martes, 20 de enero de 2009

ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO EN EL PERRO


ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO POR CAUSA ORGÁNICA



Los problemas de comportamiento en los perros son extremadamente corrientes. Según diversos estudios, la prevalencia de ellos se encuentra entre el 40% y 80%. En un estudio epidemiológico realizado en EEUU, aproximadamente el 40% de los perros había gruñido a sus propietarios y el 15% los había mordido.


Los problemas de comportamiento hacen peligrar el vínculo entre seres humanos y animales y son una causa importante de renuncia o eutanasia de perros sanos. Por consiguiente, vosotros, vuestros perros, y nosotros los veterinarios, nos beneficiaremos de la prevención y tratamiento de los problemas de comportamiento que puedan presentar vuestras mascotas.


En palabras del Dr. Luescher, la intervención conductual se refiere al reconocimiento de un problema de conducta que ocasiona un problema médico.


Las modalidades terapéuticas comprenden cambios en los cuidados (alojamiento, alimentación, ejercicio, métodos de adiestramiento), modificación de la conducta, y tratamiento farmacológico.



El término etología clínica veterinaria se utilizó por primera vez en 1969, en un artículo publicado en la revista British Veterinary Journal. El autor se refería con dicho término al estudio de los cambios de conducta que son consecuencia de enfermedades y que, por lo tanto, tienen interés diagnóstico.


Cuando nos referimos a “problemas del comportamiento” estamos abarcando un campo muy grande, que es aplicable a cualquier pauta de conducta de un animal doméstico que resulte peligrosa o simplemente molesta. En muchos casos, los problemas de comportamiento son consecuencia de pautas de conductas normales, propias de la especie en cuestión, como puede ser las la agresividad en el perro.


En otras ocasiones, sin embargo, los problemas de comportamiento son reflejo de una alteración orgánica. En consecuencia, cuando estemos ante un problema de conducta en un perro siempre deberemos tener en cuenta que ése animal puede tener una enfermedad. Podemos decir por tanto que, la solución de esos problemas debe pasar en primer lugar por las manos de un veterinario, ya que en muchas ocasiones será necesario el uso de fármacos para el adecuado tratamiento de esos trastornos. Esto no implica un menosprecio a los educadores caninos, pero debemos ser nosotros los que decidamos su intervención en los casos en que lo estimemos oportuno.


Podemos decir que el estudio del comportamiento animal es muy útil en el diagnóstico de enfermedades, ya que muchas de ellas provocan cambios de conducta en el perro. Estas alteraciones son muy aparentes y en ocasiones constituyen la primera indicación de enfermedad.


AGRESIVIDAD


En los muchos años que llevo practicando la veterinaria clínica de pequeños animales, el motivo más habitual de consulta en cuanto a trastornos de comportamiento, se produce cuando el perro se muestra agresivo hacía las personas o hacía otros perros. Este tipo de agresividad puede ser clasificada dentro de lo que se conoce como agresividad por dominancia o competitiva en la mayoría de los casos. Podemos decir que este tipo de comportamiento se encuentra influenciado por factores hormonales, por experiencias previas y por factores genéticos. Las evidencias experimentales confirman en líneas generales la idea de que los andrógenos aumentan la conducta agresiva, aunque con matices importantes. Es cierto que aumentan la agresividad de tipo ofensivo, pero no tienen ningún efecto sobre la de tipo defensivo. No existe correlación entre la concentración plasmática de andrógenos y la conducta agresiva de un individuo. Hay perros que muerden porque son dominantes o por miedo, y en muchas ocasiones porque tienen alguna enfermedad que hace que se desencadenen este tipo de reacciones.


Es por tanto de suma importancia que antes de acudir a un profesional de la educación, se realice un estudio exhaustivo del animal para descartar alguna patología que este provocando este comportamiento. Estos estudios deben incluir un análisis completo de sangre que incluirá algunas determinaciones hormonales, y una evaluación neurológica. Además, en muchas ocasiones, como en la agresividad por dominancia en caso de machos, podrá ser resuelta con la castración, aunque se dan casos en que este tipo de solución no es suficiente. Por el contrario, la castración en una hembra que se ha mostrado agresiva, podrá agravar el problema.


