domingo, 26 de julio de 2009

REFLEXIONES

Han pasado más de dos años desde que el profesor Illera lanzara su tesis mágica sobre el toro de lidia. Desde entonces, los medios taurinos la han dado todo el pábulo que les interesaba. Era lógico: el mundo taurino sabía que sus argumentos estaban caducos y que el movimiento antitaurino les estaba comiendo terreno. La sociedad empezaba a cuestionarse de forma seria, si en pleno siglo XXI, un país de la UE como es España, podía albergar un espectáculo como la lidia. Las leyes europeas de protección animal se hacen cada día más exigentes, las normativas sobre mataderos evolucionan a marchas forzadas para reducir al máximo el sufrimiento de los animales antes de su muerte, y ya hay sentencias en muchos juzgados contra los maltratadores de animales. El cerco se iba cerrando, y que mejor manera de escapar de él que intentar demostrar que el toro no sufre.

En España, las leyes prohiben maltratar animales, pero si se permite hacerlo con el toro de lidia, y había que justificar ésta excepción, pero ya no valía con hablar de tradición, arte o cultura.

Los lectores habituales de mi blog, y la mayoría de las personas que abogan por la abolición de la tauromaquia, tenéis conocimiento del trabajo que he ido desarrollando desde que se nos intentó convencer de que el toro es un animal perfectamente adaptado para la lidia. Sin la colaboración y el apoyo de un gran número de asociaciones animalistas no hubiera sido posible hacer llegar mis reflexiones a la gran cantidad de gente que han llegado. El que quiera conocerlas las puede encontrar con facilidad en internet.

A raíz de la aparición del estudio que hablaba de un "hormonamiento" mágico en el toro de lidia, un grupo de veterinarios decidimos crear AVAT. No podíamos tolerar que nuestra profesión viera pasar delante de sus ojos una teoría irracional vestida de ciencia; no podíamos dejar que nuestra profesión callara ante tan grande desvarío.

Hasta hoy, son muchos los colegios provinciales y facultades de veterinaria que han cedido sus tribunas al profesor Illera para que hiciera públicas sus conclusiones, y cómo no podía ser menos, ha encontrado todos los apoyos en el lobby taurino que le ha abierto las puertas de par en par.

Nada de esto nos ha hecho desfallecer, todo lo contrario, nos ha hecho crecer, nos ha hecho creer más en que somos indispensables en el camino hacía la abolición. Nosotros no hemos recibido premios, pero si hemos viajado. No hemos cruzado el charco todavía, pero se nos ha oído en Logroño, Barcelona, Santiago de Compostela, Bilbao, Valladolid, Madrid, Santander, Bruselas (Parlamento Europeo) y Ginebra. Pudimos estar en junio en Venezuela, pero al final no fue posible. Hemos apoyado denuncias, pusimos nuestro granito de arena para conseguir que Paterna no tuviera "toros en la calle", y nos hemos adherido a numerosos actos antitaurinos que se han celebrado en muchas ciudades de España. Lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo.

Ante el boicot de los organismos oficiales de nuestra profesión (colegios provinciales veterinarios, y Consejo General de Veterinarios de España) que nos han negado con su silencio la posibilidad de darnos a conocer con mayor facilidad entre nuestro colectivo, tan sólo podemos decir que, estamos convencidos que de que en el fondo se averguenzan de lucrarse con una actividad que es incompatible con los postulados de nuestra profesión, que debe velar por la salud y el bienestar animal. No nos van a silenciar.

Empezamos siendo tres y ya somos setenta. En los últimos días hemos recibido un aluvión de peticiones. La publicación en el diario Público de un par de noticias relacionadas con nuestra asociación, nos ha ayudado a crecer, cómo nos ayudó nuestra presencia en algunos programas de televisión (Tele 5, Antena 3, La Sexta).

El polémico estudio de Illera tuvo por fin publicidad en un medio que se ha alineado claramente contra la tauromaquia, pero el artículo de Javier Salas no deja en muy buen lugar al profesor. Ahora se añade al estudio la aparición de unos extraños chips, y yo leí unas declaraciones de Illera en las que hablaba de ellos. Javier me ha reconocido que no se ha inventado nada, que el mismo Juan Carlos le ha comentado que los chips han sido puestos en los toros analizados. Si ya sus conclusiones eran poco convincentes, esto es la gota que colma el vaso. No voy a profundizar más en el tema porque el tiempo es oro para perderlo, pero si lo voy a utilizar para puntualizar que algunas de las cosas que dice su autor sobre lo que yo he declarado no son ciertas: "los veterinarios de AVAT no estamos atemorizados por nadie", y "los veterinarios taurinos no se apoyan en los trabajos de Illera para justificar su trabajo". Esto no lo he dicho nunca; lo que si he comentado es que el lobby taurino se ha apoyado en el estudio para justificar su actividad, y también he afirmado que muchos veterinarios no se han unido a nuestra asociación por miedo a represalias de los organismos oficiales de nuestra profesión.

Que no sirva esto para pensar que critico el gran trabajo que Javier Salas y Público están haciendo, y que merece nuestro aplauso y nuestro apoyo.

5 comentarios:

Antonio de la Torre dijo...

Quien es ese Javier Salas? es algún cientifico reconocido?
Por cierto he visto esto (http://www.elmundo.es/salud/1998/323/00083.html) publicado en Journal of the American College of Sports Medicine, podría tener algo de relación con lo que dice Illera no?
Un saludo

José Enrique dijo...

