaba desahogarme con alguien y mi madre no estaba en condiciones de que yo me pusiese a llorar por tfno.Disculpadme y muchas gracias por la información.

Paqui dijo...

Ánimo Hugo, El medicamento que toma mi Fiona funciona. Se llama Vetoril y le ha funcionado ya durante 4 años. Está bien, anciana porque tiene 15 años, pero bien. Estaría por apostar que mi Fiona no se morirá de cushing. Verás como cuando le pongas el tratamiento mejorará. Es caro, pero yo lo compro por internet en portalmascotas y me ahorro algo cada mes.

Mucha suerte amigo.

RETOLS 2008 dijo...

Mi Yorkshire, hoy con 4 años, lleva ya 2 años con el tratamiento de Vetoryl y responde bien hasta hoy. Cierto es que le aparecen manchas en la piel, granos rojizos o blancos, algunas costras pequeñas, caída de pelo, tanto en la cola como en espalda o pecho, estómago hinchado, beber mucha agua y orinar el doble... También me sorprende que la mayoría de perros con esta enfermedad tiene sobre los 10 años o así. Sin embargo, mi niño, con 3 años le diagnosticaron Cushing.

Simplemente decir, que hay que disfrutar de nuestra mascota al máximo, cuidarla hasta que Dios quiera y tener paciencia por el tratamiento y las visitas al veterinario. Nuestro perro depende de nosotros y no podemos abandonarlo!

...y el día que me falte, estaré contento porque sé que he hecho todo lo que he podido para que sea feliz conmigo y yo con él.

Ánimos a tod@s!!

Dummie dijo...

Hola, tengo un Rhodesian Ridgeback de 13 años llamado Golfo. Acaban de diagnosticarle cushing primario por un tumor (con 13 años no voy a abrir para ver si es adenoma o carcinoma, aunque "no se aprecian signos de malignidad"). Vetoryl es el tratamiento recomendado. En petdrugsonline.co.uk es donde lo he encontrado más "barato". Eso si, tiene que ir prescrito por vuestro veterinario aquí porque sino no lo sirven. Por el tamaño de la fiera le vamos a empezar a dar 120mg diarios (lo que son 55 libras más transporte).

Me ha sorprendido gratamente que muchos de los síntomas que describes José Enrique son exactamente los que Golfo muestra. Más allá de pequeñas alopecias, signos externos de distensión en la barriga y exceso de polidipsia y poliuria, lo que me deja perplejo es que, literalmente, el perro pasa totalmente de lo que le diga, hasta el punto de pillarle en la basura y mirarme y continuar al tema....

Sorprendente.

Saludos

carmen dijo...

hola
espero puedan leer lo que les voy a escribir

carmen dijo...

hoy entre a esta pagina por primera ves y he leido todo lo q han contado acerca de estas criaturas no pude contenerme y me eche a llorar me dio tanta pena y a la ves senti q hay muchas personas como yo que pelean por la vida de estas criaturas tan hermosas q son como nuestros hijos
les voy a contar algo sobre como fui aprendiendo a tratar muchas enfermedades en mis perritos yo tengo muchos y se me han muerto varios
hace 1 año se murio mi merlin con insuficiencia renal enfermedad q solo dio sus sintomas cuando ya no habia nada que hacer y ahi estuve con el hasta el final
luego hace poco mi juan asi se llama mi perrito pitbul de 7 años emmpezo a orinar con sangre se le diagnostico infeccion, vaso crecido un riñon mas grande q el otro, quistes en la prostata, y piedras en la vejiga lo trate con antibioticos dejo de sangrar pero al mes de nuevo empezo a sangrar y asi de nuevo antibioticos ustedes diran q tiene q ver esta enfermedad con le sindrome de cushing a eso tratare de llegar

carmen dijo...

en mi desesperacion por buscar una cura para tratar de aliviar todo lo q mi juan tenia empeze a indagar en internet el veterinario solo me recetaba pastilla ampollas q lo aliviaban pero no lo curaban aparte mi juan era alergico y siempre ha estado medicado debido a eso su higado tambien esta mal un dia compre un pomito con sangre de grado q probe echandole a sus heridas de alergia q tenia por lo q se rascaba mucho a los dos dias revise las heridas y estaban totalmente secas me asombre no pense q pomito con liquido rojo podria curar en algo la herida y asi le estuve aplicando ahora no necesito para el caso de su alergia darle mas coritcoides q le matan el higado luego compre muchas hierbas q habia leido por internet y las prepare diente de leon cola de caballo, menta, uña de gato, todo junto preparado en agua caliente y todos mis bebes consumen eso cada ves q tieenn sed y ami juan en su comida cn sopa le echo todo ese preparado mas unas cuantas gotas de sangre de grado y un jarabe de medicina natural q compre para eliminar calculos y ya le estoy dando hace 3 semanas y el sngrado ha parado ya no necesito de darle ningun antibiotico ni nada de pastillas para pararle el sangrado pues con todo lo que estoy experimentando con la medicina natural q yo se que es lento pero ayuda muchisimo yo les recomiendo a ustedes que investiguen por ahi el sindrome de cushing es de largo tratamiento pero suficiente para q la medicina natural actue y de resultados

carmen dijo...

estas hierbas todas juntas tienen un gran poder de curacion si no me pregunto yo para que DIOS las puso en la tierra ahora estoy en la pelea con un tumor q le ha salido a mi otra perrita llamada negra de 9 años lo tiene en la nuca bueno recien lo extirpe y ahora me daran los resultados de la biopsia estoy rezando para q no sea maligno y si lo es no me dare porvencida ahora mismo estoy investigando todo acerca de tumores y su tratamiento con medicina natural no puedo perder tiempo lo que en el ser humano tiene efecto en los animales es mas rapido y mas efectivo pero yo se y tengo fe que se puede curar solo de ahora en adelante me voy a preocupar mas en mantener las defensas de mis hijos a toda potencia para q puedan combatir cualquier enfermedad

espero haber ayudado en algo al menos haberles dado alguna idea pero si ya probaron de todo con la medicina humana pues q mas da con la natural aqu les dejo un video
escuchenlo bien
http://homeollano.com/videos007.htm
y rezare por todos los perritos de ustedes que estan con esa enfermedad y seguire investigando mas sobre ese sindrome tenemos q encontrar algo q nos ayude seria un milagro encontrar la cura

muchas bendiciones a todos
y gracias por querer mucho a sus perritos

Antonio Barrado López dijo...

Hola
Yo tenía hasta hace pocos días un golden precioso con Cushing, tuve que sacrificarlo por otras causas y tengo dos cajas de Vetoryl de 60, a una de ellas le faltan 5 pastillas, la otra caja está sin empezar, me da pena que una medicación tan cara se quede en una estantería, tengo otro perro pero este no necesita la medicación. Vendo las dos cajas por 50€, si alguien está interesado podéis escribirme a argam3d@gmail.com. Un saludo a todos