Hay muchos perros que se muestran agresivos con sus dueños o con otros perros porque padecen algún tipo de dolor que en ocasiones pasa desapercibido para vosotros. En la mayoría de las ocasiones serán dolores de tipo músculo esquelético, pero también podrán localizarse en la cavidad oral o en el oído. Un perro enfermo con malestar general, fiebre, problemas de vejiga, o dificultad respiratoria, también podrá mostrarse agresivo si se le molesta demasiado. En ocasiones, la pérdida de visión también puede provocar reacciones de este tipo. Se da con relativa frecuencia en perros con cataratas que tienen la visión nocturna algo disminuida.


La agresividad puede ser consecuencia de traumatismos craneales, así como de tumores o de infartos cerebrales.


Enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo pueden provocar agresividad con patrones de comportamiento de agresión competitiva. En ocasiones, los perros afectados no muestran ningún síntoma de los que suelen acompañar a esta enfermedad (apatía, hipotermia, alopecias cutáneas, obesidad).


La hidrocefalia (acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo a nivel de encéfalo) en cachorros puede provocar este tipo de conducta atípica, que podrá pasar desapercibida si no hay una clara deformación del cráneo o estamos las primeras etapas de la enfermedad..


La agresividad puede ser consecuencia de epilepsia psicomotora, que se puede presentar con o sin convulsiones musculares. El ataque epiléptico en estos casos puede consistir en cualquier conducta extraña, incluyendo agresividad súbita. A veces esta agresión no se dirige hacía personas, sino que el perro morderá objetos.


Existe una agresividad por lo que se conoce como lapsus mental y que se manifiesta por ataques súbitos e imprevistos. La aparición del trastorno se presenta entre 1 y 2 años.


Otros problemas que pueden desencadenar conductas agresivas son enfermedades víricas que afecten al sistema nervioso central, intoxicaciones (plomo), encefalopatías metabólicas y lisencefalia (alteración en la estructura normal de la corteza cerebral). Algunos perros afectados de moquillo, muestran conductas agresivas una vez que el virus a atacado el sisteme nervioso.


PICA


En ocasiones, los perros muestran conductas anómalas, que consisten en la ingestión de materias que nada tienen que ver con los alimentos. La más frecuente es la ingestión de heces (coprofagía). En ocasiones, las menos, se deberá a un problema nutricional o a alguna enfermedad que provoque trastornos digestivos, especialmente relacionados con falta de enzimas digestivas, como ocurre en la insuficiencia pancreática exocrina. Teniendo en cuenta estas circunstancias, es importante descartar antes de iniciar cualquier tratamiento modificador de esta conducta, la presencia de algún problema relacionado con el aparato digestivo.


POLIDIPSIA


La polidipsia se caracteriza por un excesivo consumo de agua. En condiciones normales, el consumo diario de agua no debería sobrepasar los 90-100 ml/kg al día. Podemos clasificar la polidipsia en primaria o psicógena y en secundaria.


La psicógena no es muy frecuente en el perro, pero dado que se trata de un trastorno del comportamiento, me ha parecido conveniente apuntarla en el presente artículo.


Son muchas las enfermedades del perro que provocan un aumento de la sed, y todas ellas deben ser descartadas antes de tratarlo como un problema de conducta. La fiebre, los problemas digestivos, las patologías renales, los problemas hepáticos, las infecciones de matriz, la diabetes azucarada, la diabetes insípida, el síndrome de Cushing, pueden ser la causa de la presentación de este síntoma.


Cuando se presenta la poliuria psicógena nos encontraremos con un perro que bebe de 4 a 6 veces por encima de lo normal. Afecta principalmente a perros de razas grandes, y podría ser debida a situaciones de estrés. El tratamiento consistirá en restringir el consumo de agua, y en determinar y eliminar las causas del estrés.


ELIMINACIÓN INADECUADA


Los problemas de eliminación inadecuada (el perro hace sus necesidades fisiológicas en lugares no aceptables) es otra de las causas de consulta por problemas del comportamiento. El problema es que no siempre se debe a alteraciones que un adiestrador pueda resolver, sino que son provocadas por una alteración orgánica.


