viernes, 18 de diciembre de 2009

LA ILP POR LA ABOLICIÓN DE LAS CORRIDAS DE TOROS EN CATALUÑA, SIGUE ADELANTE


Las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE, PP, y Ciudadans, han sido rechazadas esta mañana en el Parlamento Catalán. 67 votos en contra, 59 a favor, y 5 abstenciones; de los 4 diputados que no han aparecido en la votación, nada se sabe. 67+59+5+4=135 Ahora, una comisión, la de Medio Ambiente, oirá los argumentos de las dos partes, y decidirá si la ILP es de nuevo votada en el pleno parlamentario. Todos los medios de prensa se han hecho eco de la noticia, que aparece en las portadas digitales de todos ellos:

Público

El Mundo

El País

ABC

La Razón

La Vanguardia

El Periódico de Cataluña

Burladero

La noticia en la web del Parlamento Catalán

El pleno del Parlamento ha acordado esta mañana tramitar la proposición de ley para prohibir las corridas de toros en Cataluña, fruto de una iniciativa legislativa popular de la Plataforma Prou y que tiene el apoyo de más de 180.000 ciudadanos. La ILP ha superado este primer debate al pleno después de que la cámara ha rechazado, en votación secreta, las enmiendas a la totalidad presentadas por el PSC-CpC, el PPC y el Grupo Mixto. Las tres enmiendas han tenido 59 votos a favor, 67 votos en contra y 5 abstenciones.

Esta iniciativa propone modificar el artículo 6 del texto refundido de la ley de protección de los animales, aprobado por Decreto Legislativo 2 / 2008, de 15 de abril, para que queden prohibidas "las corridas de toros y los espectáculos con toros que incluyan la muerte del animal y la aplicación de las 'suertes' de la pica, las banderillas y el stock ", y también" los espectáculos taurinos de cualquier modalidad que se celebren en las plazas de toros o fuera ", salvo las fiestas con toros sin muerte del animal (encierros) que se hagan en localidades donde tradicionalmente se celebran. La propuesta también prevé que el gobierno compense económicamente a los propietarios de las plazas de toros.

A partir de ahora la ILP se seguirá tramitando como cualquier otra iniciativa legislativa, es decir, los grupos pueden solicitar comparecencias de sectores implicados ante la comisión parlamentaria correspondiente y después pueden presentar enmiendas al articulado de la ILP. Debatidas estas enmiendas en comisión, la ILP deberá volver al pleno para el debate y la votación finales. En cualquier momento de la tramitación parlamentaria y hasta antes de la votación final ante el pleno, la Plataforma Prou puede pedir la retirada de la iniciativa.

Desde el año 1995 se pueden presentar al Parlamento iniciativas legislativas populares y la cámara ha aprobado tres. La primera fue la ley de apoyo a las selecciones catalanas, en 1999, la segunda, la ley reguladora de la incineración de residuos, en el año 2000, y la tercera, la ley de creación de guarderías de calidad , en el año 2004.

Anna Mulà y Arribas, miembro de la comisión promotora de la ILP, ha subido a la tribuna de oradores del salón de sesiones y ha defendido la prohibición de las corridas de toros. A continuación ha sido el turno de los parlamentarios: David Pérez (PSC-CpC), Albert Rivera (Grupo Mixto) y Rafael Luna (PPC) han sido los primeros en tomar la palabra para explicar sus respectivas enmiendas a la totalidad de la iniciativa y luego se han posicionado, sobre el texto de la propuesta y las enmiendas, Josep Rull (CiU), Joan Puigcercós (ERC) y Francesc Pané (ICV-EUiA).

El debate ha sido seguido desde la tribuna de público por miembros de la Plataforma Prou y también para personas que quieren la continuidad de las corridas de toros, como el torero Serafín Marín.

Evidentemente no voy a ocultar la gran alegría que he sentido. Es el primer paso para la abolición de un espectáculo cruel, y espero que los ciudadanos de otras comunidades tengan la valentía de presentar iniciativas similares, y que sus políticos sepan valorarlas dentro de lo que debe ser el juego democrático. Ahora toca argumentar aún más y mejor. Explicarle al ciudadano indiferente que no se puede tolerar, en el siglo en que vivimos, la tortura pública de una animal por razones artísticas, económicas, tradiciones, sentimientos, y orígenes ancestrales. Explicarle que, por mucho que algunos se empeñen en engañarnos, el toro de lidia es un animal como cualquier otro y que su sistema nervioso y hormonal responde de la misma manera que la de cualquier otro mamífero ante situaciones de miedo y dolor. Todavía ayer, había quién pretendía engañarnos con esta absurda teoría. Dicen que la mentira mil veces repetida se transforma en verdad, pero en este caso no será así. Utilicemos como armas los argumentos éticos, morales y científicos que tenemos para hacer posible que, en Cataluña primero, y luego en el resto del mundo, no haya un toro de lidia más, que muera agonizando en un coso taurino.