El artículo tiene ya muchos años, y es cierto que durante el ejercicio se descargan endorfinas, y durante el orgasmo, y cuando se fuma, y cuando se bebe... y cuando se lidia un toro, según Illera.

También de dijo que gracias a estas sustancias se provoca la sensación de placer que sienten algunos al practicar determinados ejercicios físicos.

Supongo que conocerás los estudios sobre las endorfinas y el parto en la mujer.

Podemos comparar el sufrimiento que a veces provoca el ejercicio con la tortura del un toro en la plaza.

Me da que no, y seguro que el procedimiento seguido para llegar a esas conclusiones no tiene nada que ver con los procedimientos seguidos en los toros. Estos atletas estuvieron monitorizados en todo momento, y con un cateter intravenoso que les permitía a los científicos tomar muestras de sangre cuando les parecía adecuado, es decir, es un estudio seriado.

Y supongo que sabrás quién es JS, pero te lo aclaro por si acaso. Es el periodista de Público que cubre la información sobre la tauromaquia vs antitauromaquia.

Antonio de la Torre dijo...

yo estoy mosca con el estudio de los toros porque creo que se puede acercar bastante a la realidad. Te pongo varios ejemplos a ver como se explican. En una discoteca hay una pelea (situacion de estres) uno saca una navaja y le pega un navajazo a otro,y en muchas ocasiones el que recibe el navajazo no se entera hasta que no ha pasado esa situacion estresante (seguramente por las endorfinas no?). Lo mismo ocurre en un accidente de trafico, que muchas veces la gente no se entera de que se ha roto un brazo hasta pasado un rato despues. Estas situaciones son altamente estresantes como lo pueda ser para el toro la lidia?
Otra cosa que me mosquea es porque el animal vuelve al estimulo doloroso sabiendo que le han hecho daño (lo digo por cuando vuelve al segundo puyazo), los animales ante un estimulo doloroso no suelen acudir (ejemplo las vallas electrificadas), no se, me gustaria que me contaras.
Por cierto, te lo digo por el bien de tu credibilidad, pero no justifiques lo que diga ese periodista en un periodico (panfleto) como Publico.
Muchas gracias. Un saludo

José Enrique dijo...

Vamos a ver, que confundimos conceptos. El estrés es una cosa, y el dolor es otra. La hormona más importante por lo que le respecta al estré es el cortisol (que según Illera) el toro durante la lidia, descarga en menos cantidad, que cuando va montado en un camión.
Las betandorfinas (en general, porque hasta el momento son más de 20 las sutancias aisladas) se producen en el organimo por muy diversas circunstancias. Se ha llegado a decir que una persona cuando se enamora también las produce). Curiosamente también se producen durante el estrés junto como te he comentado con el cortisol. Curioso es entonces que el toro durante la lidia tenga muchas betaendorfinas y menos cortisol del que debería. Yo ya he explicado a que se debe esta circunstancia, pero Illera no.
Lo que justificaria lo que dices, es la descarga de adrelina, no el estrés ni el cortisol. El toro vuelve porque se defiende de una agrasión, como haría también otro hervíboro rodeado o atacado de algo que le hace daño. El toro no tiene posibilidad de huir. Según Illera es porque es un animal combativo que defiende su territorio (¿la plaza de toros su territorio? ¿Cuántas veces se producen las circunstancias que comentas sobre los navajazos?
Yo no voy a justificar ni hacer más creible lo que expongo porque JS se haga eco de ello en su periódico. NO sé de donde has sacado esa concluión.
Lo que si te debe quedat claro es que por lo que yo he leído, e incluso en el artículo que me has puesto, es que las descarga de eta sustancias se realizionan con el sufrimiento y el dolor, y a partir de ahí vienen las interpretaciones que yo hago y las que hace Illera. El, que ahora habla de umbrales de dolor, ante hablaba de neutralizantes del dolor. No es lo mismo. Decir que neutralizan el dolor en el toro hasta un 90% es atrevido, muy atrevido... ¿Cómo lo sabe?...
Si te interesa el tema y tienes tiempo, en el blog tienes información suficiente para entenderlo.
Yo no me creo el estudio, o mejor dicho los estudios, porque según ha sido contestado, por mí y por la doctora Susana Muñoz (que introduce unos nuevos parámetros para rebatirlo), Illera lo ha ido modificando en cuanto a sus conclusiones y afirmaciones.

antonio dijo...

Pues eso, yo en una charla le oi decir que tambien aumentan la adrenalina y noradrenalina en el toro durante la lidia como es evidente, entonces por lo que dices puede ser que si ocurra que aumente bastante el umbral de dolor, ya que se produce una respuesta ante el estres de secreccion de endorfinas para paliar el dolor y poder huir que es para lo que sirve esta respuesta no? No es muy cientifico pero hay un dicho que dice: en caliente no te duele pero veras cuando se enfrie.
Lo de que el toro es territorial se debe referir a la zona de fuga o territorio cercano no a la plaza digo yo.
No se, me parece dificil tanto justificar el estudio como desacreditarlo. Lo unico, que para el juega a su favor es que tiene datos objetivos de aumento de esas sustancias y eso puede indicar lo que dice. Yo no estoy ni a favor ni en contra de los toros, pero creo que a vosotros os puede cegar ser tan antis y eso os puede hacer perder credibilidad. Ademas no teneis datos obetivos, que por cierto cual indicarian dolor en un animal? Creo que os fijais solo en lo superficial, en la sangre,y tu sabes que la sangre es muy escandalosa y sabes que aunque haya heridas con abundante sangre no tienen porque ser proporcinalmente igual de dolorosas.
Bueno animo y a seguir con el blog que es muy interesante.