Entre las causas orgánicas que pueden provocar una eliminación inadecuada de orina, nos encontramos con los trastornos que provocan una mayor ingestión de agua, y por tanto una mayor eliminación de orina, y viceversa. Podemos hablar también de todas aquellas patologías que induzcan polaquiuria, o incontinencia urinaria.


Ante un perro que presente estos trastornos, se deberá proceder a un estudio exhaustivo que comprenderá una inspección, y una analítica completa de sangre y de orina. En función de los resultados obtenidos, se harán los exámenes complementarios pertinentes. En el apartado correspondiente a la polidipsia he nombrado alguna de las enfermedades que pueden causar este problema.


Además del marcaje territorial, los problemas de micción inadecuada sin una causa orgánica se podrán deber a la falta de aprendizaje, ansiedad por separación, fobias, y sumisión extrema.


La eliminación inadecuada puede hacerse patente también por la defecación en lugares inadecuados. En cualquier caso, habrá que descartar primero posibles problemas que puedan tener relación con el aparato digestivo, y si no se encuentran, deberá pensarse en los trastornos apuntados un párrafo más arriba.


En perras castradas no es infrecuente encontrarnos con incontinencia urinaria debida al déficit de estrógenos, cuya única corrección posible será mediante un diagnóstico certero y una medicación adecuada.


PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO RELACIONADOS CON LA CONDUCTA SEXUAL EN EL MACHO


No es infrecuente que los veterinarios recibamos consultas por vuestra parte sobre determinados comportamientos sexuales “aberrantes” de vuestro perros, especialmente de lo que se conoce como hipersexualidad o satiriasis. Os puedo decir que muchos perros, que durante el periodo sensible de socialización han estado en contacto con personas y aislados de otros perros pueden dirigir su conducta sexual hacía personas al llegar a la madurez sexual e incluso antes.


En otro orden de cosas, los procesos patológicos que produzcan dolor en el pene o en el tercio posterior- hernias discales, displasia de cadera- pueden dificultar la monta natural o la introducción del pene, y a larga disminuir la motivación sexual del animal. Existen además alteraciones cromosómicas y síndromes de hermafroditismo que pueden ser causa de problemas en la conducta sexual.

Será importar localizar la posición de los testículos, ya que los perros con criptorquidia, suelen presentar con más frecuencia este tipo de comportamientos.


Cuando un perro se masturba con objetos inanimados, o dirige su la monta hacía otros machos, hacía individuos jóvenes o hacía personas, la castración quirúrgica suele dar muy buenos resultados. Aún así, es importante recordar que la masturbación es una conducta normal, especialmente en individuos jóvenes. Yo no soy partidario del uso de progestágenos para inhibir este tipo de comportamientos por los numerosos efectos secundarios que pueden provocar.


DERMATOSIS PSICÓGENAS


Se trata de una serie de patologías que afectan a la piel, provocadas por una conducta de grooming (pautas de conducta relacionadas con el cuidado de la superficie corporal) excesiva que, teóricamente, no pueden explicarse por lesiones pruriginosas.


En el perro, la manifestación más frecuente de este comportamiento anormal es la dermatitis acral por lamido, que se presenta con relativa frecuencia en razas grandes.


El lugar más frecuente de localización de la lesión dérmica es la zona de dorsal del carpo, metacarpo, tarso y metatarso. Los perros afectados se lamen de forma continua, llegando a provocarse importantes lesiones en algunos casos.


Muchos dermatólogos consideran que estos problemas cutáneos, no se deben a alteraciones de la conducta sino que tienen una causa orgánica. Yo estoy bastante de acuerdo en esta apreciación, por lo que me parece sumamente importante descartar problemas dermatológicos antes de establecer cualquier tipo de tratamiento.

En muchas ocasiones, problemas banales se acaban haciendo crónicos por culpa de los propietarios que, creyendo que regañando el animal solucionaran la situación, lo único que hacen es provocar un reforzamiento de la mala conducta.


En ocasiones oímos hablar del aburrimiento como causa de las dermatitis psicógenas, pero son muchos los veterinarios que se cuestionan si realmente podemos hablar en estos términos tratándose de perros. ¿Se aburren realmente? ¿Puede tener un perro ese tipo de sensaciones? ¿No será que utilizamos este tipo de explicaciones cuando no sabemos explicar las razones que desencadenan este tipo de problemas?


En algún caso, las dermatitis acrales se han relacionado con lo que se conoce como ansiedad por separación, de la que luego hablaremos. Pudiera ser así, ya que en algunos de estos casos, ha dado excelentes resultados el uso de antidepresivos. En otras ocasiones se han relacionado con trastornos obsesivo compulsivos, y en otras, el uso de antagonistas de los opiáceos ha servido para establecer un diagnóstico por exclusión.


CONDUCTAS ESTEREOTIPADAS


Los comportamientos compulsivos pueden considerarse una expresión de estrés, frustración o conflicto emocional. Las lesiones físicas o las irritaciones, como las ocasionadas por alergias, pueden desencadenar un trastorno compulsivo ya que aumentan el estrés y dirigen el comportamiento compulsivo a una parte del cuerpo.


Se trata de conductas repetitivas, que carecen de una función reconocible. Las más frecuentes en el perro son la persecución de la cola y la caza de moscas. En otras ocasiones, veremos al animal realizar desplazamientos repetidos o ladrar de forma compulsiva.

Cuando vemos a un perro realizar este tipo de acciones, deberemos descartar que se deben a una causa orgánica. Si conseguimos inhibirlas con facilidad y se manifiestan sólo esporádicamente, seguramente se tratará de un problema de comportamiento primario, y si no es así, se deberá a alguna causa orgánica. Se tratará por tanto, y en primer de descartar que exista un problema fundamentalmente de tipo neurológico.


En el caso de persecución de la cola, debemos descartar procesos que provoquen dolor, como puede ser lo que se conoce como cauda equina que deberá ser tratada adecuadamente.

La mayoría de estas conductas atípicas necesitan el uso de fármacos, por lo que difícilmente un adiestrador podrá solucionarlos.


DISFUNCIÓN COGNITIVA


Es un cambio en los comportamientos interactivos, concurrentes con el envejecimiento. Es un modelo animal potencial de los cambios cognitivos, dependientes de la edad, que se presentan en personas. Las conductas asociadas pueden acompañarse de lesiones del síndrome de Alzheimer Por desgracia, en el diagnóstico no nos podemos valer de los métodos que se aplican en medicina humana.


ANSIEDAD POR SEPARACIÓN


Es uno de los problemas más frecuentes que desde hace algunos años nos exponéis en la consulta. Antes, era frecuente que el perro pasara la mayor del día acompañado, pero en la actualidad, la mayor parte de ellos pasan muchas horas solos dentro del hogar. Esta soledad les provoca miedo y ansiedad, y les lleva a desarrollar comportamientos que son inaceptables. Resulta curioso leer en algunas revistas americanas que, la ansiedad por separación se hace cada día más frecuente en perros recogidos en refugios.


Así, nos encontramos con perros que ladran sin parar, miccionan o defecan en cualquier lugar de la casa, destruyen los muebles y enseres, o vomitan, presentan diarrea, o se lamen de forma compulsiva.


Creo que es ésta una enfermedad donde el trabajo de adiestradores y veterinarios queda perfectamente complementado, ya que no conozco ningún caso en que, sin unas adecuadas pautas de reconducción de la conducta indeseada y el uso al mismo tiempo de fármacos adecuados resuelva el problema. Aún así, existen escritos de adiestradores y de veterinarios que afirman lo contrario.


FOBIAS Y MIEDOS


Las fobias y los miedos también son capaces de provocar graves problemas de comportamiento en algunos perros. La intensidad de respuesta al miedo dependen de las experiencias previas y de factores genéticos. La heredabilidad del carácter miedo parece ser muy alta en el perro doméstico. Está por otra parte demostrado, que una buena socialización evitará estos problemas que en muchas ocasiones suponen un problema de gran impacto para muchos propietarios.


Lo cierto es que las fobias y miedos se han derivado casi siempre a los adiestradores, cuando se sabe que algunos perros podrían tener una sensibilidad auditiva superior a la normal, de modo que un sonido intenso causaría aversión por si mismo. El determinar si esto es así o no, deberá ser trabajo del veterinario.

Por otro lado, varios trabajos realizados en humanos y en animales de experimentación indican que la causa de algunos trastornos fóbicos y de naturaleza similar podría estar en una alteración del locus coeruleus (LC) y de las vías noradrenérgicas que concurren en él. El LC es una estructura del sistema nervioso central que parece tener gran importancia en la expresión de la respuesta del miedo en los animales. Podemos pensar por tanto, que las fobias en el perro, al menos en parte, podrían tener una causa orgánica.


Es habitual que los adiestradores opten, en caso de miedo a determinados ruidos, por someter al perro a una exposición gradual a esos estímulos de forma que se vaya habituando poco a poco a ellos. El problema es que, a menudo, esa exposición gradual es imposible porque no puede reproducirse el estímulo, ni menos aún modificarse su intensidad. Por ello, si la presentación natural del estímulo que desencadena la fobia es hasta cierto punto predecible, quizás sea más aconsejable controlar el problema con la administración de tranquilizantes que intentar corregirlo.


Teniendo en cuenta lo anteriormente manifestado, no vamos a negar que en muchas ocasiones la exposición gradual al estímulo que provoca el problema, empezando de forma atenuada y con bajas intensidades, puede ser positivo e incluso solucionar el problema. Podemos decir que se trata de una desensibilización.


Dado que con mucha frecuencia este proceso es demasiado lento, por la dificultad que muchas veces muestran los perros para este tipo de aprendizajes, parece conveniente en estas situaciones el uso de ansiolíticos o de antidepresivos que como no podría ser de otra manera, deben ser prescritos y dosificados por loe veterinarios.


José Enrique Zaldivar Laguía

Clínica Veterinaria Colores.

Pso de Santa María de la Cabeza 68 A

28045-Madrid.

24 comentarios:

ironluiggi dijo...

Muy Interesante este articulo, de verdad felicitaciones por este blog.

Ahora con su permiso tengo una duda que lo más seguro es que usted me ayude a disipar.

Tengo una perrita (meztiza, con collie), de unos 7 años de edad, todo normal con ella hasta que un día (antes de ayer), empezó como con una cesadera (no se cual es la palabra para eso), pero siempre con la lengua afuera y como con un pequeño temmblor en el cuerpo. Llamamos al veterinario y este midio la temperatura para descartar fiebre y aparecio que no tenia, e hizo una hematología completa y los examenes para descartar una disfuncion en el organismo. Hoy se obtuvieron los examenes de la hematología yaparecieron todos en orden. Con la úrea un poco alta.

El veterinario entonces dijo que el organismo estaba funcionando bien, que quizá el problema se trate de un nerviosismo por algo que pasó. Le diagnostico unas pastillas tranquilizantes, y unas inyecciones, 2 al día por 5 días para calmar un poco.

Algo que tiene sentido, porque la perrita no durmió bien, a menos que uno se pusiera a contemplarle el abdomen y era la forma en que uno se tranquilizara.

Pero aun me quedo con la duda, por qué pasa esto?, y la real duda que tenia es esta: En los ultimos días le hemos estado dando un diente de ajo molido en la comida, porque me dijeron que era bueno para evitar que las garrapatas se peguen a ella por el olor que desprenden por la piel. ¿Quizá haya alguna relacion de esto con lo que le pasa a ella?, quizá el ajo tiene una propiedad de alterar su sistema nervioso?

Muchas gracias por responder a una pregunta tan larga, de verdad es una duda de la cual agradeceria mucho una respuesta

Sade dijo...

El jadeo en perro puede ser debido a numerosas causas: enfermedades, fiebre, dolor, ansiedad...En cuanto al tema que comentas del ajo, no tengo la menor idea. Habría que ver el efecto de la medicación, y si no remiten los síntomas hacer pruebas más específicas. Atención a la elevación de la urea.

ingenioysoluciones dijo...

Gracias, claro está lo del jadeo, lo extraño es que en los examenes y la revisión veterinaria salio bien. Pero bueno cualquier cosa, quizá escriba un comentario, puede ser útil para otro lector.

Gracias

Anónimo dijo...

Te agradezco si me puedes ayudar. Tengo una labradora de 8 años y su cachorra de 7 meses y medio. La madre tiene un caracter muy tranquilo pero la cachorra me está haciendo la vida imposible. Además de haber destruido un sillón grande, 2 sillones chicos, una silla, una mesa y otras cosas de menor tamaño y valor, no consigo que deje de hacer sus necesidades dentro de la casa. Tiene un patio donde sabe que puede hacer sus necesidades, ademàs de que la saco a pasear muy seguido. Esta semana me vio sentada en la computadora y al rato dejo un lago de pis al lado. Y hoy, sin aparente razón alguna, hizo otro lago de pis en mi cama. Probé homeopatía sin resultado. Sale a pasear con un entrenador con el cual se porta muy bien. Consulté con un veterinario experto en conducta animal y le receto una medicación hace un mes y medio(clomipramina). Cambié de trabajo a mitad de agosto y ahora entro muy temprano en la mañana, por lo cual el paseo de la mañana es más corto. Pero como trabajo menos horas regreso mucho más temprano que antes.
Ella sabe que sus comportamientos no son adecuados y se va sola a hacer penitencia. Realmente no se que hacer y me da mucha pena tener que regalarla o dejarla en un refugio. Ahora me enteré que el padre de la cachorra también tenía esos problemas de conducta y lo regalaron cuando tenía 8 meses. Y los medio hermanos también tienen los mismos comportamientos. ¿Habrá alguna solución?

Anónimo dijo...

Me olvidé de decir que toma muchísima agua, hace pis muchísimas veces y cuando no estoy ladra y llora. Hay ratos en que muerde a su madre o a la gente que viene a casa y ella quiere, y en otros momentos da besos como si fuera la cachorra más cariñosa de la Tierra.

Gallocanta dijo...

Buenas noches, quizás este no sea el medio idoneo para formular esta petición pero no he encontrado otra forma de hacersela llegar.

En http://www.caninagallocanta.com estamos interesados en usar algunos de sus artículos caninos. Veo la posibilidad que usted da de copiar el enlace, pero eso no es exactamente lo que buscamos.

La idea es copiar el texto tal y como lo ha escrito usted e indicar al final del texto la fuente (ganando para su pagina un enlace externo) de donde se ha obtenido. Incluso poniendo su nombre.

Nuestra empresa es una empresa muy seria y le damos un excelente trato a los animales que estan a nuestro cargo. Si desea alguna información mas se la daremos gustosamente.

Pido disculpas por mostrar aqui nuestra página. Nuestra intención no es de ninguna manera hacer publicidad. No buscamos que se publique este comentario. Solo ponernos en contacto con usted.

Ruego una contestación a caninagallocanta@gmail.com

Un saludo. Gracias.

José Enrique dijo...

Creo que la edad que tiene tu perra es buena para cambiar determinados aspectos de su comportamiento, pero por desgracia, la medicación que la has estado dando no es suficiente, ya que debe ir acompañada de un intenso programa de educación canina. Veo que no se trata sólo de un problema de ansiedad por separación, ya que la perra manifiesta determinados comportamientos cuando esta sola y cuando está acompañada. No sé la disponibilidad de tiempo y de dinero que tendrás, y si en la ciudad en la que vives, habrá especialistas capaces de trabajar con la perra, pero creo que sin la ayuda de profesionales competetes no podrás reconducir la situación.
Si vives en Madrid, podría aconsejarte algún profesional.

Anónimo dijo...

No vivo en Madrid. Vivo en Montevideo, Uruguay, Sud América. Te agradezco si me puedes orientar. Le tengo mucho cariño a la cachorra y no quisiera regalarla.

Anónimo dijo...

Tengo un perro de 2 años, que ha padecido agorafobia desde cachorro. Un veterinario que tiene especialidad en la conducta animal nos dió una serie de consejos para intentar quitarle el miedo de salir a la calle. Hemos conseguido que salga a pasear, mas o menos tranquilo, aunque al salir de casa mantiene la cola alta cuando estamos en la calle comienza a bajarla y si vé perros se asusta.
La cuestión es que aunque al menos conseguimos sacarlo a pasear con menos problemas que antes, no hay manera de que haga todos los pipis en la calle. Hace pipi en toda la casa y en la calle también hace pero todo de una vez, sin marcar territorios.
¿Hay alguna forma de conseguir que tenga interés en hacer los pipis fuera de casa? El veterinario que nos dió varios consejos nos enseñó a educarlo a base de premios y no de castigos. Cuando hace pipis en la calle le premiamos , pero cuando lo hace en casa no sabemos como hacerle entender que no lo haga.
Maria Jose Lopez

José Enrique dijo...

Cuando estéis presentes y observéis que el perro va a orinar o le pilléis en el momento en que lo está haciendo, haced un ruido que le asuste, pero que no relaccione que lo habéis hecho vosotros. Por ejemplo: golpear un libro contra una mesa... En ese momento hay que bajar al perro al calle, y repetir la operacíón cuantas veces sea necesario. Lo importante es que el perro no identifique lo que le ha asustado con vosotros. Este método suele funcionar.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por molestarte en contestar, muy agradecida. Vamos a probarlo, ya se lo hemos hecho varias veces a ver que tal funciona. Es un perro muy miedoso y su agorafobia no es debida a ningun trauma. Desde cachorro siente miedo a la calle, y parece que tiene mania persecutoria pues mientras vamos por la calle siempre se gira para ver si le siguen, es curioso.


Enhorabuena por tu blog y por tu lucha antitaurina. Creo que cada vez somos mas quienes detestamos lo que se hace con los toros
Maria Jose Lopez

Anónimo dijo...

Hola! me gusta que haya lugares asi donde puedas ver las inquietudes de los demas para compararlas con las mias y tener en cuenta que hacer.
Aca va mi duda tengo una perrita, la traje de un refujio de chiquita. ella tiene 10 meses y esta castrada desde los 6 meses. hace unos dias note que pierde un flujito blancuzco de su "vagina" no tiene feo olor.
No perdio el apetito ni nada solo que esta muy ansiosa.
Quiero saber si el hecho que pierda flujo es normal pues nunca tube una perra.

José Enrique dijo...

A veces ese tipo de flujo aparece y desaparece, aunque no estaría de menos descartar una vulvo vaginitis.

Anónimo dijo...

hOLA GRACIAS POR RESPONDER! LLEVE A LOLA AL VETERINARIO Y ME DIJO QUE TIENE UNA INFECCION POR EL TIPO DE CASTRADO QUE TIENE.
lA ESTOY TRATANDO CON ANTIBIOTICOS Y LUEGO ES MUY POSIBLE QUE DEBA OPERARLA PARA QUE LE SAQUEN TODO EL UTERO. ME DA MUCHA PENA PORQUE SUFRIO MUCHO CUANDO LA CASTRAMOS Y OPERARLA OTRA VEZ VA A SER MUY TRAUMATICO PARA ELLA. Saludos a todos

José Enrique dijo...

Bueno, lo que llamamos piómetra del muñon, que es el pequeño trozo que dejamos de útero, no produce flujos transparentes y sin olor, sino flujos similares a los que se presentan cuando hay una infección de matriz. De cualquier forma, a ver como resultan los antibióticos.

reinatoda.carmen dijo...

Saludos:
En octubre ofrecí mi casa en acogida para una perra del Refugio, una mezcla de pastor alemán- X. Con 10 años de edad, de los cuales 8 los había pasado en el refugio. La habían operado de piedras en elriñon y le encontraron un tumor que tambien se lo quitaron. Al mes vinieron a buscarla pero la quería muchísimo, aun no sé por qué, y me la quedé y la he adoptado.
Siempre ha sido muy esquiva y temerosa y nunca me deja tocarla a no ser que esté en su cama que está en un rincón del salón (a donde ella se iba)del cual no le es fácil escapar.
Cada vez ha ido confiando más en mí, mueve la cola cuando me ve y me sigue por el jardín pero aun no me deja acercarme y tocarla.
Tambien le gusta quedarse de noche afuera en el jardín pero cuando llueve o hace frío no la dejo.
¿Me llevará mucho tiempo más que se acerque sin temor?
Poco tiempo después de tenerla en casa adopté tambien una yorkshire de 10 años que le ladra cuando la ve e incluso la persigue.
Le agradecería si me indicara algunas normas que pueda hacer para que me deje abrazarla y acariciarla que es lo que más deseo.
De salud está muy bien, come bastante y camina mucho por el jardín.
Muchísimas gracias, CARMEN

José Enrique dijo...

Pues mi más sincera enhorabuena por el esfuerzo que estás haciendo. La verdad es que veo que reconducir el comportamiento de la perra con la edad que tiene se me antoja muy difícl. Evidentemente se trata de una perra tímida, y que en un momento determinado, si se fuerzan las situaciones, podrá llegar a manifestar agresividad por miedo. Yo poco te puedo ayudar, ya que la recondución de determinadas conductas, debe hacerse viendo las reacciones de la perra, ante determinados estímulos. Yo lo intentaría con un adiestrador contrastado o con un veterinario especialista en etología.

Ingrid dijo...

Hola, soy Ingrid, la dueña de Leo, el Schnauzer Gigante...lo hemos castrado, es muy dominante con otros machos y lo montaba todo, mahcos, hembras, cojines....nos lo recomendaron. Me gustaría saber cuántos días se suele tardar en notar algún cambio o efecto! muchas gracias

José Enrique dijo...

Tardará, unos meses (3-4), aunque en algunos se observa el efecto de manera muy rápida.

Ingrid dijo...

Muchas gracias, ahce dos semanas ahora y la verdad ya se le nota más tranquilo, más obediente incluso....creo que habrá valido la pena, a ver cómo sigue...

joanbc dijo...

Hola. Mi nombre es Joan. Mi perra es una cocker spaniel inglés de 7 años. Tiene problemas de comportamiento. Muestra agresividad ante determinadas situaciones: por ejemplo, coge un objeto, como una zapatilla, se esconde debajo de la mesa y no deja que nadie se acerque, gruñe e incluso muerde. Nos amenaza gruñiendo y mordiendo si hacemos algo que no le gusta. No le gusta salir a pasear, así que si intentas ponerle la cadena cuando no quiere puede intentar morderte. Cuando está en la calle se para y no quiere pasear, y yo creo que esto es un gran problema porque si que notamos que cuando está cansada no hace nada malo y se comporta mejor. Y la verdad es que no es que sea por tiempo, porque nosotros siempreestamos disponibles para pasearla, pero es ella la que no quiere. Bueno espero que puedan aportar alguna sugerencia, porque esta situación está afectandoo a la convivencia en casa... La verdad es que no sabría decir cuándo empezó a comportarse así pero este último año esto ha ido en aumento.

Gracias!!!!

Anónimo dijo...

necesito que me ayuden mi perro se le callo la piel que recubre su pene ya se le enllago y sangra y llora mucho antes ya sangrava gotitas de sangre nada grave como ahora por lo mismo no se si sera un infeccion o se pelio y arrancaron su piel ya llego asi no puedo llevarlo aun veterinario asi que quiero curarlo yo necesito su ayuda por favor se curara? la piel se regenerara? que hago para curarlo que le doii por favor ayudenme amo mi perro y sufro al verlo asiii necesito su ayuda alguien diganme que debo acer gracias y saludos espero sus respuestas me urge en verdad

Suriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Suriel dijo...

Tengo Tres perros. Una Akita de dos años a la que crio desde los 6 meses, Una Cruza de Schnauzer Gigante de 1 año y medio, a la que adopte a los 4 meses y un pequeñito castrado de 4 años que esta en casa transitoriamente hasta encontrarle un Hogar.
Hace un par de meses mis perras comenzaron un comportamiento bastante agresivo entre ellas. La akita es dominante y la schnauzer sumamente nerviosa y la ataca creo yo por miedo. Me recomendaron castrarla y lo hice pero hasta ahora no veo cambios en su conducta. No se que hacer...antes nuestro hogar era tranquilo y ahora estoy con el cristo en la boca, con la tensión de que no se peleen. Me he visto obligada a separarlas mientras trabajo, y al llegar debo de ponerles un bozal para que no se lastimen. Que hacer?? como lograr que se lleven bien nuevamente?? Estoy desesperada!!